La guerra del mañana
Comparte con tus amigos










Enviar

“Todos vosotros tenéis una cosa en común. No importa vuestra edad, profesión, etnia o género. Sea cual sea vuestra experiencia, ahora sois héroes. Habéis respondido a una llamada. Nos han mandado un grito de socorro a través del tiempo. Es la voz de vuestros hijos y os necesitan. El sacrificio que hagáis ahora… es por ellos. Por primera vez en la historia los ejércitos de todas las naciones están unidos contra un enemigo”. Amazon Studios presenta a Chris Pratt en ‘La guerra del mañana’.

“Solo quiero salvar a mi hija. Y si para ello tengo que salvar el mundo, lo haré” (Dan)

Crítica de La guerra del mañana

Si metemos todos los clásicos con mayúsculas de la ciencia ficción en una batidora y añadimos un presupuesto importante, una bien hilada historia paterno-filial y a un protagonista carismático con look típicamente de héroe inesperado a lo americano medio, entonces, el resultado irremediablemente es ‘La guerra del mañana’. Hablamos de una producción de SkyDance y Paramount Pictures que llega por todo lo alto a Amazon Studios. La plataforma de streaming lanza así un nuevo “ataque” para pelearle el pódium del streaming a Netflix.

Chris McKay se pone detrás de las cámaras en su primera gran prueba de valor en Hollywood. Y lo hace dando el salto desde la animación habiendo destacado conBatman: La LEGO Película (2017). A la misma regresará, todo hace creer que por motivos puramente contractuales, para firmar su secuela en 2022. Pero antes de eso, McKay hace equipo en ‘La guerra del mañana’ con Chris Pratt. Hablamos de un actor de sobrado carisma y probada eficacia. Su humor tontorrón y su porte de potencial action-hero le convierten en el gran reclamo del proyecto. Sin olvidar unas espectaculares set-pieces de acción y una ambientación futuro/fantástica tremebunda.

El 2 de julio de 2021 fue la fecha elegida por Amazon Studios para lanzar este film. Si no fuera por los tiempos pandémicos que nos han tocado vivir, sumados al establecimiento definitivo del streaming como plataforma para ver grandes producciones, estoy seguro que ‘La guerra del mañana’ habría sido lanzada por todo lo alto en las grandes salas mundiales. Sin la menor duda, habría sido el pistoletazo de salida a la época estival de blockbusters. A fe que, por calidad y nivel de entretenimiento, estará entre los tops de 2021 cuando toque hacer recuento de lo mejor del año. Dicho queda.

El libreto lo firma en solitario Zach Dean. De sus anteriores guiones destacó el gusto por las historias con trasfondo paterno-filial como la reflejada en ‘La huida (Deadfall)’ (Stefan Ruzowitzky, 2012), y también el ambiente a contrarreloj de ‘24 horas para vivir’ (Brian Smrz, 2017). Respecto a la trama de ‘The Tomorrow War’ con la guerra que debemos librar, la invasión alienígena y todo lo que tiene que ver con las paradojas temporales… es mejor no entrar mucho, so pena de destripes importantes. Mejor recalquemos que la cinta va transitando por caminos abiertos ya por otras epopeyas imprescindibles del género. Cintas que van desde ‘Ultimátum a la tierra’ (Robert Wise, 1951) hasta otras más o menos recientes, sobre todo de la década de los 80. A estas últimas las homenajea/visita sin rubor, pero con respeto y sabiendo ocupar un lugar propio.

La película podemos decir que está dividida en tres partes. Empezamos con la humanidad que conocemos apenas a un año vista. Este tramo son los veinte primeros minutos y sirve de presentación al personaje central. La segunda parta arranca con la virilidad de la visita en medio del partido de fútbol del Mundial Qatar 2022 con el mundo entrando en shock ante la sorprendente noticia del futuro. Este “segmento” guarda fuertes similitudes, salvando las distancias, con lo vivido en el año 2020 y la aparición de la pandemia mundial Covid-19. A partir de ahí arranca otro film, uno que prepara a los personajes para un fin del mundo con fecha fijada y para afrontar un viaje a lo desconocido… Y, por último, llegamos al futuro, con los protagonistas viajando hacia un lugar y un destino desconocido con casi los mismos conocimientos que el propio espectador.

