Doctor Sueño
Comparte con tus amigos










Enviar

“Recuerdo que cuando yo era muy pequeño mi abuela y yo teníamos largas conversaciones sin que despegáramos los labios. Ella lo llamaba ‘el resplandor’… y durante mucho tiempo estuve convencido de que sólo ella y yo lo teníamos. Seguro que tú también pensabas que eras el único, pero hay otros que lo tienen. La mayoría no lo saben o no se lo creen…”. Llegó el momento de continuar la historia de Danny Torrance más conocido ahora como ‘Doctor Sueño’.

“No sé si son poderes. Yo lo llamo el resplandor” (Danny Torrance)

Crítica de Doctor Sueño

En 1980 llegaba a los cines de todo el mundo El resplandor’, la famosa película dirigida por Stanley Kubrick adaptando la novela de Stephen King. El resultado fue todo un film de culto y una de las mejores películas de terror de la historia. Sin embargo, el célebre escritor de Maine siempre la “repudió” porque Kubrick la adaptó a su propio estilo. Tan es así que, en 1997, King celebró y apadrinó una miniserie homónima protagonizada por Rebecca De Mornay y que muy pocos vieron.

Los años pasaron y, en 2013, Stephen King publicó una nueva novela titulada ‘Doctor Sleep’. El escritor la configuró como la secuela de ‘The Shining’ y desveló a su gusto todos los misterios de su obra precedente. Ahora el poder de “el resplandor” pasaba a conocerse como “vapor” y se presentaba a un extraño grupo, el Nudo Verdadero, que cazaban a los que lo poseían. Rápidamente la novela se convirtió en otro éxito para King y se estudiaron sus posibilidades cinematográficas. El trabajo lento pero seguro y su buen hacer convirtieron a Mike Flanagan en el candidato idóneo para llevar esta secuela al cine. Brevemente estos han sido los antecedentes que nos ha traído hasta aquí. Ahondemos ahora en lo que nos ofrece ‘Doctor Sueño’ como película.

Y lo que nos ofrece ‘Doctor Sueño’ es un intento por contentar a todo el mundo, a los fans del libro de King y a los del film original de Kubrick. Con respecto a los primeros, destaca la colaboración y bendición que Flanagan ha recibido de Stephen King. Y con respecto a los segundos, destacan los numerosos homenajes al film de Stanley Kubrick. Este intento por contentar a todos es algo que Flanagan ni tan siquiera se ha molestado en ocultar en las entrevistas promocionales ni en la propia película. Así pues, el resultado de la experiencia dependerá de tu grado de satisfacción con la novela ‘Doctor Sleep’ y con la película ‘El resplandor’. Ni más ni menos.

En relación a lo anterior, y por mi parte, tengo que decir que el guión (escrito por el propio Flanagan) y la película “resplandecen” cuanto más se acercan al film de Kubrick. Por el contrario, ambos se “desvanecen” cuanto más se acercan al ‘Doctor Sleep’ de King. Lo cierto es que esto no es ningún misterio. Como fan de ‘El resplandor’, cada vez que en ‘Doctor Sueño’ se citan los sucesos de la película original, volvemos a la misma o a sus lugares comunes, es cuando el entusiasmo se apoderaba de mí. Por el contrario, la nueva trama presentada con Rose y sus acólitos la considero un despropósito y algo mil veces visto y sin ningún tipo de originalidad. King tiró por tierra un concepto y una brillante idea original (el resplandecer) para convertirlo casi en una vulgaridad.

En relación a lo anterior, en el film presenciamos tres tramas paralelas que se van conectando poco a poco. Dos de ellas resultan interesantes teniendo como protagonistas a Danny Torrance y Abra Stone. La tercera sigue los pasos de la chistera Rose y su grupo. Volver a ver a Danny de pequeño y seguir su evolución adulta intentando explicar y escapar del pasado es algo francamente atractivo. Lo mismo puedo decir de su conexión con Abra y cómo esta va descubriendo sus poderes. En cambio, toda la trama de Rose y su grupo me interesa poco o nada por cómo se desvirtúa todo el misticismo original. Por si fuera poco, toda esta última idea resulta ridícula al convertir a Rose y su séquito en meros vampiros sedientos de “vapor”. Un “vapor” que incluso conservan en termos metálicos. Hay cosas que es mejor no explicar jamás…

Respecto al trabajo visual llevado a cabo por Flanagan decir que este es totalmente heredero de lo visto enLa maldición de Hill House (2018). Las tomas, los planos, la ambientación, la fotografía, algunas apariciones fantasmales… casi todo te deriva al trabajo visual desempeñado en la serie de Netflix. No en vano, Michael Fimognari es el director de fotografía tanto en la serie como en la película.

