Sombras tenebrosas
Comparte con tus amigos










Enviar

Tim Burton y Johnny Depp vuelven a unir sus fuerzas en esta película para traernos la historia de una familia bastante peculiar. La familia Collins. Una familia que antaño fue rica y poderosa, pero que ahora vive en las más absolutas… ‘Sombras tenebrosas’.

“La sangre es lo que nos une y maldice” (Barnabas Collins)

Crítica de Sombras tenebrosas

Tim Burton y Johnny Depp volvieron a unir fuerzas en el año 2012 con ‘Sombras tenebrosas’. Estamos ante la adaptación de una popularísima serie del mundo anglosajón de finales de los 60 y principios de los 70. La ficción se rodaba en directo y se retransmitía de forma diaria. Estuvo en antena durante la friolera de 1200 episodios. A lo largo de todos sus capítulos se pudieron ver a vampiros, hombres lobo, viajes en el tiempo, piratas, complots de asesinato,…

Entrando en el comentario de la película decir que estamos ante un film muy del estilo de la “sociedad Burton & Depp”. Es decir, un film de ambientación gótica, con momentos divertidos, terroríficos y dramáticos. Una fórmula que les había venido funcionando muy bien en cintas anteriores como Sleepy Hollow (1999) o ‘Sweeney Todd’ (2007). De hecho, fue durante el rodaje de esta última que Depp le propuso a Burton rodar una adaptación cinematográfica de la popular serie. Ambos habían sido grandes fans del show y decidieron ponerse manos a la obra.

Todos los elementos y/o momentos anteriores los podemos encontrar en ‘Sombras tenebrosas’. Aquí tenemos drama provocado por el trágico destino de la familia Collins. La diversión viene gracias a los gags de la adaptación de Barnabas a los nuevos tiempos en los que despierta después de un sueño de más de 200 años. Y, lógicamente, también tenemos algo de terror provocado por el propio Barnabas y su condición de no-muerto. Todo ello con una conseguida atmósfera gótica de la que Tim Burton es todo un experto. Una atmósfera gótica y oscura que choca muchísimo con los llamativos tonos de los vestidos o peinados de según qué personajes…

Por otro lado, atención con la banda sonora de Danny Elfman porque viene acompañada de un repertorio de canciones realmente sensacionales y francamente bien combinadas con las acciones que tienen lugar en pantalla. En la película podremos reconocer temas tan hermosos como: “Nights in White Satin” de The Moody Blues, “Top of the World” de The Carpenters o el “My first, My Last, My Everything” de Barry White. Este último suena en una escena “de amor” realmente increíble e imposible… También podremos escuchar temas de Iggy Pop y Alice Cooper.

La película tiene su principal e importante defecto en la “abrupta” forma en la que se saca de pantalla a determinados personajes. Después de unas correctas presentaciones, y de darles un cierto protagonismo, resulta que Tim Burton les resta chocantemente toda su importancia para entregársela en bandeja de plata a su actor fetiche y “socio”, Johnny Depp. Esto es una pena porque la cinta podía haber sido genial. Sin embargo, no lo es porque este “defecto” la lastra. Hay que tener en cuenta que estamos hablando de un film que además de contar con el protagonismo de Johnny Depp suma también a varios rostros conocidos de ayer y de hoy. Rostros que no merecían ser tapados tan descaradamente.

En cuanto a la filmación, la misma tuvo lugar en por entero en Inglaterra, tanto en exteriores como en los magníficos decorados interiores construidos para la ocasión en los fabulosos Estudios Pinewood de Londres. Y como curiosidad resaltar que se contó con cameos de varios actores de la serie original. Entre estas apariciones especiales están: Jonathan Frid (que daba vida a Barnabas Collins), Lara Parker (Angelique), Kathryn Leigh Scott (quien interpretó varios papeles) y David Selby (Quentin Collins).

“Yo soy Barnabas Collins”… La gran familia.

Tal y como acabo de anticipar, en ‘Sombras tenebrosas’ nos encontramos con “rostros del ayer” como el de una estupenda Michelle Pfeiffer. A los 54 años que contaba cuando participó en este film seguía mostrándose bellísima y elegantísima. Además añadía su profesionalidad a prueba de bombas y un porte de distinción que siempre ha marcado la diferencia. Aquí interpreta a Elizabeth Collins, una mujer temperamental convertida en la cabeza visible de la familia en los tiempos de olvido y decrepitud del imperio Collins.

De dar vida a los infantes de la función se ocupan Chloë Grace Moretz y el jovencito Gulliver McGrath. Chöle se mete en el papel de Carolyn, la hija adolescente de Elizabeth con pintas de Lolita que destaca, principalmente, por su rebeldía y pasotismo. Y Gulliver da vida con bastante ternura e inocencia a David, el pequeño de la mansión que dice ver y hablar con fantasmas…

Para preservar la salud mental de David, y la del resto de la familia (andan todos un poco tocaditos), es por lo que vive con ellos la Doctora Julia Hoffman, interpretada por otro rostro casi también del ayer como es el de Helena Bonham Carter. Esta psiquiatra llama la atención por sus peculiares vestidos y peinados que denotan que también ella está algo tocadita. Por supuesto estamos ante un papel ideal para la actriz.

Y para el cuidado y educación personal de David se contrata a la joven Victoria Winters, interpretada por una dulcísima y hermosa Bella Heathcote. Victoria es una agradable y recatada institutriz que parece esconder algo en su pasado. Incomprensiblemente, este personaje que, al principio parece “tener mucho que decir”, es la que más sufre las ansias de protagonismo de Barnabas/Depp. Bella/Victoria queda casi totalmente desaparecida de la función en cuanto Depp se hace con el mando de la misma. A partir de ese momento sus apariciones son claramente «intermitentes» y en función de las de Barnabas.

Tal y como he manifestado anteriormente, todos estos personajes palidecen y pasan a un descarado segundo plano cuando en pantalla irrumpe Barnabas Collins interpretado por Johnny Depp. Las buenas maneras y cuidado que se habían ido “dibujando” en la presentación de todos los personajes son cortadas de raíz para que el personaje de Depp brille en pantalla sin que nadie le pueda hacer sombra. De esta forma, lo que parecía una “historia coral” pasa a ser un relato casi individual y «episódico» de las nuevas vivencias de Barnabas.

Al no-muerto Barnabas sólo le da una gran réplica, a partir de ese instante, una increíble Eva Green como Angelique Bouchard, la mandamás de la región y una devorahombres absolutamente terrible. Angelique no se detiene ante nada ni ante nadie para conservar su dominio y poder en la zona de Maine. El enfrentamiento entre Depp y Green es fabuloso. Una lucha de poder a poder en todos los sentidos… Finalmente también se dejan ver actores como Jackie Earle Haley en el papel de encargado de la finca y esclavo de Barnabas, Jonny Lee Miller como el carterista padre de David, y el mítico y ya fallecido Christopher Lee en un pequeño cameo como capitán de barco. ¡Ah! y también sale Alice Cooper…

“Madame, no soy bueno ni caballeroso. Y no perdono” (Barnabas Collins)

En conclusión.
Termino esta crítica de Sombras tenebrosas, una película que se disfruta y ofrece todo o casi todo lo que se puede esperar de la dupla ‘Burton & Depp’. No obstante, el film flaquea en determinados momentos de su narración y en el tratamiento de según qué personajes. Así las cosas, la cinta no consigue llegar a lo más alto a pesar del enésimo disfraz de Johnny Depp y de una desatada Evan Green.

Tráiler de Sombras tenebrosas

Escucha nuestro último episodio del podcast