Gretel & Hansel
Comparte con tus amigos










Enviar

“Acercaos y escuchadme con atención. Esta es la historia de la preciosa niña con la caperuza rosa. Su llegada al mundo fue un regalo para sus padres en una época de gran hambruna y sufrimiento. El pueblo entero coincidió en que no había niña más hermosa. Pero la enfermedad se ensañó con ella y vaticinaron que su primer invierno sería también el último. A su padre, un hombre nunca dispuesto a resignarse, le llegaron rumores sobre una hechicera que tenía el poder de sanar cualquier dolencia. La única condición era que el padre debía ser valiente y confiar en la oscuridad. Y lo fue. Y lo hizo. Pero cuando la hechicera le arrebató la enfermedad dejó un don en su lugar…”. Esta es la historia de ‘Gretel & Hansel’.

“Cuidado con eso querida. No quisiera que empezaras algo que no puedes parar” (Anciana)

Crítica de Gretel & Hansel

Los avances en forma de fotos y tráiler de la cinta que hoy nos ocupa, y el punto de partida que proponía, la colocaron desde su gestación entre las curiosidades del 2020 en cines. No obstante, los convulsos tiempos políticos, sociales y sanitarios en los que vivimos, han hecho que ‘Gretel & Hansel’ nos haya llegado con retraso y directa a plataformas de streaming. El film se rodó en el ya lejano verano de 2018 en Irlanda y se lanzó casi de tapadillo el pasado 22 de julio de 2020 en España.

De entrada, el título ya es una declaración de intenciones del tono por el que va a transcurrir la cinta. El hecho de haber invertido el orden del protagonismo de los hermanitos no es ninguna nimiedad. Esto supone un “retoque” claramente empoderado. Al mismo tiempo, también nos encontramos con un oscuro, pesimista y descarnado giro al famoso cuento de los Hermanos Grimm escrito en el siglo XVII. Por lo menos a las versiones previas que todos conocemos.

En labores de dirección tenemos a Oz Perkins que entrega una película bien ambientada y con cierta tensión. Rápidamente nos pone en situación e incluso es capaz de introducir imágenes que produce un importante desasosiego. Por supuesto hay algunos jumpscares inesperados. Así pues, el comienzo del film se puede calificar incluso como prometedor. Sin embargo, luego va cayendo en temas sociales de actualidad metidos en una historia de otro tiempo. Se da pie así a una curiosa analogía para con el poder femenino de decidir “qué quieren ser y qué no están dispuestas a ser”. Luego viene todo lo que tiene que ver con el cuento tal y como lo conocemos y su perversión. Por último tenemos un clímax que cada uno deberá de tomarse como crea conveniente, ya que se presenta realmente abierto a varias interpretaciones.

Se nota que la cinta quiere abarcar mucho en poco tiempo. En este sentido, su duración, sin contar créditos, no pasa de los 82 minutos. En consecuencia, al final todo acaba atropellándose irremediablemente… a pesar de algunos detalles que sí merecen atención (cierto plano de un hacha casi al final marcando el destino). Es innegable que ‘Gretel & Hansel’ tiene un cierto poder de sugestión, pero de ahí a ser un gran film, o siquiera una buena película de forma global, va un trecho.

En relación a lo comentado en párrafos anteriores se puede decir claramente que la cinta va de más a menos. Por un lado, nos dejan totalmente descolocados sus primeros treinta minutos. En ese tramo asistimos a la historia sobre la niña de la caperuza rosa y a la entrada de Gretel aguantando el tipo ante las insidiosas miradas y retos verbales que le va presentado la anciana en pro del empoderamiento de la mujer y en pro de su libertad para elegir lo que quieren ser antes que lo que deben ser.

Precisamente, la entrada en liza de la anciana (la bruja u Holda) es la que nos hace recular. Incluso a más de uno le hará revolverse en sus asientos al ver por donde va cayendo la trama en la siguiente media hora. Esa parte puede desorientar y quedar tapado parte de su mensaje por lo bien “pintado” que está a nivel caracterización su personaje. Sin embargo, el fondo (toda vez se descubren las cartas) es como el algodón: no engaña. Por último, la media hora final va acumulando despropósito tras despropósito. En esa parte el film se fusiona de lleno, sin ningún tipo de remilgo, con la indescriptible La bruja (Robert Eggers, 2015), una pequeña obra que algunos sitúan entre lo mejor del cine de terror reciente y para otros como un largometraje a olvidar.

Párrafo al margen para algunas decisiones de guión y de montaje que dejan bastante que desear. Especialmente por lo inexplicable que resulta, desde un punto de vista de pura lógica, como un personaje va acechando a otro sin que este se percate, a pesar de estar totalmente en su punto de mira. Por no hablar de todo lo que tiene que ver con el poder de la bruja y su desaparición de la ecuación, lo cual puede producir hasta risa. No ayudan tampoco las decisiones de filmación de diferentes estilos. Me refiero a momentos de filmación tradicional para luego mezclarlo con escenas en forma de documental o cámara en mano que parecen de otra película.

Respecto al casting, la película fue prevista pensando en un protagonismo absoluto para Sophia Lillis. Tan es así que ella fue la primera en ser contratada como Gretel y alrededor de su figura se fue gestionando el resto del elenco. La joven actriz simplemente está correcta. Su personaje deambula entre la dureza autoimpuesta de la Beverly joven de It (Andy Muschietti, 2017) y la ironía de su rol en la serie Esta mierda me supera (2020). Así las cosas, acabamos por ver a la Lillis que conocemos y esto para ella no representa un gran reto.

Al margen de Lillis se cuenta con el debutante Samuel Leakey como su hermano Hansel. Por parte de la bruja, Holda, son varias las actrices que la encarnan, principalmente Alicia Krige. En su versión de anciana realmente produce escalofríos cada vez que aparece en pantalla poniendo muy nervioso al espectador que ya conoce previamente cuáles son sus planes. Con ese detalle juegan hábilmente durante un tiempo el director y el guionista. Todo hasta que, finalmente, se descubren sus intenciones y van uniendo con lo narrado voz en off en el comienzo. Un inicio que sirve de presentación de esta review sobre la leyenda de la niña de la caperuza rosa.

En resumidas cuentas.
Termino esta crítica de Gretel & Hansel, un film que queda como curiosa variación de la historia pero poco más. Nunca llega siquiera a rozar lo prometido en su inicio y entra de lleno en ese terreno a medio camino entre lo inclasificable y la pretenciosidad. No pasa del aprobado justo y contiene algunos momentos que incluso pueden calificarse de vergonzantes.

Tráiler de Gretel & Hansel