Ice Road
Comparte con tus amigos










Enviar

El tiempo corre en contra de unos mineros atrapados y sólo un convoy de tráilers liderados por Liam Neeson puede facilitar los medios para salvarlos. Es el momento de que entren en acción los héroes de la carretera. Sin embargo, los camioneros no lo tendrán nada fácil al conducir sus poderosos camiones por una peligrosísima ruta conocida como ‘Ice Road’.

“¡A por los toros!” (Jim Goldenrod)

Crítica de Ice Road

CODE Entertainment es una compañía que ofrece films de presupuestos controlados y para la que ya han trabajado artistas en horas bajas como John Travolta, Ray Stevenson o Dominic Purcell. Ahora nos presenta ‘Ice Road’. Esta producción consiguió luz verde en agosto de 2019 cuando Liam Neeson estampó su firma como protagonista. Y al frente de esta épica aventura de camioneros por territorio helado los mandamases de CODE volvieron a confiar en Jonathan Hensleigh, director que ya había trabajado con ellos en el pasado. Además recordemos que fue el responsable de la poco valorada The Punisher (2004). Hensleigh presentaba así su nueva película: “Nunca he olvidado ‘El salario del miedo’ desde que la vi de niño y ‘The Ice Road’ sigue esa tradición. Además, cuando se trata de llevar inteligencia y alma a una película de acción y aventuras Liam Neeson es incomparable”.

En relación a lo anterior, las expectativas del film cayeron un poco cuando CODE vendió sus derechos de exhibición en Estados Unidos a Netflix por unos 18 millones de $. Hablamos de una cifra realmente baja para lo que suelen pagar las plataformas de streaming por las “grandes películas”. Eso sí, en varios países se mantuvo su estreno en cines. Este ha sido el caso de España donde nos ha llegado a las grandes salas gracias a eOne Films Spain.

En ‘Ice Road’ vemos como se cambia el caluroso ambiente latinoamericano de ‘El salario del miedo’ (H.G. Clouzot, 1953), o el sudamericano de Carga maldita (William Friedkin, 1977), por las heladas zonas de Manitoba en Canadá. De resto ya sabemos lo que esperar con los camioneros pasando las de Caín tratando de llegar a su destino lo antes posible. El propio Hensleigh ejerce como guionista y se apaña un giro a mitad de metraje que sirve de crítica a los gerifaltes de las grandes compañías. Esto tampoco es algo novedoso pero “condimenta” y dificulta más el viaje de Neeson y compañía.

Un problema grave que le veo a la película es que, al alternar el montaje entre el viaje de los camioneros y la dramática situación en la mina, una parte flojea claramente. Y esta no es otra que la de los mineros. Salvo momentos puntuales, no se consigue generar la tensión suficiente en los túneles ni tampoco empatizamos con ningún minero. Quizás habría sido mejor meter más odisea por carretera y olvidarse un tanto de la situación en la mina.

Por otro lado, lo cierto es que ‘Ice Road’ donde debía destacar es en el apartado de los camiones y ahí la cinta cumple sobradamente. En pantalla podemos disfrutar con tres poderosos tráilers a cuya cabeza va el Kenworth rojo conducido por Liam Neeson. Como era de esperar, durante el trayecto por “la ruta de hielo” surgirán diferentes incidencias que nos harán temer lo peor. Así pues, podremos ver hundimientos, volcaduras, derrapes e incluso presenciaremos carreras contrarreloj con los camiones enganchados unos a otros. Por si fuera poco disfrutaremos de un pequeño homenaje a las citadas películas cuando uno de los tráilers deba atravesar un puente en mal estado. Todas estas set-pieces y algunas más… están francamente bien rodadas y son un caramelo para los que gozamos con este tipo de aventuras épicas por carretera. Lamentablemente algunos efectos CGI cantan bastante y restan realismo.

“Con un poco de suerte quizás hoy nos toque la lotería”. Salario maldito.

Dejando de lado los colosales tráilers, el otro gran aliciente para ver esta película es el protagonismo de Liam Neeson. Aquí interpreta a Mike McCann, un camionero experto pero problemático. Ni que decir tiene que este papel no supone ningún reto ni tampoco ningún misterio para Neeson que lo solventa de manera sobrada y con palillo en la boca…

En el puesto de copiloto, y como mecánico de su Kenworth, tenemos a Marcus Thomas encarnando a Gurty, el hermano pequeño de Mike y que es un auténtico manitas de los motores, aunque arrastra una importante minusvalía de sus tiempos como veterano de guerra. El papel de Thomas es realmente tierno y es imposible no cogerle cariño a su personaje por lo noble e indefenso que se le aprecia en varias escenas.

En el reparto también encontramos a otros dos veteranos ilustres. El primero es Laurence Fishburne dando vida a Jim Goldenrod, el honrado dueño de un taller de tráilers que selecciona a los camioneros y se une a ellos en un tercer camión. Y el segundo es Holt McCallany que interpreta a Lampard, el jefe de los mineros atrapados que se ocupa de mantener la calma y conservar las esperanzas de sus compañeros. En minutos sale ganando McCallany sobre Fishburne. ¡Atención a cuando se ve obligado a coger un “mechero” para quitar de la cabeza ideas extrañas a sus camaradas!

Del resto del elenco también hay dos papeles con mucho brillo. Me refiero a Amber Midthunder y Benjamin Walker. Amber encarna con gran temperamento a Tantoo, una india rebelde y experta conductora que será seleccionada para el convoy de rescate. Y, precisamente, de interpretar a su compañero se ocupa el citado Benjamin Walker como Tom Varnay, el representante de la aseguradora que se ve obligado a ir en el camión de Tantoo. Finalmente, cierran el casting Matt McCoy y Bradley Sawatzky como los responsables directos de la mina de Katka. ¡Ah! y aparición final para Matt Salinger, el Capitán América de los 80, para ajustar cuentas.

“Mis ruedas empiezan a estar desgastadas” (Mike McCann)

En conclusión.
Termino esta crítica Ice Road, una película que cumple bastante bien con lo prometido en su tráiler y con las expectativas que deposité en ella. Creo que será especialmente disfrutable para los que, como es mi caso, sabemos apreciar las cintas que tienen como protagonistas a los camioneros, auténticos héroes al volante de gigantescos dinosaurios metálicos. Este tipo de films no abundan y hay que saborearlos al máximo.

Relacionado: Películas de camioneros.

Tráiler de Ice Road

Escucha nuestro podcast