Non-Stop (Sin escalas)
Comparte con tus amigos










Enviar

Un vuelo transatlántico de Nueva York a Londres, un Marshall del aire con problemas y 146 pasajeros. Todo parece normal hasta que un terrorista da un ultimátum: sino le pagan 150 millones de dólares… matará a un pasajero cada 20 minutos y volará el avión. Sin embargo, lo que no sabe este tipejo es que ese Marshall es Liam Neeson y cuando Liam Neeson se cabrea, no hay lugar en la Tierra (ni en el aire) dónde esconderse.

“¿Te estoy estorbando, imbécil?”.-Bill Marks.

non-stop-bill

Crítica de Non-Stop (Sin escalas)

A estas alturas, el barcelonés Jaume Collet-Serra sigue demostrando en Hollywood que hay sitio en el cine de acción para los españoles. En sus inicios, Jaume debutó en Hollywood en 2005 con una película de terror titulada ‘La casa de cera’ con Paris Hilton como uno de sus grandes reclamos. Tras el éxito de esta, se dedicó exclusivamente a la trilogía Gol, donde el barcelonés se alejó de los grandes estudios para luego pegar el pelotazo con La huérfana‘, un brutal thiller que cosechó éxito en las taquillas en el lejano 2009. Curiosamente, uno de los productores era el famosísimo Leonardo DiCaprio, algo que sorprendió a propios y extraños dentro de la tierra de las oportunidades.

El sorpresón llegó en 2011 conSin identidad basada en una popular novela. Serra contó aquí con un actor de altos vuelos como Liam Neeson (quien venía de reventar las taquillas con Venganza) y un puñado de secundarios de lujo como Diane Kruger, Frank Langella y Bruno Ganz. La taquilla americana recibió muy bien esa película puramente Hitchcockiana, con un carisma arrollador de Neeson, giros de guión tremendos y un duelo mítico entre Ganz y Langella. Este film demostraba que en Hollywood no sólo predominan los efectos visuales, frases pseudofilosóficas, cámaras alocadas y “realismo” a patadas… sino que también “la simpleza” podría ser efectiva en manos del director adecuado.

non-stop-enfadado

En esta, su segunda colaboración, Neeson y Serra apostaron por un thriller completamente hitchcockiano, donde Neeson en la piel del Marshall Bill Marks (un tipo con una vida completamente desastrosa, y alcoholizado) debe localizar a un terrorista que se encuentra entre los pasajeros del avión e impedir que se cumplan sus exigencias.
Ocurrirán cosas malas desde los primeros minutos del film, y Serra prepara al espectador para asistir a un trepidante viaje de 106 minutos donde reina la diversión pura y dura, ni más ni menos. Quien busque dramas serios y realismo tajante, se ha equivocado de película, y es que como bien reza el título del film, la cinta es completamente “un non-stop sin escalas”.

Jaume Collet-Serra se muestra como un auténtico entendedor del cine más mainstream: todas y cada una de las escenas que suceden dentro del avión están perfectamente montadas y rodadas (¡ojo! al plano-secuencia en que se muestra la tensión de los pasajeros cuando Marks les pide que pongan sus manos encima de los asientos, o la pelea en un baño ¡increíble la nitidez en un espacio tan reducido!), además la cinta cuenta con set-pieces de suspense y acción que dejan en pañales a muchas superproducciones vendidas por su enormes efectos visuales u homenajes a casporro. Seré sincero, ‘Non-Spot’ recuperó lo mejor del cine de acción de los 80 y los 90, mezclándolo con esta trama puramente de Alfred Hitchcock. En resumen, simplemente diversión pura y dura.

Destaca también el enorme acierto del equipo de guionistas que, a pesar de tener en sus manos un guión un tanto tramposo (el espectador debe suspender toda credibilidad -desde que Neeson toma el avión- en pos del disfrute), logran una atmósfera de tensión como pocas veces vista.

non-stop-pareja

Si en los anteriores párrafos dejaba bien claro lo que ‘Non-Stop’ nos ofrece, ahora tengo que dejar claro que el protagonista absoluto es Liam Neeson. Este actor lleva, desde ‘Venganza’, demostrando que es uno de los intérpretes de acción más carismáticos de estos tiempos, me atrevería incluso a decir que tiene el carisma de actores tales como: Stallone o Van Damme. Es un todoterreno, y demuestra en cada minuto de la cinta su presencia arrolladora soltando frases one-line puras y duras, y finiquitando de manera brutal cada frase que escupe. Si en ‘Sin identidad’ Neeson daba un enorme paso en cuanto a personajes con pasados problemáticos y oscuros pero capaces de romper cuellos, en ‘Non-Stop’ lo borda.

El resto del reparto queda completamente eclipsado por el actor irlandés, y es que esta película resulta un vehículo única y exclusivamente para su lucimiento. No obstante, resaltar las más que correctas interpretaciones de secundarias tales como: Lupita Nyong’o (antes de ganar su Oscar), Julianne Moore siempre competente, e incluso Bar Paly como una de las pasajeras del film (no esperaba encontrarla en el avión de ‘Non-Stop’). Por lo general, el reparto de secundarios/as están bien, pero paliden ante Neeson.

non-stop-sms

En conclusión.
Resumiendo esta crítica de Non-Stop (Sin escalas), puro disfrute. Un film que no engaña al espectador con lo que se va a encontrar: diversión sin pausa con un Liam Neeson on fire contando con un carisma arrollador. La cinta se presenta además repleta de escenas para el recuerdo. ¿Alguien se apunta? Yo desde luego lo he pasado bomba.

Tráiler de Non-Stop (Sin escalas)