Alien, el octavo pasajero
Comparte con tus amigos










Enviar

Hablar de ‘Alien, el octavo pasajero’ es hacerlo de una obra maestra total y absoluta del cine. El impacto de esta película fue máximo y aún hoy perduran sus influencias a todos los niveles. Algo así sólo está al alcance de las grandes obras de la humanidad. “Alien”, sin duda alguna, ha sido una de las grandes películas de nuestro tiempo. ¡Bienvenidos a la Nostromo!

“Aún no habéis comprendido con lo que os enfrentáis. Un perfecto organismo. Su perfección estructural sólo es igualada por su hostilidad. Admiro su pureza, es un superviviente al que no afectan la conciencia, los remordimientos ni las fantasías de moralidad”.-Ash.

alien-alien

Crítica de Alien, el octavo pasajero

¿Qué se puede decir cuando estás ante una obra maestra del cine de “Terror-espacial” y del cine en general? ¿Una película de la que ya se ha dicho y escrito de todo? Realmente ya poco se puede aportar. Lo único que uno puede hacer es quitarse el sombrero y alabar al equipo técnico y artístico que hizo posible este film. A nivel personal considero ‘Alien’ como una película perfecta, de esas que tienen que estar en todas las colecciones. Un film que no ha sido superado ni creo que lo sea jamás. No hay más que ver como su legado todavía perdura en nuestros avanzados días y como ha dado lugar a miles de secuelas e imitaciones de suerte dispar.

La historia (el libreto de la cinta) se la debemos al ya fallecido Dan O´Bannon, un guionista de culto en el campo de la ciencia ficción y del horror. Parte de la inspiración de O´Bannon se debió a la película Estrella oscura’ (1974), una cinta en la que había trabajado con el maestro John Carpenter. Inicialmente tituló a la obra como ‘Bestia estelar’ (posteriormente él mismo la retitularía como ‘Alien’). El guionista consiguió que su proyecto se convirtiera en realidad gracias a su amigo Ronal Shusett, productor ejecutivo del film. Al lado de Shusett también colaboraron Walter Hill, David Giler y Gordon Carroll. Este trío de productores introdujeron varios cambios en el guión original. Entre esas modificaciones puedo citar la creación del androide Ash. Al final, el script se reveló insuperable y Alan Ladd Jr le abrió las puertas de la 20th Century Fox.

alien-ash

Desde el punto de vista de los efectos especiales es tal el trabajo que se hizo que sus FX, a base de maquetas y prótesis, son infinitamente superiores a los de cualquier película de gran presupuesto rodada hoy en día. Una verdad incuestionable es que la realidad de lo construido no puede ser nunca superada por lo que sólo existe en el ordenador sin presencia física. En este apartado hay que sumar el trabajo de diseño realizado por H.R. Giger. El inquietante y perturbador artista europeo se ocupó de todo lo relacionado con las fabulosas criaturas espaciales y su entorno.

Giger se sumó al proyecto gracias a que O´Bannon lo había conocido en su fracasada experiencia europea. Me refiero a cuando trató de rodar ‘Dune’ junto al exótico chileno Alejandro Jodorowsky. O´Bannon rápidamente se lo recomendó al director Ridley Scott. El cineasta británico quedó entusiasmado con las perturbadoras creaciones de Giger. Así pues, decidió viajar a Zurich para traerlo a bordo. Giger, que falleció un 12 de mayo de 2014, llegó a declarar: “Lo más aterrador es que todo esto está en mi cabeza”. Su obra pasó a la historia y a la leyenda de la franquicia, dentro y fuera de ella.

Pero no sólo de los diseños de Giger vive este film… ¡para nada! Esto es sólo un valor más de la película. Un extra de 10 al que hay que sumar la insuperable ambientación de la cinta, las conseguidas interpretaciones de todo el reparto, la perfecta dirección de Ridley Scott y la inquietante BSO del maestro Goldsmith. Un cocktail realmente sensacional.

alien-space-jockey

La ambientación del film es soberbia, tétrica y “gastada”. Los decorados construidos en los gigantescos estudios londinenses de Shepperton son realmente fabulosos. Destaca la recreación de los espacios interiores de la Nostromo. Aquí es muy loable el contraste de las iluminadas e impolutas estancias médicas (o la habitación de “Madre”) con la suciedad y oscuridad de la zona donde trabajan Parker y Brett (o los propios pasillos de la astronave). Por supuesto, también llaman la atención los oscuros interiores de la nave del “jinete espacial”. Ya he dicho que no es lo mismo construir gigantescas maquetas espaciales (el propio “jinete” o las “patas de la Nostromo”) que hacer esto mismo por ordenador. Pienso que las maquetas tienen un valor fundamental en el cine de cualquier época. Jamás podrán ser sustituidas totalmente.

En relación a lo anterior hay que alabar el trabajo de producción Michael Seymour. Al diseñador inglés le asistieron sus dos diseñadores artísticos: Les Dilley se ocupó del planetoride, interior y exterior de la nave del jinete y del propio jinete. Mientras que de cuenta de Roger Christian corrió el trabajo principalmente en la Nostromo. Christian la configuró como un castillo gótico (exterior) y como un submarino (interior).

alien-nostromo

Con respecto a las interpretaciones se destaca a Sigourney Weaver como Ripley (¡ojo! papel inicialmente pensado para un hombre) porque fue su primera gran película (atención a sus nerviosos y angustiosos minutos finales) pero el resto del reparto también está a un gran nivel. Bien puedo decir que cada actor tiene la que podríamos decir “su escena” para su total lucimiento.

