Godzilla (2014)
Comparte con tus amigos










Enviar

10 años tardó “el rey de los monstruos” por antonomasia en volver a la pantalla grande. Gareth Edwards se atrevió a resucitar al monstruo más icónico del cine fantástico, y lo hizo con una fuerza terrorífica y renovada. Cuando una malévola criatura amenaza a la humanidad ¿podrá esta depositar sus esperanzas en el imponente Godzilla, fuerza destructora de la naturaleza… o acaso el rey de los monstruos arrasará todo a su paso? ¡Damas y caballeros! prepárense para el choque de titanes de… ‘Godzilla (2014)’.

“¡Mienten, no ha sido un terremoto ni un tifón, nos están ocultando algo, algo que nos va a enviar a la Edad de Piedra!”.-Joe Brody.

godzilla2014-rugido

El “coma” de diez años de “El rey de los monstruos” y su resurgimiento.
Para saber como Godzilla entró en coma inducido por la propia Toho durante diez años tenemos que retroceder hasta 1998. En aquella época (post-Parque Jurásico’), Toho vio la gloriosa posibilidad de extender a su icono en el resto del mundo viendo los resultados de la magnífica cinta de dinosaurios de Steven Spielberg. Toho se la jugó a un “todo o nada” para ver quien se hacía con los derechos del personaje. Tras una serie de peleas con otras productoras, el gato al agua se lo llevó Tristar (actualmente conocida como Sony Pictures ya que Tristar entró en bancarrota junto con Columbia Pictures, y tuvieron que fusionarse y formar alianza con Sony para crear un estudio más potente).

Tristar compró los derechos del personaje y se puso manos a la obra para llevar al titán nipón a tierras occidentales, algo que no fue un camino de rosas: el guión de Ted Elliot y Terry Rossio no convenció a los productores, el cambio del origen de Godzilla mosqueó a la Toho, las maquetas de Stan Winston se desecharon y un Jan de Bont que venía de saborear el éxito con ‘Speed’, abandonó la producción por problemas de fecha y contrato con Fox, para realizar la regular ‘Speed 2’.

A toda prisa Tristar buscaba a un realizador capaz de levantar la producción, y esta cayó en manos de Roland Emmerich, que venía de saborear el éxito de ‘Independence Day junto con su colega Dean Devlin. Ambos fans declarados de Godzilla entraron envalentonados al proyecto, pero Toho puso una condición tajante no sólo a Emmerich sino también a Tristar: que hicieran un Godzilla diferente para el público occidental mientras que la propia Toho haría más películas con su Godzilla habitual (una estrategia y una verdad, que los fans más hardcore se niegan a creer, pero que es muy cierta). Tristar aceptó y dio luz verde al proyecto con un presupuesto de 100 millones de dólares que se incrementaron por culpa de los problemas de rodaje en Nueva York y también porque los efectos visuales necesitaban más tiempo del esperado para completarse. Al final, el coste de la cinta terminó alcanzando la friolera de 130 millones de dólares.
Cuando el film se estrenó no cubrió expectativas y además recibió críticas brutales, tanto de la crítica especializada como también de unos fans de Godzilla muy decepcionados, más que nada por el cambio de diseño que recibió el personaje, diferente al que se habían acostumbrado durante los visionados de las cintas de la Toho.

godzilla-bridge

Una acongojada Toho tuvo que ponerse manos a la obra para poder recuperar a sus fans y después de ‘Godzilla contra Destoroyah’, a prisa y corriendo, se curraron el reinicio de su saga, obviando todas las películas anteriores, salvo el original de Ishiro Honda. Así surgió Godzilla 2000′.

