Una noche para sobrevivir
Comparte con tus amigos










Enviar

Jaume Collet-Serra y Liam Neeson vuelven a colaborar en otro trepidante thriller con una nocturna Nueva York como telón de fondo. Una gran manzana en la que Neeson tendrá que vérselas con un enorme puñado de mafiosos y asesinos a sueldo que van tras él. Estamos a punto de pasar… ‘Una noche para sobrevivir’.

“He hecho cosas horribles, cosas imperdonables” (Jimmy)

una-noche-para-sobrevivir-disparo

Crítica de Una noche para sobrevivir

Tercera colaboración entre el catalán Jaume Collet-Serra y Liam Neeson. A nivel personal, creo que ‘Una noche para sobrevivir’ se ha convertido, por derecho propio, en la mejor de sus tres colaboraciones anteriores. Tres trabajos que forman una “singular trilogía” compuesta por la “bourniana”Sin identidad (2011) y la “hitchcockiana” Non-Stop(2014).

Para aquellos que siguen más o menos los cánones del cine de acción hollywoodiense, ‘Una noche para sobrevivir’ se acerca más a un thriller de mafiosos, venganzas y sicarios “high-tech”… que a una película de acción convencional. Principalmente, la cinta cuenta con unos enormes aciertos por parte de Serra. El primero es que tiene entre sus manos un destacado guión en el que deja a los actores respirar e interpretar sus respectivos roles. Actores que lo dan todo con un Liam Neeson a la cabeza alejado del papel que le ha dado fama dentro del cine de acción. De esta manera, su Jimmy Conlon se aleja totalmente de Bryan Mills. Aquí tenemos un personaje atormentado, alcoholizado y malhumorado. Un hombre que sólo quiere hacer las paces con su hijo (aunque sea sólo por una noche).

una-noche-para-sobrevivir-familia

El segundo acierto de Collet-Serra es haber conseguido contar con dos auténticos monstruos de la interpretación como lo son el propio Liam Neeson y Ed Harris (soberbio), actores en los cuales se sustenta la trama del film. El cara a cara que mantienen a lo largo de la película está magistralmente llevado por el director catalán. Un enfrentamiento haciendo especial hincapié en la historia y en sus personajes. Claramente esto nos recuerda al western más clásico a través de las miradas ambos… y, además, ambos son padres. Padres con hijos problemáticos: mientras que Shawn (Ed Harris) deja que su hijo, Danny (Boyd Holbrook), entre en sus negocios… Jimmy pugna lo máximo posible para que el suyo, Michael (Joel Kinnaman), no siga sus pasos. Este contraste “familiar” es algo que Serra logra contraponer consiguiendo un buen equilibrio.

El tercer acierto es la gran dirección de Collet-Serra. El barcelonés logra una impecable dirección y lo hace a través del  uso de la cámara en mano (que no shacky-cam) en las escenas de acción y de enfoque dramático. Quedan para el recuerdo dos secuencias clave en la cinta: la pelea de Jimmy y Price (Common) en una habitación, y el extenso clímax en el bar y en una cabaña. Un clímax en el que Serra muestra su enorme poderío visual a la hora de homenajear al western clásico y a los fans del cine de acción de toda la vida. Esto lo consigue no sólo a través de las imágenes, sino también con los diálogos de sus personajes. Sin lugar a dudas, una muy buena muestra de género.

una-noche-para-sobrevivir-encuentro

A pesar de los tres grandes aspectos comentados en esta crítica de Una noche para sobrevivir, la misma también tiene ciertos defectos que no hacen sino estorbar un poco el resultado final. Me refiero, por ejemplo, a esa secuencia de visita al hospital, o la “expendable” presencia de los hijos del personaje de Joel Kinnaman. Este último está correcto en su rol, pero no puede igualar el enorme carisma de Liam Neeson y Ed Harris, quienes son, como he dicho más arriba, los dueños absolutos de la cinta. Dos personajes tremendos en una película lo bastante buena como para sustentarse perfectamente en sus desarrollos y diálogos.

“¿Conlon? Yo mato a ese cabrón gratis” (Price)

una-noche-para-sobrevivir-jimmy

En conclusión.
‘Una noche para sobrevivir’ es la mejor de las tres colaboraciones que Liam Neeson y Jaume Collet-Serra realizaron entre los años 2011 a 2014 (sin contar la reciente ‘El pasajero’). Un thriller duro, cargado de frases lapidarias, personajes destrozados y un clímax dividido en dos que funciona a la par, siendo además de una potencia visual envidiable.

Tráiler de Una noche para sobrevivir