El fallecido John Hurt protagoniza con un realismo espeluznante la escena en la que “da a luz” (toda una sorpresa para el resto del cast que no estaban avisados de su crudeza). Una sufridora Verónica Cartwright también se luce en esa misma escena o en aquella en la que le es imposible huir del alien, o cuando guía a Dallas por los túneles con el scanner de movimiento. De Yaphet Kotto queda su imposible enfrentamiento con el Alien o todos y cada uno de sus diálogos con su amigo Brett. Un amigo “pasota” interpretado de forma genial por un Harry Dean Stanton con la palabra “claro” pegada en la boca. Para Tom Skerrit queda el inolvidable momento de su funesto recorrido por los siniestros y oscuros túneles de ventilación de la Nostromo. ¡Y qué decir de Ian Holm como Ash, el “cientifíco-médico” de la nave!

Mención al margen para el desconocido Bolajo Bolaji como el Alien. Este novato logró dotar a la criatura de unos movimientos tan elegantes como aterradores. Por cierto, Bolaji fue descubierto por el equipo del film en un bar del soho. Allí se fijaron en un chico muy alto y delgado. Quedaron tan entusiasmados con sus características físicas que le ofrecieron el papel sin dudarlo. Además, y para ayudarle a preparar su actuación, le pagaron varios cursos de mimo.

alien-ripley

Por su parte, Ridley Scott consiguió dotar al film de una dirección oscura y terrorífica. Una dirección unida a un suspense excelentemente llevado que te logra crear la ominosa sensación de que nada bueno puede pasar desde casi el inicio de la película. El propio Ridley veía al film como “una versión” de La matanza de Texas (Tobe Hooper, 1974) en el espacio y hecha con dinero. Apuntar que Ridley dibujó todos sus bocetos y escribió sus notas para la película inspirándose por el arte de Moebius y el cómic europeo de “heavymetal”. El mismísimo Moebius colaboró con su arte conceptual. Creo que Scott todavía no ha conseguido superar este trabajo en sus films posteriores. Para la posteridad traigo esta frase suya: “Sólo haré otra película de ciencia ficción si el guión es bueno. Con ‘Alien’ y ‘Blade Runner’ ya he cubierto todos los campos”.

También hay que resaltar lo que yo llamo “los sonidos de la Nostromo”. Me refiero a los sonidos de los monitores, los de “Madre” y los sonidos de advertencia. Destaco igualmente las “pausas sonoras” con ese inquietante silencio de atmósfera espacial que no se puede describir totalmente. De esta labor se ocupó Terry Rawlings. ¡Extraordinario todo ello! Amén de la soberbia BSO del Maestro Jerry Goldsmith que completa la obra dotándola de una música realmente inquietante. Una banda sonora que te sumerge en el film desde los propios créditos iniciales en los que, pausada y siniestramente, se va configurando el título. “Pienso en el espacio como el gran desconocido. Algo intrigante casi romántico” (Jerry Goldsmith sobre su labor en ‘Alien’).

“Ash, esa transmisión, “Madre” ha descifrado parte de ella. No parece un SOS, parece más bien una advertencia”.-Ripley.

alien-dallas

En conclusión.
Puede que por su temática de “Terror-Espacial” este film no pueda ser “disfrutado” por todo el mundo. Ahora bien, nadie le puede negar su tremendo valor en la historia del cine y su legado. Esta es una película Top y como tal debe ser reconocida. Después de “Alien” vinieron sus continuaciones. Continuaciones cada una con un estilo diferente pero todas ellas inferiores (incluida la espectacular y fabulosa ‘Aliens’) ya que la atmósfera y el ambiente terrorífico de este primer film no se logró superar. Sólo me queda cerrar esta crítica de Alien, el octavo pasajero recomendado encarecidamente su visionado.

“Ha informado Ripley… Fin del informe”.-Ripley.

alien-space-suit

Curiosidades.
-Sigourney Weaver tuvo que luchar contra su alergia a los gatos para poder rodar sus escenas con el gato mascota de la nave “Jones/Jonesy”.
-El huevo Alien tenía en su interior tripas de vaca. Por su parte, el Facehugger fue recreado en su interior con ostras, caviar y un trozo de riñón.
-Algunos componentes de la Nostromo fueron empleados y re-utilizados en Blade Runner’, el otro mítico film que Ridley Scott dirigió en 1982.
-Ronald Shusett ayudó a Dan O´Bannon a cambio de que este le ayudara en el futuro con otra película. Un film que llevaba por título Desafío total’. Así fue como, años después y gracias a Arnold Schwarzenegger, se reunieron para rodar este film del que ellos fueron los guionistas.
-Una gigantesca maqueta de “el jinete espacial” fue exhibida en EE.UU. en unas salas de cine. La maqueta sufrió el ataque de un fanático religioso que pretendió quemarla por ser algo “demoníaco”.
-La escena en la que Kane, Dallas y Lambert salen de la astronave “Nostromo” con destino a la nave del “jinete espacial” en realidad la rodaron los dos hijos de Ridley Scott y otro muchacho. Se quería conseguir con eso crear un mayor efecto de tamaño en la Nostromo.
-‘Alien’ se estrenó con escenas censuradas en gran cantidad de países. Una de esas escenas era aquella en la que Lambert moría empalada entre sus piernas por la cola del Alien.
-El nombre de la nave Nostromo proviene de la novela del escritor Josep Conrad (1827-1924) de título ‘Nostromo’, en referencia al barco que la protagoniza (1904), y el módulo de escape que usa Ripley se llama “Narcissus”, una referencia también al libro del mismo autor titulado The Nigger of the Narcissus’ (1897).

Tráiler de Alien, el octavo pasajero