Aliens: El regreso
Comparte con tus amigos










Enviar

En el lejano 1979 un desconocido Ridley Scott sorprendió a todo el mundo con un magistral film titulado ‘Alien, el octavo pasajero’. Varios años después, un joven James Cameron fue contratado para continuar la historia. El resultado final fue tan espectacular como sorprendente. Cameron consiguió, contra todo pronóstico, una de las mejores segundas entregas jamás realizadas alcanzando rápidamente la categoría de culto. Esta sobresaliente secuela es el mejor ejemplo de que el dicho «segundas partes nunca fueron buenas» no siempre se ajusta a la realidad. El xenomorfo ha vuelto y está vez no está solo en ‘Aliens: El regreso’.

“Aléjate de ella, ¡puerca!” (Ripley)

Crítica de Aliens: El regreso

No debe resultar nada sencillo ponerse al mando del rodaje de una secuela. Y más si hablamos de la continuación de una de las mejores películas de terror de la época y del cine moderno en general. Por ello, puede ser frecuente caer en el error, la precipitación y la imitación. Sin embargo, un joven realizador llamado James Cameron se sobrepuso a todo eso alzándose a la cima. Cameron no sólo consiguió filmar una segunda parte a la altura de las circunstancias, sino que además logró superar a Alien, el octavo pasajero (Ridley Scott, 1979) en varios aspectos.

Cameron comenzó su carrera como realizador de largometrajes con la insufriblePiraña 2: Los vampiros del mar(1981). Tan sólo tres años después de la secuela del mítico film de Joe Dante, Cameron dio el campanazo en el mundo entero con Terminator (1984), una incuestionable obra maestra del cine de ciencia ficción y terror filmada con escasos medios. Después de demostrar su valía y habilidad convirtiendo un producto de Serie B en un auténtico film de culto, le llegó una oportunidad única para poder consagrarse en Hollywood. Y esa oportunidad irrechazable se titulaba ‘Aliens, el regreso’. Tal y como ya ha quedado expuesto, hablamos de la secuela del mítico film de Ridley Scott.

A priori, Cameron lo tenía sencillo para abrirse hueco en la potente industria cinematográfica norteamericana. Los productores le aseguraron un presupuesto holgado y un reparto de calidad. Todo para continuar una historia que no necesitaba una reinvención dado el éxito de su predecesora. Pero el director no estaba tan seguro de esto último. Sabía que rodar una película similar a la insuperable ‘Alien’ sería poco menos que un suicidio. En consecuencia, Cameron asumió un gran riesgo optando por un cambio radical en planteamiento y concepto. Así pues, en lugar de limitarse a crear una mera imitación del film original, nos entregó una continuación radicalmente diferente. El nuevo camino a seguir no fue otro que el de la acción por doquier. Esto dio lugar a una película con varias apariciones de los aliens, un aire bélico con la irrupción de los marines, y un ritmo frenético y sin concesiones.

No obstante lo anterior, pese a que ‘Aliens’ está claramente enfocada hacía el terreno del cine de acción y el espectáculo, también es una cinta salpicada con buenas dosis de tensión y una atmósfera tremendamente lograda y apocalíptica, sobre todo hacía su parte final. Eso sí, el nivel de terror propiamente dicho desciende bastantes peldaños con respecto a su predecesora. Sin embargo, esto no evitó que la película se convirtiera en un triunfo a todas luces. Tan es así que estamos hablando de una de las mejores segundas partes de toda la historia del cine contemporáneo.

La clave del tremendo éxito de crítica y público que cosechó esta aclamada cinta no fue otra que sus memorables escenas de batalla. Sin olvidarnos tampoco de unos personajes rebosantes de carisma. Protagonistas que son llevados al límite de la desesperación por el hecho de verse rodeados por cientos de monstruos y sin posibilidad de escape. En la pantalla, legiones de brutales alienígenas colapsan el film durante la mayor parte del metraje en una consecución de secuencias plagadas de violencia, adrenalina, sangre y ácido. Secuencias que pasaron a la historia precisamente por la crueldad y realismo con que fueron plasmadas en pantalla.

