Resacón 2: Ahora en Tailandia
Comparte con tus amigos










Enviar

Vuelve “el grupo salvaje”. Hace dos años la liaron parda en Las Vegas. Creían haber escarmentado pero… ¡¡¡se equivocaban!!! El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Y si esos hombres se llaman Phil, Stu, Doug y Alan, entonces, pueden tropezar infinitas veces en la misma piedra. Es hora de descansar y dormir la mona después de correrse una juerga “de la de Dios” por Tailandia. Es la hora de… ‘Resacón 2: Ahora en Tailandia’ (que no digan que no les avisamos).

“Phil, creo que ha vuelto a ocurrir”.-Alan.

Resacón 2, ¡Ahora en Tailandia!

Crítica de Resacón 2: Ahora en Tailandia

Todo lo que uno puede esperar de ‘Resacón 2: Ahora en Tailandia’ lo va a encontrar. Así, al igual que sucedía en Resacón en Las Vegas (Todd Phillips, 2009) los chistes subidos de tono (sobre todo de carácter sexual), las palabrotas, las groserías y las situaciones aparentemente imposibles… se repiten paso por paso y casi calcadamente en esta secuela. Secuela que es una copia descarada de lo visto en la primera parte. La única “variación” es trasladar la acción a un país tan exótico como Tailandia. Aquí hacen su aparición “viejos amigos” vistos en Las Vegas, e incluso tenemos un simpático mono en lugar del fiero tigre de Mike Tyson.

De esta forma, y tras una fiesta playera en apariencia inofensiva, el caos se desatará. En consecuencia, nuestros amigos se verán obligados a reconstruir paso a paso todas sus juergas en la madrugada tailandesa. Al igual que anteriormente se encuentran totalmente desmemoriados. Para colmo, esta ocasión, han perdido no ya a uno… sino ¡¡¡a dos amigos!!! Doug y Teddy.

Resacón 2, ¡Ahora en Tailandia!

Expuesto lo anterior, el factor sorpresa que tan bien jugó a favor de la primera entrega se pierde por completo en esta segunda parte. Lo que no se pierde son los chistes y situaciones kafkianamente divertidas e hilarantes. Todo ello provocado por el exotismo que un país como Tailandia tiene que ofrecer. Me refiero a hoteles de mala muerte, monjes, prostitutas orientales, mafiosos, transexuales… Las risas son servidas para que el espectador (sobre todo, y especialmente, el masculino) pase un buen rato de cachondeo subido realmente de tono. Conviene aclarar que ‘Resacón 2: Ahora en Tailandia’ se desarrolla cronológicamente (y respecto al primer film) dos años después de los incidentes en Las Vegas.

No hay que pedirle más a la cinta. Es una cinta honrada. Esto es lo que ofrece y al que no le guste que no la vea. En la banda sonora repite Christophe Beck, un compositor que se está convirtiendo en todo un referente a la hora de componer música para comedias. Ahí están títulos como el propio Resacón en Las Vegas’, ‘Jacuzzi al pasado’, ‘Noche loca’, ‘Salidos de cuentas’ y varias más.

Resacón 2, ¡Ahora en Tailandia!

“¡¡¡Todo esto es increíble!!!!”… Jo, qué noche 2.

Bradley Cooper, Ed Helms y Zach Galifianakis son, junto al mono, los protagonistas principales y los que más destacan. Luego tenemos a otros como Justin Bartha, Ken Jeong, Mason Lee, Paul Giamatti e incluso Mike Tyson con papeles de mayor o menor trascendencia. Pero el alma de “Resacón 2”, al igual que sucediera en la primera entrega, son “el trío calavera”.

Bradley Cooper se vuelve a meter en el pellejo de Phil. Su actuación nuevamente es muy buena. En su rol de profesor será el que, como siempre, intente calmar y encontrar solución a las situaciones más estrambóticas. Por su parte, Ed Helms es Stu, el dentista (no médico) que esta vez se va a casar. Su interpretación resulta similar a la del primer film con una vena llorona y otra de “salvaje salido”. Esta última no la que no atisbamos a ver hasta que se van reconstruyendo los hechos. Finalmente, Zach Galifianakis también regresa como Alan. Su personaje viene a ser el centro del grupo en cuanto a diversión ofrecida al espectador se refiere. En sí mismo es un esperpento. Además, el rapado “accidental” que sufre en esta secuela lo convierte en algo todavía “más grasioso” que diría el personaje de Chow.

También asoman el careto, de forma más o menos breve, otros actores como Justin Bartha que repite como Doug. Si bien esta vez no será el centro principal de la búsqueda del trío protagonista. También sale Ken Jeong nuevamente en su “alocado” papel de Mr.Chow, ese mafiosillo desnudo del maletero de la primera entrega. Aparición de Mason Lee en el rol de Teddy que dará muchísimos quebraderos de cabeza al trío protagonista. Destacar que este fue su debut oficial en el cine. Finalmente, tenemos unos cameos más o menos importantes de Paul Giamatti y Mike Tyson.

Phil, Stu y Alan

En conclusión.
Los guionistas de esta secuela no se rompieron precisamente la cabeza a la hora de escribir el guión. Si os gustó el primer film correr a darle al play. Concluyo esta crítica de Resacón 2: Ahora en Tailandia afirmando que es exactamente más de lo mismo. La única variación destacada es desarrollar la acción en un entorno más exótico como es Tailandia. ¡Está dicho!

“Esta vez sí que la hemos jodido”

Curiosidades.
-El mono de la película es en realidad una mona capuchina llamada Crystal. Esta mona tenía diecisiete años cuando se rodó la película y era propiedad de ‘Birds and Animals Unlimited’. Vivía con su entrenador, Tom Gunderson, junto con su mujer y sus hijos, además de con otro mono capuchino, Squirt, que era su doble. Crystal tiene una larga trayectoria en cines y ha participado en más de 20 películas como ‘Noche en el museo (Shawn Levy, 2006) o ‘El tren de las 3:10(James Mangold, 2007).
-‘Resacón 2 Ahora en Tailandia’ se rodó en los estudios de la WB en Burbano, Bangkok y Krabi. El gestor de localizaciones de la cinta tuvo que obtener la autorización de más 200 jurisdicciones, además de cientos de tiendas, y también encontrar espacios en una ciudad abarrotada para albergar todos los camiones y los equipos necesarios para la producción.

Tráiler de Resacón 2: Ahora en Tailandia