Lo que en un principio serían tres películas (‘Godzilla 2000’, ‘Godzilla contra Megaguirus’ y ‘Godzilla, Mothra y King Ghidorah: El ataque de los monstruos gigantes’) se terminó convirtiendo en una saga de seis películas (“la era Milennium”, quizás la más irregular) que básicamente eran seis reboots que obviaban todas las cintas originales e incluso entre ellas mismas, salvo ‘Godzilla Against MechaGodzilla’ y ‘Godzilla: Tokyo S.O.S’ que si tenían continuidad.
El problema de “la era Milennium” era claramente la obsesión de la Toho por el fracaso de la cinta de 1998 y empezaron a producir películas a casporro y sin ton ni son, única y exclusivamente para los fans del personaje, perdiendo así múltiples y potenciales espectadores a favor de un círculo cerrado de fans… algo que, para un servidor, terminó dejando bien claro una cosa: o la Toho se ponía las pilas o se despedirían de uno de los más grandes iconos del cine fantástico de manera definitiva.

El cómo se llegó “al coma inducido” de la Toho a Godzie sucede en el año 2004. Aprovechando el 50 aniversario del personaje pensaron en estrenar un film que dejara a los fans con ganas de más y poder así extender aún más si cabe al saurio radioactivo. El film, que recibió el título de ‘Godzilla: Final Wars’, fue el que dio el finiquito brutal y casi de muerte a Godzilla.

godzilla-2000

Seré claro, ‘Godzilla: Final Wars’ es la película que tenía más ambiciones de la saga de la Toho, sencillamente, porque lo que a priori podría haber sido un film de mayor calado y fidelidad al personaje, se convirtió en una bufonada de dos horas (hasta la fecha, y dentro las películas de la Toho, es la más larga), que no se sabía si se tomaba en serio o era una comedia inconfesa. La mayor particularidad de este film fue la entrada de la enorme cantidad de villanos y aliados del gran G sin un motivo explícito en la trama, tanto es así, que “Final Wars” es un escaparate para ver la larga lista de monstruos que combatió Godzilla a lo largo de su vida fílmica. Además de que su “trama” (léase la ironía) se empeñaba en seguir el esquema de las superproducciones estadounidenses y como por aquel entonces los superhéroes marvelitas estaban de moda, Ryuhei Kitamura (director del film), se sacó de la manga una organización de defensa compuesta por unas personas con poderes conocidas como ‘mutantes’ (se nota de quien se inspiraron a la hora de hacer la película) y la inclusión de secuencias de acción más dignas de una peli de serie Z de Asylum que plagiaba ‘Matrix’ (los Xiliens visten como el personaje de Keanu Reeves, sólo que más hortera y chillón, abandonando los negros por los colores metalizados) e inclusive la cámara lenta y peleas aéreas entre personajes. Todo esto distaban mucho de lo que era Godzilla o que sus responsables creyeron que se acercaba a Godzilla.

La película costó 20 millones de dólares, hasta la fecha y junto con su duración, es la película más cara y larga de la Toho. Se organizaron eventos y una brutal premiere en Hollywood para poder llamar la atención de los fans haciéndoles creer que la propia Toho se había currado una decente película de Godzilla.
Las opiniones de los más fanáticos no se hicieron esperar, catalogando al film como una película nefasta e inclusive ridícula, y dando la razón también a los críticos que presenciaron la cinta, y que sostenían que ‘Godzilla: Final Wars’ se mofaba directamente del fan y del espectador, dando lugar a una cinta no sólo floja, sino también aburrida e intrascendente… incluso de “poco seria” dentro de la saga de Godzilla. Se le asestó así al personaje un golpe crítico que obligó a la Toho a tener que dejar al personaje durante 10 años en coma para que público y fans tuvieran las ganas y expectativas necesarias para un nuevo film.

