Kate
Comparte con tus amigos










Enviar

¿Sabes quién es Kate? Es la clase de tía a la que contratan cuando quieren eliminar a alguien sin dejar pruebas ni testigos. Pero ahora es a ella a la que quieren borrar de la ecuación. Le han inyectado Polonio 204 y está muy cabreada. ¿Sabes lo qué puedes hacer? ¡No, no lo sabes! ¡Kate puede acribillarte a balazos mientras se toma un Boom-Boom Lemon! Tu tiempo se acaba porque ya llega ‘Kate’.

“Soy Kate… y todos sabrán que he estado aquí” (Kate)

Crítica de Kate

Las modas cinematográficas nunca morirán. Empiezo así esta review porque este fenómeno siempre ha estado vigente en el cine, llegando incluso a exhibir películas similares en cartelera casi al mismo tiempo. Ahí están los casos de cintas como Armageddon (Michael Bay, 1998) y ‘Deep Impact’ (Mimi Leder, 1998), o Robin Hood: Príncipe de los ladrones (Kevin Reynolds, 1991) y ‘Robin Hood: El magnífico’ (John Irvin, 1991). Menciono estas cuatro películas por citar algunos ejemplos de films que se lanzaron casi al mismo tiempo y con temáticas idénticas…

Pues bien, lo que acabo de comentar ha vuelto a suceder en septiembre de 2021. En este caso las películas “similares” sonGunpowder Milkshake (Navot Papushado) y ‘Kate’ (Cedric Nicolas-Troyan). Ignoro quién tuvo la idea antes o quién puso primero en marcha la producción. Ahora bien, lo cierto es que ‘Gunpowder’ llegó a Netflix, en algunos territorios, en el mes de julio… mientras que ‘Kate’ lo ha hecho en septiembre. Así pues, y si nos atenemos a las fechas, el mérito del “debut” habría que dárselo a la cinta protagonizada por Karen Gillan. Ambos films comparten un punto muy importante del libreto. Me refiero a la fuerte conexión que se establece entre la asesina principal y una niña. Una chiquilla que, para colmo de “parecidos razonables”, es hija del primer objetivo liquidado por ambas asesinas al comienzo de cada film.

Parte de la trama escrita en ‘Kate’ por Umair Aleem va destinada a cubrir las espaldas de la pobre niña que se ha quedado sin padre. Y esto era algo que también sucedía en ‘Gunpowder’. Lógicamente, ambas películas también entregan todo el protagonismo a una letal asesina: Karen Gillan en ‘Gunpowder’ y Mary Elizabeth Winstead en ‘Kate’. Y así podría seguir esta review estableciendo parecidos entre ambas cintas, pero creo que eso sería muy aburrido. Así pues, vamos a ver lo nuevo que nos ofrece ‘Kate’…

Y lo nuevo que nos ofrece la trama argumental es sustituir a los asesinos de ‘La firma’ por un ejército Yakuza. A esto se le suman sendos e innegables toques a lo Crank (Mark Neveldine y Brian Taylor, 2006) y a lo Léon (Luc Besson, 1994). La primera sin sus chaladuras y la segunda como si León no hubiera muerto y hubiera pasado toda la vida instruyendo en el arte de matar a Mathilda. Aquí León sería Woody Harrelson y Mathilda sería la ya citada Mary Elizabeth Winstead.

Por otro lado, un punto destacado es el hecho de hacer transcurrir el film casi por entero en una sola noche de Tokio. Lógicamente esto se emplea para “intentar replicar” esa estética japonesa de films tipo Blade Runner (Ridley Scott, 1982) oBlack Rain (Ridley Scott, 1989), pero a lo “pobre”. Así las cosas, no faltarán los anuncios en los rascacielos, los neones, el pop japonés o los coches tuneados en rosa… Tampoco faltarán los ambientes de ricos y pobres como esos mercados de segunda o los áticos de los príncipes yakuza. En fin, que la ambientación japonesa siempre es un exótico extra para ver un film de acción. En este sentido, la cinta es bilingüe casi al cincuenta por ciento entre el inglés y el japonés. Los propios títulos de crédito así se exhiben.

