Los últimos días
Comparte con tus amigos










Enviar

Y llegó un tiempo en que los hombres y las mujeres tomaron miedo a salir al exterior. Nadie sabe a ciencia cierta como comenzó todo. Pero lo que sí se sabe es que este tiempo fue conocido como… ‘Los últimos días’.

“Esto ya hace tiempo que se terminó. Lo que pasa es que no quisimos enterarnos”.-Enrique.

Los últimos días

Crítica de Los últimos días

Àlex y David Pastor nos arrojan a la cara otra historia “apocalíptica” siguiendo la línea de desesperanza que marcaron con Infectados (Carriers)’. En “Infectados” la humanidad se veía afectada y diezmada por un virus extraño. En ‘Los últimos días’, el ser humano se ve azotado por un inexplicable miedo a salir del interior de los edificios. Esta línea argumental, en cierta medida, es “deudora” de ‘El ángel exterminador’ (Luis Buñuel, 1962). También recuerda a algunos de los miedos y anomalías presentes en ciertas cintas de M. Night Shyamalan.

Pero en este film no sólo tenemos ese miedo a salir al exterior. Àlex y David también retratan con acierto la incomunicación en la que vivimos actualmente. Sí, puede parecer irónico que, con los adelantos que hay en las comunicaciones, pueda existir actualmente incomunicación entre los seres humanos, pero la hay, y mucha. Incomunicación global de no enterarse de lo que pasa. Cómo bien comenta en un momento dado Marc: “Está pasando algo y no nos estamos enterando”. Y, también, incomunicación personal con esos vecinos de los que no sabemos nada. Incluso incomunicación con los propios seres queridos.

Los últimos días

Ahora bien, no todo lo reflejado en ‘Los últimos días’ es negativo. También hay sitio para ver que por mal que se pongan las cosas, siempre hay un atisbo de esperanza para el hombre. Esperanza representada por el compañerismo, las ansías de sobrevivir y el amor. Precisamente, estos sentimientos son los que empujan a Marc y Enrique a seguir mirando hacia delante.

Todo esto que os he descrito en los párrafos anteriores es lo que nos ofrecen en esta original y curiosa aventura los hermanos Pastor. Eso y un buen retrato de una Barcelona abandonada a su suerte. Una ciudad que vamos viendo gracias a los planos generales que nos son mostrados en la película. Una película que resulta francamente entretenida en la medida en que te quieras creer lo insólito que nos cuenta.

Obligatorio resulta destacar que está muy bien montada. En este aspecto destaca la buena utilización del flashback para que el público pueda llegar a conocer, más o menos, cómo se llegó a la tremendísima situación actual. Por otro lado, presenta algunos momentos de acción bastante bien resueltos. Y, finalmente, Fernando Velázquez marca el ritmo en la banda sonora. Recordemos que este compositor español ha compuesto las bandas sonoras de films como Mamá’, ‘Lo imposibleoLa cumbre escarlata’.

Los últimos días

¿Qué nos queda?”… Calles de miedo.

Los dos protagonistas principales son Jose Coronado y Quim Gutiérrez como Enrique y Marc. Enrique es un inmisericorde supervisor de Recursos Humanos. En su último encargo ha sido enviado a la empresa de Marc para hacer limpieza en la plantilla. Por su parte, Marc es un informático que trabaja en la seguridad de redes de la empresa. Está enamorado de su novia, Julia, y vive con ella en un piso de Barcelona.

Tanto Coronado como Gutiérrez están muy bien en este film. La película es para ambos un tour de force interpretativo y físico. Sus personajes protagonizan una verdadera odisea por los subterráneos de la Ciudad Condal. Unos personajes antagonistas pero entre los que se va a crear una absoluta relación de dependencia. Prueba de esto es la frase que Enrique le dice en un momento dado a Marc: “Tú y yo necesitamos un trato y no necesitamos más enemigos”. Mucha parte de culpa (sino toda) de que nos creamos lo que vemos en pantalla la tiene la actuación ambos actores.

Con una aportación menor cabe citar también a Marta Etura encarnando a Julia, la ya citada novia de Marc. Su presencia en pantalla es mucho menor en minutaje en comparación a Jose Coronado y Quim Gutiérrez. No obstante, cuando entra en escena también lo hace de manera destacada y no como una “simple” secundaria.

¿Cuánto hace que no sales a la calle?”.-Marc.

Quim Gutiérrez y Jose Coronado

En conclusión.
Termino esta crítica de Los últimos días, un film para entretenerse y sorprenderse con una historia diferente. Una historia alejada de los registros más habituales de nuestro cine. En pantalla tenemos una notable odisea que conectará con el público en la medida en que este quiera creerse lo insólito de lo que se que cuenta. Sólo por esto, el film de los hermanos Pastor ya merece la pena.

Tráiler de Los últimos días