godzilla-final-wars

Durante ese periodo de tiempo, Yoshimitsu Banno, director de la psicotronica ‘Godzilla contra Hedorah (La Burbuja Tóxica)’, tuvo la idea de rodar un corto basado en su propia película, en animación 3D, con el presupuesto justo y un puñado de animadores japoneses y estadounidenses. Al principio, la propia Toho veía un potencial excelente para poder aumentar las esperanza de los fans del personaje para su gran vuelta al cine. Sin embargo, los problemas hicieron mermar la posibilidad de éxito del corto e hicieron que el propio Banno abandonara el proyecto y ofreciera el personaje a uno de los estudios más potentes de Hollywood: Legendary Pictures. Durante el 2009, Legendary fue el gran baluarte de éxito de la Warner Bros.
Banno y Toho fueron un poco miedosos en sus inicios, teniendo en cuenta que Toho estaba decepcionado con los resultados del ‘Godzilla’ de Tristar, sin embargo, Legendary fue tajante: harían el film de Godzilla que los fans esperaban y devolverían la gloria (nunca mejor dicho) al icono más grande del cine fantástico, costara lo que costara.

godzilla-2014-bocetos

Legendary, junto con Warner, empezó la búsqueda del guionista adecuado y, por increíble que parezca, el tema cayó en manos de David Callaham (guionista junto a Stallone de la notabilísima Los Mercenarios). Callaham, fan del personaje, se pulió un guión oscuro, dramático y realista. En palabras suyas: “esto era lo que Godzilla representaba: un monstruo imparable e indestructible que sólo dejaba destrucción a su paso”.
Legendary y Warner se encontraban contentos con el guión, y ni cortos ni perezosos se lo entregaron al cineasta más prolífico del cine fantástico: Guillermo Del Toro. Que un fan de Godzilla como Guillermo Del Toro se hiciera cargo de la película era algo inesperado y seré sincero, era muy bueno… pero el cineasta mejicano declinó la propuesta por su implicación enPacific Rim’, puesto que si Guillermo es fan de los monstruos gigantes… todavía lo es más de los animes japoneses. Así, Del Toro dejó a Waner/Legendary sin un cineasta para dirigir la película.

godzilla-2014-playa

El cómo Gareth Edwards llegó al proyecto fue en 2010, durante la presentación de su debut en el cine con Monsters‘. Thomas Tull y Jon Jashni se entusiasmaron tanto con la cinta ‘Monsters’ que no dudaron en ofrecerle el proyecto. Para sorpresa suya, Edwards declinó la película (sin saber qué película era… porque recibía multitud de ofertas de diferentes estudios). Sin embargo, cuando Edwards se encontraba mirando ofertas mientras visionaba Japón Bajo el terror del monstruo’ recibió una llamada de uno de los ejecutivos de Warner diciéndole que si quería dirigir la nueva cinta de Godzilla… seguro que os imagináis la cara de Edwards cuando recibió la noticia… el cineasta no dudo en ningún momento en hablar con Warner/Legendary sobre el asunto. Edwards fue claro, devolver a Godzilla al status que se merecía, y eso incluía alejarse lo máximo posible de las secuelas psicotrónicas e infantiles de la franquicia, así como de hacer un blockbuster al uso para reventar taquillas.
Con la aprobación de la Toho se dio luz verde al proyecto, no antes de reescribir el guión de Callaham que pasó por las manos de otros tres guionistas: un debutante Max Borenstein (que sólo había guionizado una película, ‘El séptimo hijo), un David Goyer que no acabó su parte por estar ocupado conEl Hombre de Acero’ y, finalmente, un fan puro y duro como Frank Darabont, que retocó muchas de las partes dramáticas y terroríficas del film escritas por los otros guionistas y fue más lejos… incluyendo de manera subliminal ciertas escenas que recordaban a recientes catástrofes en Japón (el tsunami de Fukushima y el desastre de la planta nuclear en la región). Darabont comentó que se inspiró en ellas a la hora de dotar a este Godzilla un aire realista y moderno, y dramático al mismo tiempo.

