Sin identidad
Comparte con tus amigos










Enviar

Jaume Collet-Serra estrenó en 2011 un nuevo film en el que volvía a colaborar con el mítico productor Joel Silver tras los films ‘La casa de cera’ (2005) y La huérfana (2009). Collet-Serra dejó claro que aprendía con cada nueva película y que su carrera había que seguirla de muy cerca. De momento, recuperamos este film con Liam Neeson como protagonista desmemoriado y… ‘Sin identidad’.

“¿Quién demonios es usted?”.-Martin Harris.

Liam Neeson

Crítica de Sin identidad

Con ‘Sin identidad’ estamos ante una película francamente entretenida e interesante. Una cinta que guarda un cierto parecido con lo que pudimos ver en el film Frenético de Roman Polanski (1987), y es que aquí también nos encontramos con un personaje, Martin Harris, que se ve abandonado a su suerte en una situación totalmente “kafkiana” o “hitchkokiana”, en un país extranjero y con pocas o nulas posibilidades de recuperar lo que es suyo, en este caso, su identidad. Identidad que parece haberle sido “robada”, o al menos eso es lo que él cree.

Jaume Collet-Serra dirige con bastante acierto sabiendo mantener la intriga hasta los últimos minutos en que toda la verdad será desvelada. En consecuencia, el espectador pasa casi dos horas de verdadero suspense cinematográfico. Todo ello siguiendo las aventuras del profesor Harris mientras intenta atar cabos al mismo tiempo que, en pantalla, lo hace el propio personaje. Además, Jaume nos regala algunas que otras secuencias de acción francamente bien rodadas, tales como: las efectivas persecuciones de vehículos, o el accidente de tráfico que sufre el protagonista a bordo de un taxi.

‘Sin identidad’ fue rodada en Alemania, en los antiguos Berlín Oriental y Occidental. Collet-Serra filmó en diferentes zonas: desde los suburbios del distrito Friedrichshain-Kreuzberg hasta otros lugares más emblemáticos, como la Puerta de Brandemburgo y la Isla de los Museos. La cinta se rodó en 40 sitios diferentes en 48 días.

No voy conviene ahondar mucho más en la película porque, dada su temática de intriga pura y dura, es preferible que el espectador la visione con la mínima o más básica información posible, para que así pueda disfrutarla en su plenitud. Ahora bien, si que conviene resaltar y recordar que con ‘Sin identidad’ Collet-Serra fue el primer director español que logró ser número uno en la taquilla norteamericana el fin de semana de su estreno. Al final en los EE.UU. el film logró alcanzar los 63.649.045 $ doblando de esta manera su presupuesto que fue de unos 30.000.000 $.

Sin Identidad

“Bienvenidos a Berlín”… En busca de la identidad perdida.

El reparto principal está formado por actores y actrices muy contrastados que son liderados por Liam Neeson en la piel del profesor Martin Harris que viaja a Berlín y “pierde” allí su identidad. El trabajo de Neeson es muy correcto y se vale casi por si sólo para llevar todo el peso de la película. El irlandés es de esos actores a los que yo digo que es muy complicado encontrarles una mala actuación porque son demasiado buenos para hacerlo mal. Como dicen de determinadas inversiones: Valor seguro. Comentar que a Neeson le atrajo la idea de la identidad perdida e interiorizó por completo todo por lo que Martin Harris estaba pasando, ya que cuando era joven fue boxeador aficionado y le noquearon unas cuantas veces. Durante el rodaje recordaba perfectamente esa sensación de no acordarse de nada, aunque fuera momentánea. Interpretar este papel fue una experiencia muy interesante para él.

A su lado encontramos a Diane Kruger que interpreta a Gina, una chica que ayudará a Harris en su odisea por Berlín. Digamos que Diane Kruger tiene aquí un papel muy similar al que Emmanuelle Seigner hacía en la citada ‘Frenético’, es decir, un papel de ayuda básica al protagonista. Por otro lado nos encontramos con January Jones y Aidan Quinn que cumplen con su cometido sin mayores problemas. Atención a los minutos de los que goza en pantalla Bruno Ganz dando vida a Ernst Jürgen, un viejo zorro de la policía secreta de la extinta Alemania del Este que será contratado por el protagonista para que le ayude en sus pesquisas. Bruno Ganz tiene una escena absolutamente memorable con otro gran veterano, Frank Langella, es una escena que todo aquel amante del buen cine no debe perderse. Y, finalmente, quisiera destacar a Olivier Schneider y Stipe Erceg en sendos papeles de sicarios con muy malas pulgas que están plenamente metidos en sus roles.

Bruno Ganz

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Sin identidad, una interesante película que te atrapa casi desde el primer fotograma y te mantiene en vilo hasta el final. Jaume Collet-Serra es un director que aprende de las películas que va rodando, superándose en cada nuevo film. Si te gustan las películas de intrigas, misterios y conspiraciones kafkianas o hitchkokianas no veo porque no puede gustarte esta propuesta.

“No sé quién demonios es este hombre, pero me lo ha quitado todo”.-Martin Harris.

Sin Identidad

Curiosidades.
-Uno de los acontecimientos más espectaculares de la película fue rodado por completo en el exterior, por las calles de Berlín. Una larga persecución de coches que se tardó 10 noches en terminar.
-Al principio, Cuando Martin y Liz Harris llegan a la ciudad, van directamente a su hotel, el famoso hotel de cinco estrellas Hotel Adlon. Está situado cerca de la representativa Puerta de Brandemburgo, en la avenida Unter den Linden. El hotel sobrevivió a los bombardeos de la guerra, pero se quemó por culpa de un incendio 10 años más tarde. Entonces lo restauraron para dejarlo en el lujoso estado en el que estaba antes.

Tráiler de Sin identidad