Hogar
Comparte con tus amigos










Enviar

“Nuestro protagonista es el espejo roto en el que se reflejan, de forma distorsionada y monstruosa, las aspiraciones más materialistas de la sociedad actual. Un monstruo que se oculta bajo la plácida superficie de la vida cotidiana”. Alex y David Pastor nos presentan a Javier Muñoz en su propio ‘Hogar’.

“Ahora tengo un objetivo al que voy a dedicar todas mis energías. Se acabó eso de mirar cómo otros disfrutan de algo que ni saben apreciar ni se merecen” (Javier Muñoz)

Crítica de Hogar

En Cineycine continuamos siguiendo la trayectoria de los hermanos Pastor (Alex y David). Ambos han venido desarrollando conjuntamente su trabajo en la gran pantalla desde que los conociéramos allá por 2009 gracias aInfectados (Carriers)’. Posteriormente lanzaron una cinta de tanta actualidad como, desgraciadamente, es hoy Los últimos días (2013). Y ahora nos llegan directos a Netflix con su tercera película: ‘Hogar’.

Naturalmente en ‘Hogar’ ambos hermanos también se han ocupado del guión regalándonos una historia que es un caramelo. ¡Ojo! es un caramelo para los que disfrutamos con las películas de acosadores y las invasiones domésticas. En base a estos dos sub-géneros han construido toda la trama del film. De las películas de acosadores se toma al típico personaje que se cuela en tu vida de manera inocente y, poco a poco, te la va destruyendo. Por otro lado, de las invasiones domésticas se toman todas las furtivas incursiones que Javier hace en el piso cuando este ya no es suyo. Estas incursiones le valen para tomar valiosa información que luego empleará maliciosamente.

Films de temáticas parecidas o similares a ‘Hogar’ los hay a patadas, tanto nacionales como internacionales. Quizás el más parecido (y reciente) a todo lo que vemos aquí seaMientras duermes (Jaume Balagueró, 2011). Sí allí nos encontrábamos a un perverso Luis Tosar capaz de cualquier felonía, aquí ese rol pasa a desempeñarlo un Javier Gutiérrez que poco o nada tiene que envidiar al César de Tosar. Ambos personajes podrían competir en igualdad de condiciones al sociópata español del siglo.

En principio se puede interpretar que toda la maldad del protagonista de ‘Hogar’ viene como consecuencia de perderlo todo. Sin embargo, a poco que uno examine las relaciones del personaje con su propia familia a lo largo del metraje se dará cuenta de que la perversidad del protagonista siempre estuvo ahí latente… basta con comprobar cómo quiere más a su coche que a su propia esposa (ojo a los planos acariciando el volante). Perder su gran casa y verse trasladado a los barrios humildes de Barcelona tan sólo es el detonante. Estos aspectos quedan bastante bien expuestos en el libreto de los hermanos Pastor y se agradece toda su narración, tanto la literaria como la visual.

Visto todo lo anterior, el mensaje principal de la historia es muy claro: mucho cuidado con a quién dejas entrar en tu vida porque lo puedes pagar muy caro. De pasada también se tocan otros temas como el bullying, la falsedad de las relaciones laborales, el paro, los traumas familiares e incluso la pedofilia. Precisamente, este último tema será empleado por los hermanos Pastor para meter en apuros a Javier creando una subtrama que implicará a otro personaje. Esta subtrama no es algo esencial en el devenir del film, pero se agradece por ver al perverso Javier contra la espada y la pared.

Respecto a la filmación decir que casi toda ella tuvo lugar en Barcelona. En la ciudad condal se grabó en diferentes zonas: L’Eixample, Graciá, Nou Barris o Les Corts. Muy llamativas resultan determinadas calles con sus empinadas cuestas. Cuestas por las que Javier obliga incluso a correr a su obeso hijo adolescente. Por otro lado, también hay que resaltar la belleza de algún plano aéreo nocturno y la filmación de dos o tres accidentes importantes que tienen lugar en la película. Por supuesto, también destaca cómo se busca intencionadamente los contrastes entre los interiores de los pisos. No hay más que ver la elegancia, amplitud y luminosidad del piso que Javier sigue considerando “su casa” y la fealdad, estrechez y oscuridad del nuevo piso que se ve obligado a ocupar con su familia. Buen trabajo también en este aspecto del fotógrafo Pau Castejón.

“La vida que mereces”. La casa de tus sueños.

Paso ahora a comentar el reparto que resulta más bien corto. El gran protagonista es Javier Gutiérrez interpretando a Javier Muñoz, un publicista de gran éxito al que el film presenta ya en su cuesta abajo buscando un nuevo empleo con una edad que le cierra todas las puertas. La performance de Gutiérrez es igual a la ya referida de Luis Tosar en ‘Mientras duermes’. En pantalla tenemos a un tipo que es incapaz de sentir cariño por nadie y que al verse hundido deja que su lado sociópata se apodere completamente de él. Ojo al discurso que lanza mirando a Tomás y diciéndole indirectamente que su vida es su próximo objetivo. Ese discurso estremece porque está expuesto con total convicción y sin ningún titubeo. Amén de que sabemos que lo va a intentar por todos los medios…

El otro protagonista destacado es Mario Casas que no aparece hasta pasados unos 20 minutos en el rol de Tomás, un buen hombre que no duda ni un instante en ayudar a Javier, abriéndole incluso su propia vida… He de decir que sorprende mucho esta actuación de Casas porque deja salir su lado más blando y débil. Choca mucho ver a un intérprete alto y fuerte como él poniendo voz de bonachón y creyéndose todas las patrañas que le cuenta Javier. El motivo de la influencia tan fuerte que Javier ejerce sobre Tomás es algo que se va exponiendo perfectamente en el film y que aquí no cabe spoilear.

Finalmente, en la película también tenemos a Ruth Díaz y Bruna Cusí como Marga y Lara, las mujeres de Javier y Tomás. Ambas actrices también están francamente bien pero claramente quedan tapadas por sus “maridos”. En el caso de Marga la vemos como, poco a poco, Javier la va apartando de su vida como a un mueble viejo. Por otro lado, Lara es una rica heredera con ciertas capas de infelicidad que serán aprovechadas por Javier. Finalmente, ojo a la aparición de David Ramírez como un “jardinero para todo” que pondrá en aprietos a Javier. Sin duda, un tercer elemento discordante con el que nuestro maquiavélico protagonista no contaba…

“El secreto está en verlas venir” (Tomás)

En conclusión.
Termino esta crítica de Hogar, una película para ser paladeada por todos aquellos que disfrutamos con el cine de inteligentes y maquiavélicos acosadores. Los hermanos Pastor no descubren la pólvora pero hilan perfectamente toda la trama y te mantienen pegado a la pantalla siguiendo las fechorías protagonizadas por Javier Gutiérrez. En definitiva, un film que da lo que se espera y quizás algo más…

Tráiler de Hogar