Lo del reparto fue un cantar muy diferente: para el papel de Ford Brody, tres actores fueron los candidatos, Henry Cavill (‘El Hombre de Acero’), Caleb Landry Jones (‘X-Men: Primera Generacion’) y Aaron Taylor-Johnson. Finalmente, este último se llevó el papel. El propio actor reconoció que fue “la experiencia más física de toda mi carrera”. Ken Watanabe fue una decisión de Edwards, ya que el cineasta se declara fan del actor japonés y no dudó en ofrecerle el papel de Serizawa (guiño al personaje del film original de 1954). David Strathairn y Sally Hawkins fueron más fáciles de convencer. A los que no fue tan fácil fueron a Bryan Cranston y Juliette Binoche, en los personajes de Joe Brody y Sandra Brody, ambos actores no tenían el interés en participar en el film: Cranston, fan de Godzilla, no se encontraba demasiado cómodo en una película de gran presupuesto; y Binoche alegaba que si el personaje no le gustaba, no entraría a formar parte del proyecto. En este caso no fue Edwards el que los convenció, sino Darabont y su reescritura del guión. Ambos se convencieron gracias a una de las escenas más dramáticas del film.

godzilla-2014-bryan-cranston

Con el reparto perfilado y el guión finiquitado, faltaba su gran estrella, si, la que daba título a la película: Godzilla. El coloso nipón tenía que estar preparado y tener un look fiel y, al mismo tiempo, realista y acorde con los tiempos que corren.
Gareth Edwards contrató a Weta Workshop para encargarse del diseño de criaturas, y Weta Digital junto con MPC y Double Negative como responsables máximos de los efectos visuales de la película. Godzilla no fue tan fácil como sus responsables creían: el diseño de Godzilla tardó casi un año en completarse con múltiples artworks desechados por su falta de fidelidad al personaje o porque sencillamente eran ridículos, además, para el rival de Godzilla se tardó bastante tiempo en lograr el diseño definitivo, amén de perfilarse las animáticas y previsualizaciones necesarias para las escenas de acción y destrucción de la cinta.
Con un presupuesto de 160 millones de dólares, el rodaje de Godzilla se hizo en Hawaii y en Vancuver (Canadá). También fueron necesarios rodajes en estudios repletos de pantallas verdes para lograr la epicidad necesaria que necesitaba este nuevo Godzilla.

godzilla-legendary-pictures

Crítica de Godzilla (2014).
Entrando ya estrictamente en la crítica de Godzilla (2014) cabe decir que nunca las apuestas habían sido tan altas (como rezaba aquel teaser de ‘Goldeneye’ del mítico James Bond) y era cuestión de tiempo que algún gran estudio norteamericano se volviera a interesar por el coloso radioactivo, pero, evidentemente, el anterior film de Emmerich pesaba entre los productores de Hollywood, al margen de que muchos veían improbable llevar de nuevo al monstruo a la gran pantalla. Tan sólo Legendary/Warner Bros tuvieron las agallas de asumir lo que parecía a priori una misión imposible (si se llevaba mal) porque Godzilla podrá tener sus más y sus menos, pero sigue siendo uno de los monstruos más reconocibles e icónicos del cine fantástico junto con King Kong.

Gareth Edwards logró lo que otros habían dado por imposible… hacer una buena película de Godzilla. Eso sí, no es la mejor ni tampoco es la película definitiva del personaje, pero Gareth Edwards siguió claramente los esquemas de Steven Spielberg: hay una trama currada, unos actores notablemente metidos en sus respectivos personajes, y un Godzilla que rebosa ferocidad y colosalismo por los cuatro costados y que es fiel al monstruo original.
Ahora bien, que sea una película notable no implica que exenta de fallos. Veamos, si tengo que sacarle algún fallo sería que Edwards apuesta en demasía por sugerir más al titán radiactivo y aparece menos de lo esperado (no obstante, sus apariciones son igual de memorables que las de T-Rex en la saga de “Parque Jurásico”). Además, lo que prometía tener de acción, al final, son meros teasers… que dejaron a este servidor fan del personaje un tanto decepcionado… no lo negaré.