Visualmente pocos “peros” se le puede poner al film. Desde que los “reclutados” con Dan y su pelotón, más otro equipo de veteranos, llegan a Miami en el salto, la cinta aprieta el acelerador y prácticamente nos regala set-pieces de acción y supervivencia unas tras otras repletas de fuego y ataques indiscriminados y descomunales por parte de los aliens. En este sentido, los “invasores” aquí se puede decir que son como los zombis en Guerra Mundial Z (Marc Forster, 2013), pero su barra de poder es infinitamente mayor. Se lleva la palma el impresionante momento por debajo del puente en plena huida de los reclutados. Y también destaca la espeluznante llegada por mar en el primer clímax del film. ¡Momentos realmente gloriosos por citar solo dos!

Ojo a lo muy bien llevadas que están las apariciones de los llamados “Whitespike”. También sobresale mucho la secuencia denominada como “El tele-salto”, donde los reclutados son enviados directos a la guerra sin prácticamente entrenamiento. Antes de ir con el casting mencionar que la música corre a cargo de Lorne Balfe, anterior colaborador de McKay en ‘Batman LEGO’ y, no por casualidad, un habitual de Christopher Nolan.

Sobre el casting, el ya citado Chris Pratt es el gran protagonista. Aquí encarna a Dan Forester, un más que convincente potencial salvador del mundo. También nos encontraremos con una muy endurecida Yvonne Strahovski dando vida a la General Romeo. La actriz primero adopta una pose fría muy deudora de su papel recurrente enEl cuento de la criada’… y luego abraza de lleno un bien llevado giro de guión que le hace ganar puntos de cara al espectador y a su propia interpretación. Otro rol de mujer endurecida y convincente va para Jasmine Mathews como Teniente Hart, la enviada a nuestro presenta para formar a las tropas de “voluntarios”. Resaltar que esta es la primera película para Jasmine después de intervenir en algunas series de televisión.

Junto a Pratt, y durante buenos minutos, tenemos a un grupo de tipos duros y alivios cómicos a partes iguales. Los que más destacan son: Edwin Hodge (Dorian) y Sam Richardson (Charlie). Descacharrante el momento en que Charlie entra en modo fuego contra los aliens sin parar de maldecir durante casi un minuto. También es de justicia citar de pasada a la inenarrable dupla que, durante unos minutos, forman Mary Lynn Rajskub (Norah) y Mike Mitchell (Cowan) como dos auténticos flipados de manual.

Para el final dejaremos los buenos minutos de J.K. Simmons (James Forrester) como un «Papa Noel conspiracionista». Y también los roles de la mujer e hija de Dan a cargo de Betty Gilpin (Emmy) y Ryan Kiera Amstrong (Muri). Citar por último a David Maldonado (Dobb) como voz al mando de la diplomacia. Ojo al tremendo zasca a esta que se llevan los políticos del mundo en una serie de diálogos antes del segundo y definitivo clímax.

«¡Bienvenidos a Miami! …menos mal que Will Smith no está vivo para ver esto» (Dorian)

En resumidas cuentas.
Termino esta crítica de La guerra del mañana, a pesar de una duración que sobrepasa las dos horas, se deja ver y se disfruta plenamente. Dotada de un ritmo frenético, grandes secuencias pirotécnicas y una historia de humanidad y de deber paterno-filial que engancha. Además, todo eso lo hace sin dejar de lado su clara vocación de blockbuster veraniego y su nunca rehuido tono de revisitación de los clásicos del género.

Tráiler de La guerra del mañana

Escucha nuestro último episodio del podcast