Sleepy Hollow
Comparte con tus amigos










Enviar

“Aquel jinete era un mercenario germano. Llegó aquí por orden de una princesa germana para mantener a los americanos bajo el yugo inglés, pero no era como sus compatriotas que venían por dinero… El jinete venía por amor a la carnicería. Allí donde se libraba una batalla, allí aparecía él”. En tiempos de brujas y leyendas, llega la hora de descubrir la verdad acerca del mito. Rodarán cabezas en ‘Sleepy Hollow’. Reza por que una de ellas no sea la tuya.

“¿Por qué soy el único que se da cuenta de que para resolver crímenes, para hallar a los autores, debemos utilizar el cerebro y reconocer las pistas claves, ayudándonos de las técnicas científicas modernas?” (Ichabod Crane)

Crítica de Sleepy Hollow

Tim Burton y Johnny Depp volvieron a unirse en esta cinta estrenada en USA el 19 de noviembre de 1999. Un film que, con los años, se ha convertido en una película de culto para los amantes del suspense-terror. Aún así, también podemos encontrar algo de comedia presente a lo largo de la trama. Toques ligeros de humor para suavizar un poco la temática basada en la leyenda del jinete sin cabeza. Burton tiene una forma muy particular de dirigir sus películas y aquellos fans del director ya lo conocen. ‘Sleepy Hollow’ no iba a ser menos. Podríamos considerar que es una de las mejores películas dirigidas por Burton, y protagonizada por Depp. Una película que daría lugar, posteriormente, a la realización de otra cinta de gran magnitud como fue ‘Sweeney Todd’ (2007).

Burton siempre apuesta por historias que parecen sacadas de un cuento, y muchas veces uno de terror. En este caso se centra en la leyenda creada por el escritor Washington Irving para crear una novela con el personaje ficticio del germano. Un jinete sanguinario que acaba perdiendo la cabeza en el campo de batalla. Andrew Kevin Walker y Kevin Yagher (en menor medida) son los encargados de darle un giro a la historia de Irving y terminar adaptándolo para la gran pantalla al gusto de Burton. Sin duda, la leyenda que gira alrededor del jinete se vuelve de lo más atractiva, llegando a ser incluso mejor que en la novela.

Entre los leves defectos del film puedo apuntar ciertos aspectos dignos de mejora. Me refiero a la “sangre falsa” que se puede ver a la legua. También algunos de los efectos especiales poco cuidados, frente a otros que se ven bastante reales. Por ejemplo: las cabezas cortadas o los cuerpos sin vida. Mencionar además que la ambientación está bastante bien cuidada aunque con algunos fallos históricos. Errores que pasan desapercibidos gracias a su personaje principal, Ichabod Crane, y a todo el jaleo del jinete sin cabeza.

‘Sleepy Hollow’ bebe de grandes obras del fantastique de los 80 como Un hombre lobo americano en Londres (John Landis, 1981) y ‘En compañía de lobos’ (Neil Jordan, 1984). Eso sí, queriendo suavizar en ciertas ocasiones, como ya he expuesto antes, su tono amargo. Un tono amargo y oscuro presente en algunas muertes y algunos momentos tensos. También para este cometido tenemos a un característico Johnny Depp en el peculiar rol de Ichabod Crane.

Por otro lado, también podemos disfrutar de ciertos guiños al “universo Burton” a lo largo del metraje. Uno de ellos podría ser a Bitelchús (1988) con el traje a rayas que luce Katrina al final de la película, un vestido que nos recuerda al protagonista del citado film. Por su parte, los efectos especiales alrededor del jinete pueden transportarnos a ‘Mars Attacks!’ (1996) con esos ojos saltones. Por no mencionar el mundo oscuro, los colores apagados y los personajes singulares propios de sus films anteriores como ‘Eduardo Manostijeras’ (1990) o Pesadilla antes de Navidad (1993). En fin, son una serie de guiños que solo aquellos verdaderos fans de Burton podrán llegar a apreciar.