Y hablando de acción, aquí el director Cedric Nicolas-Troyan (y su equipo de especialistas) apuesta claramente por una violencia descarnada. La acción en ‘Kate’ es tomada prácticamente en serio y no con ese aire burlesco que había en algunas set-pieces de ‘Gunpowder’. Y mucho ojo porque nuestra amiga Mary Elizabeth Winstead va a resultar más breada que el mítico John McClane. Eso sí, ella también va a repartir de lo lindo… dejando en su camino de búsqueda y venganza una tremebunda pila de cadáveres.

En consecuencia, se vuelve así a elevar el número de muertos hasta los contadores de los films ochenteros. Esta también es una nueva moda, amigos. Antes eran tipos musculosos hasta las cejas los que despachaban a cientos de indeseables… y ahora son mujeres, que no pesan más allá de 65 Kgs, las que mandan al corral de los quietos a los esbirros de turno. ¡Los tiempos cambian y el empoderamiento manda! Respecto a las set-pieces decir que están filmadas de forma rápida y rabiosa, pero con total claridad. No perderemos detalle de los golpes y veremos grandes salpicaduras de sangre con facinerosos acribillados, apuñalados y hasta alguno que otro llegará a perder su cabeza. ¡Y todo esto en un film de acción significa que estamos viendo buen cine!

“Ahora pareces Terminator”. Gunpowder Kate.

Mary Elizabeth Winstead lidera la producción como Kate. Esta no es la primera vez que Winstead desempeña un rol de acción, pero sí que es la primera vez que lleva la voz cantante. Y lo cierto es que se marca un rol muy top. A lo largo de los 106 minutos de metraje la veremos repartir tiros, puñaladas y ejecutar todo tipo de golpes y luxaciones. Y algo que es de aplaudir es ¡la cantidad de daño que da y que recibe! Hay escenas en las que te preguntarás cómo es posible que siga en pie. Por si fuera poco, su cazadora y estilo nos recuerda a la mítica Ripley de Aliens: El regreso (James Cameron, 1986). Sobre su personaje decir que Kate es “una killer de puta madre”, tal y como la define Ani. Hablamos de una asesina entrenada por Varrick desde pequeñita para ser la mejor.

Y ya que he mencionado a Ani y Varrick vamos con ellos. La primera está interpretada por Miku Patricia Martineau en lo que supone su debut en un largometraje. Y es una gran entrada puesto que no se nota para nada su inexperiencia. Miku nos entrega a una adolescente que no tiene pelos en la lengua y que formará con Kate una pareja muy peculiar con la que enseguida conectaremos. Por su parte, el papel de Varrick va para Woody Harrelson. En su caso hablamos de un rol que no supone ningún reto para el actor que lo despacha con tremenda facilidad. Varrick es el mentor de Kate, se ocupó de ella desde pequeñita y ahora le gestiona los “encargos” a través de una agencia de killers.

Respecto a los intérpretes japoneses decir que, en la mayoría de sus intervenciones, hablarán en japonés. Entre ellos destacan tres nombres. En primer lugar tenemos a Jun Kunimura como Kijima, un veterano y esquivo líder yakuza que además es el abuelo de Ani y que se convierte en el objetivo número 1 de Kate. La interpretación de Kunimura destaca por su enorme temple y tranquilidad, sobre todo en las escenas decisivas. El segundo al mando es Tadanobu Asano como Renji, uno de los hijos de Kijima llamado a sucederle. Finalmente, ojo con la aparición de Takamasa Ishihara (alias Miyavi) como Jojima, un “príncipe” yakuza, y novio de Renji, al que asaltarán a solas en su rascacielos. Sin embargo, Jojima demostrará que está todo menos indefenso. En este sentido, atención al encaramiento entre Winstead y Miyavi. ¡Glorioso!

“El último baile… esta noche” (Varrick)

En conclusión.
Termino esta crítica Kate, una nueva propuesta de empoderamiento femenino y accionero con la venganza, la familia y los “daños colaterales” como telón de fondo. Y en pantalla una Mary Elizabeth Winstead que recorre Tokio disparando a “todo lo que tiene vida y se mueve” mientras intenta conservar la suya y sobrevivir además al Polonio 204. Si te gustan los films en los que primero se desenfunda y luego se pregunta, entonces, esta es una buena opción para añadir a tus favoritos.

Tráiler de Kate