La Purga: Infinita
Comparte con tus amigos










Enviar

“La gente está cabreada. Cabreada con lo que sea. Todos los grupos de la sociedad están furiosos por algo. En determinados momentos, este país parece un barril de pólvora a punto de estallar por cualquier asunto…”. James DeMonaco vuelve a otorgar el poder a los Nuevos Padres Fundadores para que desaten ‘La Purga: Infinita’.

“Son tiempos extraños. Ni siquiera sé ya lo que significa ser estadounidense” (Míster Tucker)

Crítica de La Purga: Infinita

Llegamos a la quinta entrega de la festividad de ‘La purga’. Ya sabéis, el macabro evento creado por los Nuevos Padres Fundadores (NFFA) en el que, durante toda una noche, el crimen es legal. Parte de lo bueno que tienen estos films de James DeMonaco es que, salvoAnarchy (2014) y Election (2016), el resto se pueden ver de manera independiente. Me refiero a The Purge (2013) y aLa primera purga (2018). Esta última a modo de precuela contando los orígenes de “la fiesta”. Y así hemos llegado a ‘La purga: Infinita’, una nueva entrega que, quitando ciertos detalles, también se puede visionar como un capítulo independiente.

En relación a lo que acabo de comentar, vamos a situarnos al final de ‘Election’. Si recordáis, la sádica celebración de ‘La purga’ parecía haber llegado a su final con el triunfo electoral y las nuevas esperanzas depositadas en la Senadora Roan. Sin embargo, en ‘Infinita’, se nos plantea un escenario que ha ido 7 años adelante en el tiempo y en el que el NFFA se ha vuelto a hacer con el gobierno y el poder en Estados Unidos. En consecuencia, han restablecido su macabra celebración anual. Este es el punto de partida de este nuevo “episodio” con los norteamericanos preparándose para la “celebración” de una nueva purga.

Y para esta nueva “festividad” tenemos nuevamente a James DeMonaco como guionista. Si ya en las anteriores películas iba mostrando, cada vez más, su carga ideológica en los guiones, aquí ya va con todo contra Donald Trump. Lógicamente no lo menciona… pero ahí está su famoso muro fronterizo con México, su lema del “América grande” (y similares), o su rechazo a la inmigración. Inclusive, a esta última se le llega a dar la vuelta con un irónico giro en los acontecimientos. Todo esto queda representado por una legión de fanáticos. Unos alocados xenófobos para los que un día de purga no es suficiente y deciden arrasar con todo. Su objetivo no es otro que “desinfectar” América de todos aquellos que no sean norteamericanos de “origen”.

Según lo comentado, ‘Infinita’ presenta una Norteamérica entregada al apocalipsis más salvaje con ciertos ecos deMad Max (George Miller, 1979). La cinta también adopta de forma clara el formato del western de supervivencia con sus cowboys buenos y malos, sus mexicanos y hasta sus indios. En este sentido, el papel de héroes y supervivientes va para un peculiar grupo mixto formado por una rica familia norteamericana y sus trabajadores mexicanos.

La alianza comentada hace no sólo que el tema de la inmigración tome la primera plana del film, sino también que el español cobre importancia en la película. Esto es algo para agradecer a DeMonaco. Al igual que en Rambo: Last Blood (Adrian Grunberg, 2019), el empleo de nuestro idioma es constante. Así las cosas, recomiendo ver el film en versión original. Parece mentira que cuanto más despreciamos, y marginamos, nuestro idioma en España… más valor se le da y adquiere en Estados Unidos. Respecto a la inmigración, y el vivir en otro país, quédense con esta frase de Adela: “América es México”.

En la dirección, DeMonaco vuelve a dejar el tema en manos de otro director. En esta ocasión hablamos del mexicano Everardo Gout, un realizador que destacó con la película ‘Días de gracia’ (2011) dando el salto a producciones televisivas importantes. Su principal aportación a la serie ‘The Purge’ es darle un toque mexicano y de inmigración que marca diferencias con el resto de films de la franquicia. Otras diferencias importantes son llevar por primera vez la matanza a plena luz del día y en territorios abiertos como Texas y El Paso. De resto, ‘Infinita’ no sobresale ni puede competir con ‘Anarchy’ y ‘Election’ en la filmación de la violencia, extravagancia y matanzas.

En la banda sonora destacan los The Newton Brothers con unas partituras con claros tonos amenazantes. La música, sobre todo al principio, deja bien claro que algo tremebundo va a suceder en la purga anual. También hay alguna que otra subida de volumen buscando el sobresalto… ¡no olvidemos que estamos ante una producción de Jason Blum!

“¿Te lo traduzco?”. El Paso: Zona de guerra.

En cuanto al reparto sobresalen dos matrimonios de distinta raza y clase social. El primer matrimonio son los Tucker: Dylan y Cassidy. Aquí nos encontramos con Josh Lucas y Cassidy Freeman brillando mucho más él que ella. Lucas demuestra estar muy maduro, dejando claro que todavía sigue siendo un actor a tener en cuenta y no mereciendo, en ningún caso, el olvido protagónico en el que ha caído. En el film retrata a un cowboy orgulloso y rico que tiene ciertos problemas para aceptar el hecho de verse superado (y más por un inmigrante). Por su parte, Cassidy representa su punto débil al estar embarazada.

Al segundo matrimonio los interpretan Ana de la Reguera y Tenoch Huerta. En este caso ambos van casi al mismo nivel interpretando a Adela y Juan. Hablamos de una pareja que entran ilegalmente en Estados Unidos y logran encontrar trabajo, colocándose Juan en el rancho de Dylan. Respecto a esta pareja hay que decir que luce más Ana de la Reguera mostrando un gran despliegue físico y de carácter. También es justo decir que tiene jugosas escenas para destacar (ojo a la de la jaula para cabras).

Respecto al resto del elenco remarcar el papel de Leven Rambin encarnando a una mujer aguerrida y valiente que ayuda en el rico rancho de Dylan. Un rancho cuya jefatura recae en el veterano Will Patton como el patriarca Tucker, un anciano justo y recto. Finalmente, papeles de apoyo para Alejandro Eda y Sammi Rotibi. El primero como T.T., el mejor amigo de Juan. Y el segundo como un buen compañero de Adela. Del resto poco que decir pues son villanos y malnacidos desagradecidos que van entrando y saliendo sin dejar huella.

“Construye puentes. No muros”

En conclusión.
Termino esta crítica de La Purga: Infinita, una entrega que se centra mucho más en su mensaje pro-inmigración y “revisionista” que en el caos y en las escenas de acción que el título sugerían. No defrauda totalmente porque todavía conserva algunas buenas set-pieces y la mala leche del libreto de DeMonaco… pero tampoco es un film top en la franquicia.

Tráiler de La Purga: Infinita

Escucha nuestro último episodio del podcast