Otro pilar importante para que la cinta y la leyenda queden bien plasmadas corre a cargo de Emmanuel Lubezki. Hablamos de un reputado director de fotografía que cuenta con una importante filmografía, además de 3 Oscars. La música corre a cargo del afamado compinche de Burton, el compositor Danny Elfman. Su banda sonora encaja a la perfección con cada momento de la película y la eleva aún más. Esto es algo que siempre consigue este gran compositor.

El protagonista principal es Johnny Depp como Ichabod Crane. Aquí tenemos a un personaje que quiere ser serio, comedido y meticuloso, pero que es imperfecto y humano. Un personaje alejado del héroe como tal. Ichabod Crane es un investigador amanerado en ciertas ocasiones, bastante desconfiado y un tanto cobarde. No obstante, y al mismo tiempo, también cuenta con muchas cualidades y una testarudez infinita. Se dirige a Sleepy Hollow obligado, en parte, por su superior. En la localidad se encuentra con una situación un tanto insostenible: 3 cuerpos con sus respectivas cabezas desaparecidas y, al parecer, el único culpable es un jinete fantasma, también sin cabeza. Él no cree en los fantasmas, solo se fía de su juicio y de la razón. Su intuición le dice que hay una mano humana detrás de todo esto. Para descubrirla deberá investigar a fondo.

En esa investigación contará con la ayuda del pequeño y recientemente huérfano Masbath, interpretado por Marc Pickering en su primera película. Además se unirá a ellos la joven Katrina en un rol desempeñado por Christina Ricci. Katrina es la hija del terrateniente Baltus Van Tassel al que representa Michael Gambon. Éstos son, sin duda, los actores más importantes del film o los que se llevan más minutos.

También resulta obligatorio resaltar la labor de Miranda Richardson como la (segunda) señora Van Tassel. Aunque no aparezca mucho, las pocas veces que lo hace cumple de manera sobrada. Los cuatro caballeros, junto a Baltus, que conforman el consejo que da la bienvenida al señor Crane también son dignos de mención: Jeffrey Jones como el reverendo Steenwyck, Richard Griffiths como el magistrado Philipse, Ian McDiarmid como el doctor Lancaster y, por último, Michael Gough como el notario Hardenbrook.

Para los que se criaron en los noventa seguro les sonará Casper Van Dien, un actor que vivió cerca de un lustro de fama a mediados y finales de dicha década. En este film encarna Brom Van Brunt, el rival de Ichabod por el amor de Katrina. Además de ellos contamos con cameos como el de Christopher Lee como el superior de Ichabod y Martin Landau como Peter Van Garrett. Este último ni siquiera tiene diálogos. Y, por último, pero no menos importante, Christopher Walken. A pesar de aparecer gran parte de la película sin cabeza, resulta escalofriante ver como toma forma en el momento en el que rememoran la historia del jinete. Un sádico germano que incluso llegó a afilarse los dientes para dar más miedo a sus oponentes en la batalla. Walken consigue transmitir ese miedo las veces que cuenta con la cabeza, eso sin duda.

Como extra podríamos destacar la labor de Lisa Marie (pareja de Tim Burton en aquellos años). La actriz aparece en las ensoñaciones de Crane cuando recuerda a su amada madre y el trauma que la envuelve. A lo largo de la película vamos pudiendo descubrir de qué se trata a lo largo de varios flashbacks que nos hacen retroceder a la infancia de Ichabod. Su madre era una mujer que practicaba “la brujería”, aunque no sabemos si en el buen o mal sentido. Algo que, como podemos comprobar, también hacen otros personajes de la historia presente, pero no desvelaremos quienes pertenecen al equipo de la magia blanca y cuáles, por el contrario, son más del lado oscuro.

En resumidas cuentas.
Termino esta crítica de Sleepy Hollow, un film esencial de las listas de pelis para Halloween y con momentos épicos que han pasado a la historia. Terror, suspense, misterio, fantástico y la comedia justa para que guste a todo aquel que quiera verla. Gran adaptación de la novela e incluso con ciertas mejoras con respecto a ella. En definitiva, una obra del siglo pasado que no pasa de moda siendo de lo mejor de la factoría Burton.

Tráiler de Sleepy Hollow