Por supuesto, también destaca el intento visual por retrotraernos a la atmósfera del film de Kubrick. Para ello se revisitan los personajes y lugares originales. Al respecto de los primeros decir que se han contratado nuevos actores para sustituir a los precedentes con desigual fortuna. Con respecto a los lugares, comentar que la labor de recreación es francamente buena. Aquí regresaremos al Overlook pero en una versión mucho más sucia y tétrica.

También hay que destacar el gran desempeño llevado a cabo en la banda sonora. Cierto es que no está al nivel de la original. Ahora bien, el trabajo de The Newton Brothers es muy destacado sonando en casi toda la película. Especialmente sobresalientes son sus compases con tonos escalofriantes y replicando incluso el latir del corazón. Atención también a su homenaje en los créditos finales con la misma música de baile que sonaba en ‘El resplandor’. Un diez.

“Las cosas oscuras se comen lo que resplandece”. El resplandor II.

En las interpretaciones empiezo con Ewan McGregor que transmite bien dos estados de ánimo bien diferentes. Al principio lo encontramos como un acabado Dan Torrance entregado a la bebida y a la mala vida. Posteriormente reacciona y logra enderezarse transmitiendo una gran calma como “Doctor Sueño”. Finalmente, se revela como un hombre valiente para ayudar a la adolescente Abra Stone.

Interpretando a Abra Stone tenemos a Kyliegh Curran en la que es su segunda película para cines. Decir que Kyliegh demuestra su joven valía y logra una actuación de buen nivel codeándose con McGregor y, sobre todo, con Rebecca Ferguson, a la que planta cara en más de una ocasión. Ahora bien, el problema lo tiene con su personaje. Abra parece demasiado lista para Dan Torrance y excesivamente poderosa para Rose. Así pues, casi en ningún momento llegamos a temer por ella. Un fallo tremendo, sin duda.

Respecto a Rebecca Ferguson decir que ella es la mejor de todo el casting como Rose y por ello merece un párrafo al margen. La actriz sueca consigue recrear una villana de primer nivel y el film sube enteros cada vez que ella está en pantalla. Rose es la líder del Nudo Verdadero y como tal la sientes en la película. Su lema es: “Come bien, permanece joven y vive mucho”. Gracias a Rebecca algo tan ridículo como la captura del “vapor” en “termos” no cae en el esperpento más total y absoluto. Incluso sale bien parada de las estrambóticas pintas de su personaje.

Del resto del elenco la verdad es que hay muy poco qué decir y solamente Cliff Curtis tiene algo de trabajo como Bill, un buen hombre que ayudará a Dan. Por su parte, el grupo de Rose es lo más desperdiciado que he visto en un film en mucho tiempo. Tan es así que a varios de sus integrantes no les llegamos ni a ver la cara. Los únicos que parece que tienen algo que decir y/o hacer son Emily Alyn Lind y Zahn McClarnon encarnando a Andi y Papá Cuervo. Lastimosamente al final quedan en nada. Finalmente, breves apariciones para Jacob Tremblay y Bruce Greenwood. De otros intérpretes que repiten roles vistos en ‘El resplandor’ no diré nada para evitar arruinar sorpresas. Tan sólo decir que se ha huido del trabajo digital buscando intérpretes que guardaran parecido con sus contrapartidas originales.

“El mundo es un lugar hambriento. Duro”

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Doctor Sueño, un film que queda a mucha distancia de la película de Stanley Kubrick. Aquí Mike Flanagan se ha limitado a repetir esquemas vistos en ‘La maldición de Hill House’ y a tratar de contentar a Stephen King. Así pues, que ‘Doctor Sueño’ quede tan por debajo de ‘El resplandor’ no creo que sea directamente achacable a Flanagan, sino más bien al propio libro del escritor de Maine. Al final, ‘El resplandor’ de Kubrick resulta intocable e inalcanzable para su secuela.

Tráiler de Doctor Sueño