Zona de guerra: El parque
Comparte con tus amigos










Enviar

Siguiendo la estela de John Rambo, muchos otros veteranos del Nam tomaron las pantallas de los cines y la televisión allá por los años 80. Uno de ellos fue Mitch Garnett que se hizo valer tomando el pulmón de Nueva York. Llegó el momento de celebrar “el día del veterano” y de declarar ‘Zona de guerra: El parque’.

“Escuchen con atención. Tengo un mensaje para la ciudad de Nueva York: ¡Desde esta noche Central Park es mío!” (Mitch Garnett)

Crítica de Zona de guerra: El parque

El comienzo de los 80 nos presentó en cines y videoclubs a toda una galería de veteranos del Vietnam. Tipos musculosos y armados hasta los dientes que asaltaban las pantallas pidiendo respeto. Sin duda, el más conocido fue John Rambo. Me refiero al mítico personaje creado por David Morrell e interpretado por Sylvester Stallone en Acorralado (Ted Kotcheff, 1982). A este legendario veterano le seguirían muchos otros. Quizás uno de los más famosos fue el Coronel James Braddock encarnado por Chuck Norris en la sagaDesaparecido en combate’. No obstante, también hubo otros excombatientes que, sin llegar a la fama de Rambo y Braddock, merecen su hueco en la historia del cinéfilo amante de este tipo de exploitation.

Precisamente, uno de esos veteranos no tan mediáticos fue el Mitch Garnett interpretado por Tommy Lee Jones en la TV Movie titulada ‘Zona de guerra: El parque’. Hablamos de una película filmada para la HBO que logró trascender más allá de la “caja tonta” convirtiéndose en todo un hit del cine de alquiler. Y así fue como la conocí yo: viéndola alquilada en su época en un videoclub del barrio. Desde entonces, y como gran fan de este tipo de films, no la pude olvidar. Así hasta conseguirla en DVD regalada por mi compañero J. Glez.

Historias personales al margen, la trama de ‘Zona de guerra: El parque’ está basada en una novela escrita por Stephen Peters con el título original de ‘The Park Is Mine’ (1981). Ahora bien, lo cierto es que el argumento presentado en pantalla bebe bastante de la citada ‘Acorralado’. La película nos introduce a un veterano rechazado por todos que termina estallando y haciéndose con el control total de Central Park para llamar la atención. Como vemos, si John Rambo se hacía fuerte en los bosques de Holidayland, aquí tenemos a Mitch Garnett haciendo lo propio con los jardines del corazón de Nueva York. Lo que sigue después es ver cómo las autoridades intentan expulsar a Mitch recurriendo a todo tipo de estrategias policiales e incluso militares.

Al margen de su parecido argumental con ‘First Blood’, también hay otra cinta de la que ‘Zona de guerra’ toma referencias: ‘Tarde de perros (Sidney Lumet, 1975). Al igual que en la película protagonizada por Al Pacino, en ‘The Park Is Mine’ también tendremos muchas conversaciones telefónicas entre Mitch y la autoridad intentando negociar un imposible pacto. Y también veremos cómo se monta el correspondiente circo mediático con la prensa, o con los vecinos decantándose cada vez más en favor del “llanero solitario” que lucha incansablemente contra el sistema. Si os gustan las historias expuestas en ‘Acorralado’ y ‘Tarde de perros’, entonces, creo que podéis apuntar ‘Zona de guerra’ en vuestra lista de posibles visionados.

De la dirección se ocupó Steven Hilliard Stern, todo un currante y especialista en las TV Movies. En esta película pocos “peros” se le pueden poner a su labor teniendo en cuenta la trascendencia del film y los medios disponibles. El mayor halago que se le puede hacer a Hilliard Stern es que ‘Zona de guerra: El parque’ golea a casi todos los directos a video de acción que se estrenan actualmente. Inclusive en algunos territorios el film llegó a estrenarse en cines.

En la ambientación la trama se desarrolla en Central Park pero en realidad los bosques y jardines son de Ontario (Canadá). Del gran pulmón de Nueva York sólo se filmaron exteriores y tomas aéreas. En cuando a la acción toda ella transcurre en el parque con Mitch Garnett moviéndose de aquí para allá gracias a una moto de motocross. A su disposición tiene todo un arsenal legado por su colega fallecido que incluye ametralladoras, munición infinita, lanzagranadas, minas explosivas,… Por supuesto, también desplegará toda su experiencia en el Nam preparando trampas, alambradas, explosiones controladas y, sobre todo, jugando con el factor sorpresa.

No obstante todo lo anterior, es importante aclarar que Mitch Garnett no quiere heridos y por eso siempre avisa y usa munición de fogueo o dispara sólo a los vehículos. Ahora bien, en el tramo final se verá obligado a emplear munición real. Ojo a esa parte porque es la mejor del film para los amantes del actioner. En ese tramo se introducen en el parque “elementos extraños” que aumentan la tensión en un duelo de insospechadas consecuencias.

“No saldré hasta el día del veterano”. Acorralado.

El protagonista principal es Tommy Lee Jones. En aquella época contaba con 39 años y estaba lejos del reconocimiento que tiene actualmente. Así las cosas, combinaba las TV-Movies y series con apariciones en largometrajes para cines. Aquí encarna a Mitch Garnett destacando el aire de firmeza y autoridad que le da en todas sus acciones en el parque. Un aire que, posteriormente, le acompañaría en sus personajes más duros para la gran pantalla. Compartiendo bastantes minutos con Lee Jones tenemos a Helen Shaver, una actriz canadiense que hizo una buena carrera en cine y televisión. En este film da vida a Valery, una reportera que siempre va con su furgoneta y cámara al hombro en busca de la noticia fresca. Este tipo de reporteros serían fantásticamente retratados muchos años después en la imprescindibleNightcrawler (Dan Gilroy, 2014).

Del resto del casting habría que resaltar al mítico Yaphet Kotto y a Peter Dvorsky. El primero se mete en el uniforme del Jefe Eubanks, el especialista policial encargado de llevar el caso de Garnett en un primer momento. Luego todo se disparata con la intervención de los militares. Kotto no tiene el más mínimo problema para destacar y tiene sus mejores minutos en el tramo final. Por su parte, Dvorsky interpreta a Dix, el teniente de alcalde que, como todos los políticos, sólo intenta salvar su culo ante la prensa. Dix como “buen político” es un tipo traicionero y sin palabra que se la intentará jugar tanto a Eubanks como a Garnett. Ni que decir tiene que, por su apariencia externa, el rol le va que ni pintado a Dvorsky.

“He venido aquí a decir que un hombre normal puede tener poder” (Mitch Garnett)

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Zona de guerra: El parque, un buen y disfrutable exploitation cuyas virtudes terminan alzándose por encima de sus formas televisivas. Un film que conserva en sus 102 minutos todo el buen sabor de boca del estilo actioner ochentero. Por si fuera poco nos encontramos con Tommy Lee Jones en un personaje icónico en su filmografía, aunque un tanto olvidado, y con un lema rotundo e implacable: “El parque es mío”.

Tráiler de Zona de guerra: El parque