Esta primera secuela de la saga bien se puede considerar como un peculiar film bélico. Un film plagado de violencia, secuencias frenéticas, tensión desmedida y pura épica en sus momentos más álgidos. Estamos ante un ejercicio magistral en todos sus ámbitos que creó escuela y que sigue impactando tanto o más que el primer día. Cameron logró, de este modo, rodar una cinta tan buena como el primer «Alien». Y esto último ya son palabras mayores… Su apuesta por ofrecer un producto genial pero radicalmente diferente a lo presentado años atrás por Ridley Scott funcionó hasta el punto de lograr un film perfecto o casi.

Queda de este modo patente que James Cameron concibió esta película como algo totalmente opuesto a ‘Alien’ en todos los sentidos. Si en aquella Ripley apenas disponía de medios para luchar contra su enemigo, en ‘Aliens’ los protagonistas gozan de todo tipo de armamento militar para hacer frente a una amenaza que deberá ser combatida no sólo con ametralladoras y bombas, sino también con astucia. Y es aquí donde entra nuestra querida Ripley, interpretada por una Sigourney Weaver. La actriz logró, sin duda, una de sus mejores actuaciones. Una colosal performance, tanto a nivel físico como interpretativo, que le valió la nominación al Oscar. Weaver consiguió pasar a la historia convirtiendo a Ripley en todo un icono.

Bajo la protección de Ripley encontramos a la pequeña Newt interpretada por Carrie Henn. Aquí tenemos a una niña superviviente que logró huir de los aliens y que dará pie al elemento más enternecedor de la trama. Por otra parte, el reparto contó con actores de la talla de Lance Henriksen, un eterno y gran secundario que suele robar literalmente los planos a sus compañeros de profesión. En esta ocasión nos conquista con su entrañable papel del androide Bishop. Por su parte, All Mathews (sargento Apone), Michael Bienh (cabo Hicks), Bill Paxton (soldado Hudson), Jenette Goldstein (la dura soldado Vasquez), Mark Rolston (soldado Drake), Ricco Ross (soldado Frost) y William Hope (teniente Gorman) se encargan de dar vida al núcleo principal del rudo equipo de marines. Sin olvidarnos de Paul Reiser como Burke, el hombre de la compañía Weyland-Yutani en la misión.

En una clara muestra de que «las chicas también son guerreras», Ripley nos regala posiblemente los mejores planos de la cinta. Estos tienen lugar durante el último tercio de metraje con su enfrentamiento contra la Reina Alien. La película nos muestra un aterrador e imponente monstruo alienígena. Una criatura que marcó una época en el mundo de los FX creada por el desaparecido Stan Winston. Su aparición en el clímax nos regala unos minutos sencillamente magistrales que pasan al recuerdo precisamente por sus efectos especiales, su derroche de tensión y una confrontación final memorable. Un vs entre una heroína desatada que quiere volver a ser madre, y otra gigantesca y aterradora madre que debe ser derrotada para acabar definitivamente con su colmena de dantescas criaturas. Ni que decir que todo el último tercio de la película es un verdadero festín para el espectador en todos los sentidos.

A los envidiables efectos especiales, premiados con un Oscar en la gala de 1987, hay que sumarles unos soberbios decorados arropados por una brillante ambientación y una grandiosa puesta en escena. Todo esto sin olvidar un montaje híper-violento e inteligente que convierte a la cinta en un producto para el recuerdo que será difícilmente superado.

En resumidas cuentas.
Concluyo esta crítica de Aliens: El regreso, una película imprescindible para todo buen aficionado a la ciencia ficción, al fantástico y, por supuesto, al cine de acción sin concesiones. Si ‘Alien, el octavo pasajero’ es una obra maestra incuestionable en su género, ‘Aliens’ también lo es en el suyo. Puede que no atesore ese elemento terrorífico de su antecesora, pero estamos ante un film que es una aventura épica imprescindible. Una cinta calificada casi desde el mismo momento de su estreno como la secuela perfecta (con permiso de ‘Terminator 2‘, curiosamente también de James Cameron).

Relacionado: 10 curiosidades de Aliens.

Tráiler de Aliens: El regreso