Arma letal 4
Comparte con tus amigos










Enviar

En 1998 llegó a los cines de todo el mundo ‘Arma letal 4’, la última entrega de una franquicia que se encontraba agotada tras la floja tercera entrega. Pero a pesar de este nuevo intento por revitalizar la saga, y aún teniendo en cuenta que se trata de un muy buen film de acción, las cosas no fueron todo lo bien que se esperaba, dando lugar a la muerte definitiva de la saga y de unos personajes que estaban totalmente de vuelta. Vuelve la pareja letal… aunque en esta ocasión ya no lo es tanto.

Arma Letal 4

Crítica de Arma letal 4.

Sensaciones contrapuestas he experimentado con ‘Arma letal 4’ por cada visionado que le he hecho desde el día de su estreno. Y es que he de confesar que la primera vez que la vi en el ya lejano 1998 me pareció un bodrio inapelable y un film insalvable, pero sobre todo, indigno de la saga. Una opinión que tampoco es que difiera mucho de la que tengo actualmente sobre la película, pero también es cierto que en un primer momento quizás no fui del todo justo y objetivo con esta decente cinta de acción del veterano Richard Donner, estando mi decepción motivada más por el recuerdo de las sublimes dos primeras entregas (y en menor medida de la tercera) que por la calidad de la propia película. Dicho esto es justo afirmar que como producto individual de acción tiene más personalidad y consistencia de lo que muchos creemos, sobre todo a tenor de lo visto en el cine de acción actual, algo que por aquel entonces no fui capaz de valorar apropiadamente.

Arma Letal 4

En cualquier caso, y aunque estemos ante un buen film de acción rodado con mucho más tino que la mayoría de cintas que colapsan hoy en día nuestros cines, no podemos obviar la propia naturaleza de la película como secuela, la cual pertenece a una saga que se ha caracterizado por mantener una regularidad y una fuerza narrativa que, independientemente de la simplicidad de sus guiones, sabía jugar a la perfección tanto con elementos tragicómicos como con elementos propios del blockbuster de acción más espectacular. Todo ello espléndidamente equilibrado y sin que ninguno de estos factores llegara a monopolizar en su totalidad la atmósfera de las cintas anteriores (como sí sucede en ‘Arma letal 4’, donde la comedia y la parodia no intencionada lastran el asunto de principio a fin). Si a ello le sumamos unos personajes al borde del abismo que conseguían calar hondo en el espectador, tenemos como resultado el éxito asegurado. Y tanto ‘Arma letal’ como ‘Arma letal 2’ son buenas pruebas de ello.

Pues bien, por desgracia esta cuarta entrega no contiene ni un ápice de aquello que convirtió en éxito las primeras películas de la serie. Y es que por mucho que nos pese y por muy buen film de acción que se trate, no podemos olvidar que esta película se debe de juzgar principalmente como elemento de la franquicia, y como tal debe de ser valorada. Aunque insisto, como film de acción funciona muy bien.

Arma Letal 4

De este modo me mantengo firme en esta crítica de Arma letal 4 de que estamos ante la película más floja de la tetralogía, siendo el peor enemigo de ‘Arma letal 4’ la propia mitología de la saga, pues la historia se encuentra solapada por multitud de excesos y situaciones que rompen con la línea tradicional de sus primeras entregas, convirtiendo en cierto modo el film en una especie de inconfesa parodia, a ratos incluso en comedia absurda, que la hacen indigna de pertenecer a una de las sagas de acción/drama más icónicas del cine reciente.

Entrando ya en detalles y centrándonos primero en los puntos negros de la película, comencemos por el humor reflejado en pantalla. Un toque cómico que es bien cierto que siempre ha estado presente a lo largo de la saga aunque con un tono bastante más oscuro y adulto, todo lo contrario que ocurre en esta nueva secuela, donde el humor se excede hasta la extenuación debido a un cúmulo de situaciones pintorescas impropias de la franquicia. Momentos incomprensiblemente forzados y metidos con calzador por unos guionistas que, o bien no debían de encontrarse en su mejor momento de lucidez a la hora de trazar las líneas del libreto, o bien desconocían el tono de las tres primeras películas (de hecho, ninguno de los tres responsables de guión había trabajado antes en esta saga cinematográfica).

Arma Letal 4

Por otra parte tenemos la sensación de que el director tampoco fue capaz de otorgar a la cinta aquella ‘chispa’ o garra tan característica que supo aplicar al resto de la saga protagonizada por Mel Gibson y Danny Glover, para en esta ocasión dar rienda suelta a una sucesión de situaciones insulsas y forzadas que terminan por devaluar todo el conjunto.

