The Possession (El origen del Mal)
Comparte con tus amigos










Enviar

El ya legendario Sam Raimi (‘Trilogía Evil Dead’ y ‘Trilogía Spider-Man’) fue uno de los productores de este film que hoy comentamos. Un film que se convirtió en número 1 en EE.UU. el fin de semana de su estreno batiendo a los poderosos mercenarios de Stallone y cia. Hoy reseñamos… ‘The Possession (El origen del Mal)’.

“¿Por qué es tan importante la caja para ti?”.-Clyde.

The Possession

Crítica de The Possession (El origen del Mal)

Con ‘The Possession (El origen del Mal)’ volvemos al trilladísimo tema de “las posesiones demoníacas” que tuvieron su cúspide allá por el año 1973 con el mítico film ‘El Exorcista’ de William Friedkin. Este tipo de cintas parecen nuevamente haberse puesto de moda de un tiempo a esta parte con films como: El último exorcismo’, ‘La posesión de Emma Evans’, ‘El Ritoo ‘Devil Inside’. Son películas todas estas que, con unos presupuestos modestos, “pican” al espectador con el cebo siempre atrayente de “la posesión”, fenómeno que hace que el respetable sienta curiosidad por verlas para “pasar a gusto un mal rato”. Son también cintas que suelen tener un buen arranque en la taquilla por lo anteriormente comentado, pero que una vez visto que no están al nivel esperado se desinflan rápidamente.

En esta ocasión, ‘The Possession’ nos ofrece una curiosa y original variante, en tanto en cuanto, la posesión de la persona afectada tendrá un efecto inesperado revelado casi al final del film. Un efecto que dará lugar a un clímax absolutamente terrorífico en la línea de lo visto enThe Ring (Gore Verbinski, 2002).

The Possession

Es posible adivinar también en la película un cierto guiño a ese mito del horror como fue Hellraiser(Clive Barker, 1987), y es que aquí también es una caja la que provocará el horror en una ya desestructurada familia. Ahora bien, no esperemos encontrar en esta cinta gore ni nada de eso. En ‘The Possession’, a falta de presupuesto (su coste fue de «sólo» 14 millones de $), el miedo, el susto y el terror vienen provocados fundamentalmente por la música de Anton Sanko. Una banda sonora que resulta excelentemente utilizada para crear estas sensaciones en el público.

Por otro lado, es posible ver algunas imágenes desasosegadoras a lo largo del metraje, y otras especialmente aterradoras ya en la parte final (recuerdo una que directamente me hizo recordar los juegos de “la saga Silent Hill”) pero del gore, babas, devueltos verdes y demás hay que olvidarse. No es este un film que recurra a esos celebrados artificios de mal gusto para impresionar al espectador, ni mucho menos.

Respecto al ritmo, la cinta se va tomando su tiempo en presentar a personajes y situaciones. De esta forma, avanza pausadamente incluso cuando ya la caja ha hecho acto de presencia en las vidas de los protagonistas. Hacia el final si que es cierto que podemos notar una cierta prisa en la evolución de los sucesos. Esto se explica por llevar casi 70 minutos casi sin mostrar efecto alguno de la «posesión».

The Possession

“¿Puedo quedármela?”… Abriendo la caja.

El reparto está liderado por Jeffrey Dean Morgan y Kyra Sedgwick dando vida a Clyde y Stephanie, los padres de Hannah y Emily. Clyde es un entrenador de baloncesto que, por dedicar más tiempo al deporte de la canasta que a su familia, terminó por perderla… y Stephanie es su ex_esposa que ahora vive con un tipo muy pulcro y que puede dedicarle tiempo a ella y a sus hijas. Tanto Jeffrey Den Morgan como Kyra Sedwick llevan a cabo unas buenas interpretaciones, otorgando en todo momento la veracidad pedida a sus personajes.

A Morgan y Sedgwick les acompañan como sus hijas en la ficción las adolescentes Natasha Calis y Madison Davenport como Emily y Hannah, respectivamente. Emily es una niña que ama la naturaleza y la respeta, y tiene una buena relación con su hermana Hannah, una chica que sueña con triunfar con un grupo musical que tiene con unas amigas. Es de justicia resaltar el trabajo de estas dos jóvenes intérpretes, especialmente el de Natasha Calis que será la que sufra directamente los efectos de haber abierto la caja…

Otros intérpretes que gozan de una cierta resonancia en la película son el artista conocido como Matisyahu y Grant Show. El primero como joven maestro jasidista que prestará auxilio a la familia, y el segundo como el actual acompañante de Stephanie. Ambos cumplen con su cometido.

The Possession

En conclusión.
Termino esta crítica de The Possession (El origen del Mal), pese a presentar un elemento novedoso como es la presencia de la Caja que no puede ser abierta, los efectos ciertamente originales provocados por su apertura y unas buenas interpretaciones, esta película no pasará a la historia del cine de posesiones. Se deja ver y punto. No obstante, atención a la parte final del film con logradas imágenes y secuencias terroríficas.

“Debe dejarse a la voluntad de Dios”.-Rabino.

The Possession

Curiosidades.
-Según el folclore judío existe un tipo de demonios llamados dibbucks que habitan en el limbo esperando poseer el cuerpo de una víctima inocente. Estos dibbuks eran encerrados en cofres que les impedían salir al exterior.
-‘The Possession: El origen del Mal’ se inspiró en el artículo que en el año 2004 escribió la periodista de Los Angeles Times, Leslie Gornstein sobre un anuncio aparecido en eBay en el cuál un hombre vendía una auténtica caja-dibbuk. Conocida la historia, Sam Raimi mostró un rápido interés por filmar la película a través de su productora Ghost House Pictures.
-La auténtica caja-dibbuk fue mantenida lejos del rodaje e incluso Ole Bornedal (director del film) se negó a verla, pese a ser invitado por su poseedor. Bornedal temía por los posibles efectos negativos que le pudiera ocasionar el entrar en contacto de algún modo con la auténtica caja-dibbuk.
-Matisyahu, que interpreta al joven maestro jasidista que ayuda a la familia, es una estrella jasidista del rap y el reggae conocida en todo el mundo por su nombre hebreo de Matisyahu.
-Una de las escenas cumbres del film fue rodada en el hospital psiquiátrico abandonado de Riverview cuyas ruinas aún se encuentran en pie en Coquitiam, en la Columbia Británica.
-En otra escena importante de la cinta se emplearon la friolera de 2000 polillas vivas por orden expresa de Ole Bornedal. Bornedal que quería reacciones verdaderas de los actores ante insectos vivos.

Tráiler de The Possession (El origen del Mal)

Escucha nuestro último episodio del podcast