Japón bajo el terror del monstruo
Comparte con tus amigos










Enviar

El género de las “Monsters Movies” en los 50 era divertido, sencillo y sin pretensiones. Sin embargo, en 1954, una pequeña productora japonesa se lo jugó todo con una peculiar cinta de monstruos. Una película marcada por un dramatismo y terror sin parangón con unos buenos efectos y un marcado tono antinuclear. Me refiero a ‘Japón bajo el terror del monstruo’. Aquí nació Godzilla.

japon-bajo-terror-monstruo-godzilla

Crítica de Japón bajo el terror del monstruo

‘Japón bajo el terror del monstruo’ es una película que abarca muchos géneros. Entre ellos tenemos drama, terror, el cine de catátrofes, las “monsters movies” y la ciencia ficción. Estamos hablando de la que fue (y sigue siendo) una de las mayores referentes del cine fantástico durante la década de los 50. Si Estados Unidos presentó al público al que sería su monstruo oficial, King Kong, Japón haría lo mismo 22 años después con Godzilla. Eso sí, el film de Godzilla era mucho más profundo y dramático que la cinta de Kong. El director, Ishirô Honda, se atrevió a ir un paso más allá.

Las ideas iniciales eran tener a un pulpo gigante como monstruo. No obstante, Honda decidió cambiarlo por un dinosaurio. Se probaron infinidad de técnicas: desde la mítica “stop-motion” hasta poner a un actor dentro de un traje destruyendo maquetas. El supervisor de efectos no conocía demasiado bien la técnica, «suitmation», y eso que en el film se usa levemente para algunas de las secuencias de destrucción, pero no con Godzilla.

Por otro lado, corrieron rumores de que la productora se quedaba sin dinero para financiar la cinta. Esto no fue cierto, el film contó con muchos más medios que cualquier otra película de monstruos hasta la fecha. Además, Honda añadió la idea de la radiación como fuente de origen para el personaje. Esto último no agradó demasiado a los productores porque la destrucción de Hiroshima y Nagasaki aún pesaba entre los japoneses. No obstante, Honda al final logró añadir la idea de lo que el mal uso de esta energía podría provocar al planeta.

Al margen del mensaje antinuclear, Honda logra una buena atmósfera de terror. Esto lo consigue gracias a una fotografía oscura y a unos efectos de sonido increíbles. No olvidemos que Godzilla sigue teniendo uno de los rugidos más característicos del cine junto con el del T-Rex de Parque Jurásico’. Además del terror, el film sobresale por su enorme sentido del dramatismo. Si aquí hay algo que impacta es la brutal destrucción que deja Godzilla a su paso. Además de mostrar una enorme cantidad de víctimas. En este sentido, resaltar que Honda fue director de documentales durante la 2ª Guerra Mundial. Sin duda, su experiencia en la guerra fue clave para dotar a la película de un ambiente poco habitual dentro del género.

En ‘Japón bajo el terror del monstruo’ importa sentir el dolor, pánico y terror de una sociedad que está siendo brutalmente destrozada por una criatura creada por su propia ingenuidad y avances tecnológicos. De ahí que este film sea de los mejores del género. No sólo es una monster movie sino también un drama muy sólido. También es una cinta de terror y una disaster movie que logra emocionar al espectador. Atención a la magistral la secuencia de los niños de un coro cantando “Prayer for Peace”, al mismo tiempo que se muestran las consecuencias del paso de Godzilla por Tokio. Esta secuencia fue ideada por el compositor Akira Ifukube y encoge al espectador más curtido.

japo-bajo-el-terror-del-monstruo-electricidad

Partiendo de que el film cuenta con una base realista, donde no hay cabida para diálogos planos o simplones, la película cuenta con unas muy destacadas interpretaciones de un reparto de actores bastante desconocidos. Todos ellos japoneses, salvo en la versión que se estrenó en USA, censurada para su distribución allí y metiendo en ella a Raymond Burr (quien años más tarde aparecería en “El retorno de Godzilla” interpretando al mismo personaje). Según dicen, la versión americana era inferior a la nipona en bastantes aspectos. Además eliminaba de raíz el mensaje antinuclear y el dramatismo. En su lugar «perpetraron» un film netamente más infantil. Esto generó un enorme descontento entre los aficionados.

Sin lugar a dudas, el mejor personaje es el Dr. Serizawa, antiguo militar japonés reconvertido en científico. Además, Serizawa es el creador de un arma potente. Un personaje pesimista interpretado por Akihiko Hirata. En muchas de las secuencias en las que aparece se muestra como un hombre hastiado. Hastiado de un gobierno obcecado en usar sus inventos para matar más que para promover la ciencia. De esta forma, resulta el personaje más pesimista de un relato, ya de por sí, dramático y oscuro.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Japón bajo el terror del monstruo, una de las mejores monsters movies en mucho tiempo. Sin lugar a dudas, una mítica película para un personaje mítico. Destaca por su increíble atmósfera de terror, los efectos especiales, Godzilla en sí mismo, las interpretaciones de todo su reparto y la magnífica banda sonora de Akira Ifukube.

Tráiler de Japón bajo el terror del monstruo