A saber: el ridículo momento de apertura con la broma que le propina Riggs a Murtaugh haciendo que éste último se desnude bajo al lluvia, mostrando su hortera ropa interior. O bien aquel instante tan insustancial con un tiburón recién capturado por el agente Murtaugh mientras Leo, protagonizado por un realmente insufrible Joe Pesci, deja atónito al espectador por su exagerada torpeza. Por no olvidar de la larguísima secuencia del interrogatorio al tío Benny (un Kim Chan que aún no sabemos si su papel es serio o mucho más cachondo de lo que nos hicieron creer) en la que nuestros protagonistas desperdician un precioso tiempo de metraje riendo a carcajada limpia como consecuencia de la inhalación del óxido nitroso de una clínica dental… gracias al que, por cierto, Murtaugh se entera de que su joven compañero de trabajo (con el siempre inaguantable Chris Rock en una actuación tan deplorable como su insoportable personaje) es su yerno. Y por qué no, las largas y aburridas charlas sobre el matrimonio entre Riggs y su pareja Lorna (Rene Russo en un papel para nada parecido al que tuvo en la ya floja ‘Arma letal 3’).

Arma Letal 4

Como pueden comprobar, ‘Arma letal 4’ es poco más que una forzada parodia de su propia saga, por no decir que por momentos se encuentra cerca de ser considerada como una comedia familiar. A pesar de todo, la cinta también está repleta de puntos fuertes que no la hacen tan mala como me pareció en un principio. Y es que insistiendo en lo comentado anteriormente, si miramos el film desde una perspectiva actual donde el cine de acción de ha convertido en un caro videoclip de hora y media, no nos queda más remedio que reconocer que ‘Arma letal 4’ sigue siendo una extraordinaria muestra de cine de acción 100% noventero. Aquel que se rodaba con la contundencia y el pulso que actualmente brillan por su ausencia en el cine actioner reciente. Las escenas de acción son muchas y están filmadas de un modo agresivo y brillante. Amén al combate final Mel Gibson y Danny Glover vs. Jet Li (participación que supuso su presentación oficial en Hollywood, siendo el mejor personaje de la película) o la extraordinaria persecución en la autopista; secuencias que hoy día se filmarían como mínimo de un modo atropellado y fugaz.

Arma Letal 4

Por otra parte, la cinta retrata con bastante verosimilitud el proceso de vejez de sus personajes principales, aunque en el fondo esto nos duela a los seguidores de la saga y a los que simpatizamos con el antaño alocado e indestructible personaje de Martín Riggs, el cual lucha contra su propio proceso de madurez y su inevitable pérdida de forma física, algo que también sucede con el personaje interpretado por Danny Glover. Y es que el tiempo pasa, tanto en la vida real como en el mundo del celuloide con nuestros personajes más queridos, pudiendo esto dar lugar a un pequeño hándicap que los fans de la franquicia notarán en exceso, pues realmente, y a pesar de que en este sentido ‘Arma letal 4’ resulta un film muy creíble, se echa demasiado en falta la gracia e ironía de la que hacían gala los personajes en las cintas precedentes.

Arma Letal 4

Martín Riggs ya no nos hace reír con sus arrebatos de demencia, y sus actos no son tan contundentes ni espectaculares como los de antaño. Incluso, por momentos, nos encontramos ante un Mel Gibson que parece participar en la película con una desgana inusitada, quizás la misma desgana de su personaje a la hora de enfrascarse en esta nueva aventura policial. Y a pesar de que esto tiene una justificación coherente (como decimos, el tiempo pasa y los personajes han envejecido) es imposible no dejarse hipnotizar ni dejar de recordar la personalidad y carisma que tanto Riggs como Murtau derrochaban en los inicios de la seria. Un carisma que esta secuela desaparece de los personajes.

En cualquier caso, y dejando de lado las inevitables comparaciones con sus predecesoras, ‘Arma letal 4’ es un buen ejercicio de acción y una propuesta indudablemente entretenida que no dejará indiferentes a los verdaderos amantes del cine de acción, pues, entre otras cosas, supuso la presentación en el cine Americano de un Jet Li espectacular, sin duda de lo mejor de la película junto a todas y cada una de las secuencias de acción. Pero como película del sello ‘Arma Letal’ quizás le sobra demasiado y le falta otro tanto. Eso si, el cierre de la saga es magistral y realmente nostálgico, culminando con una foto final en la que se encuentran todos y cada uno de los personajes principales de toda la saga en un gran ejemplo de continuidad y manifiesta familiaridad, algo que es, como mínimo, emotivo y que significa el cierre final del círculo y el fin de la franquicia.

Arma Letal 4