En cambio, y a pesar de sus “fallos” este ‘Godzilla (2014)’ se destapa como un blockbuster inteligente que ofrece buenas secuencias terroríficas, no en vano, muchas de ellas recuerdan a TiburónoAlien… y también momentos que quitan el hipo de emoción (no suelo decir esto, porque rara vez me emociono y este ha sido uno de esos casos). Por último, y como gran extra, se ofrece la que será recordada como la batalla Kaiju más bestia vista en años en un cine (y lo dice uno que disfruto conPacific Rim). Edwards ofrece un tercer acto de enorme emoción, cargado de set-pieces que recuerdan al mejor cine de monstruos y, en especial, al Godzilla de la Toho. Para terminar, cuenta con uno de los finales más emotivos y bellos que un fan de Godzilla se merecía desde hacía bastante tiempo.

godzilla-2014-visor

Dejando a un lado la enorme fidelidad que muestra Edwards con el monstruo, se denota como un director de actores tremendamente efectivo, y se rodea de un reparto de rostros conocidos (más o menos) que desempeñan unas más que logradas labores interpretativas. En especial, me quedo con Bryan Cranston, quien nos regala un primer acto tremendamente emotivo, y con un Ken Watanabe que vuelve a destilar carisma (¿cuándo este legendario actor japonés no ha resultado carismático?). Por su parte, Aaron Taylor-Johnson sale bastante bien parado en su papel de Ford Brody (había quien decía que Johnson no lograba empatizar con el espectador, pero servidor, que no es fan del actor ni por asomo, reconoce que hace una más que loable labor interpretativa). También tenemos a David Strathairn que, a pesar de que sale poco, destila superioridad por los cuatro costados, una lástima que el actor de doblaje Juan Carlos Gustems no lo doblara para la ocasión (en su lugar dobló a Bryan Cranston y se nota).
Sin embargo, se nota que las tres actrices principales: Juliette Binoche, Sally Hawkins y Elizabeth Olsen quedaron relegadas a un segundo plano en favor de los intérpretes masculinos. A pesar de esto, las tres actrices fueron lo suficientemente decentes en sus respectivos roles.

godzilla-2014-ford-brody

El guión de Max Borenstein, completo debutante, resulta tremendamente efectivo, y a ratos sobresaliente, especialmente en la concepción del desastre que surge en torno a la aparición de MUTO, un extraño ser que tiene una peculiar habilidad (de la que no desvelaré absolutamente nada de su aspecto en pos de la sorpresa del lector) en donde se exhiben las citadas referencias al cine de Steven Spielberg como:Tiburón‘, ‘La guerra de los mundos’ o ‘Encuentros en la tercera fase’ e incluso guiños a otros monstruos de la galería de villanos de Godzilla (la primera aparición de Godzilla está claramente inspirada en ‘Godzilla contra Destoroyah’) y también a algunos de sus aliados como Mothra y, en especial, el aire de antihéroe de Godzilla que nos lleva claramente a “la era Heisei” con un Godzilla contundente que, aunque aparece poco, resulta ser tremendamente brutal y espectacular en su uso de sus respectivas habilidades.

En definitiva, esto es lo que los fans del personaje deseábamos desde hacía tiempo y Edwards lo hizo, pero como he dicho antes, la cinta tiene severos fallos que impiden un total y completo disfrute, en especial, lo que prometían ser dos enfrentamientos espectaculares en los trailers/teasers quedan reducidos a unos meros clips que terminan por decepcionar más que contentar. Sin embargo, Edwards lo compensa consiguiendo multiplicar el terror y el pánico ante la aparición de semejantes criaturas en una ciudad moderna, en pos de ser similar al film original de 1954.

godzilla-2014-helicopteros

En conclusión.
Aunque ‘Godzilla (2014)’ no sea el film definitivo de Godzilla que algunos se esperaron, si que resulta ser una de las películas más dignas y superiores del personaje. Enormemente entretenida, llena de guiños al cine clásico de las monsters-movies, con una dirección de puro nervio y múltiples homenajes a Spielberg. Godzilla regresó y lo hizo de manera notable.

“Lo llamamos Gojira”.-Dr. Serizawa.

godzilla-2014-serizawa