Eternals
Comparte con tus amigos










Enviar

“Esta es una historia muy audaz y muy ambiciosa. Una historia de 7.000 años de historia sobre la humanidad y nuestro lugar en el cosmos”. Así es como Chloé Zhao nos presenta su incursión en el cine más comercial que existe actualmente: el MCU. Es hora de conocer su visión y concepto de los ‘Eternals’.

“Sin nosotros, el universo se sumiría en la oscuridad” (Arishem)

Crítica de Eternals

En septiembre de 2018 se anunció que Marvel Studios ponía en desarrollo una película sobre los ‘Eternos’ bajo la dirección de Chloé Zhao. Se consolidaba así el paso dado por el MCU hacia su universo cósmico iniciado con Guardianes de la galaxia (James Gunn, 2014). Con este anuncio, Kevin Feige también “boicoteaba” el proyecto de ‘Los nuevos dioses’. Un proyecto anunciado en marzo de ese mismo 2018 por WB y DC Comics con Ava DuVernay al mando. Al final, los ‘Eternos’ han ganado la batalla llegando a cines mientras que ‘Los nuevos dioses’ fueron cancelados.

A lo comentado en el párrafo anterior hay que añadir otro dato importante, muy importante. El creador tanto de los ‘Eternos’ como de ‘Los nuevos dioses’ fue el mismo. Hablamos del mítico Jack Kirby. “King” Kirby creó los primeros para Marvel en 1976 y los segundos para DC en 1971.

Centrándonos ahora en la mitología de los ‘Eternos’ decir que son una poderosa comunidad creada por los Celestiales, unos “omnipotentes” seres cósmicos. Según la mitología Marvel, los Celestiales experimentaron hace millones de años con los humanos y de ahí surgieron los Eternos y sus contrapartidas “defectuosas”, los Desviantes. En mi caso, los Eternos que más conozco son Ikaris, Gilgamesh y Sersi. A estos dos últimos los conocí por sus grandes aventuras con ‘Los Vengadores’. Aventuras publicadas cuando nadie en España leía sus grapas y estas se publicaban en tomos anuales por fórum. Ahora ya sabemos que todo el mundo es fan…

Como expuse antes, en la dirección de ‘Eternals’ tenemos a Chloé Zhao, realizadora que viene de ganar el Oscar por ‘Nomadland’ (2020). También se da la circunstancia de que Cholé estuvo en la lista de nominadas para Viuda Negra’, película que al final dirigió la australiana Cate Shortland. Respecto a su labor en esta nueva cinta de Marvel decir que Chloé ha impregnado de su estilo propio al MCU. Tan es así que ‘Eternals’ no se siente como el típico film que presenta Marvel Studios, sino casi como procedente de un universo diferente.

Chloé dota a ‘Eternals’ de un realismo naturalista y de un espíritu que intenta trascender casi en cada secuencia. En ambos aspectos, los entornos naturales de las Islas Canarias cobran una importancia máxima. Lógicamente sigue habiendo pequeños chascarrillos, chistes y personajes humorísticos… pero están casi reducidos a la mínima expresión. Además se vienen a agradecer ante la enorme trascendencia, y drama, que reviste la misión principal de todo el grupo de eternos.

En el guión es la propia directora, junto a Ryan y Kaz Firpo y Patrick Burleigh, la que se ha encargado de trasladar la obra de Jack Kirby al celuloide. El resultado es un libreto que nos explica con detalle, y de manera más que satisfactoria, la mitología de los Eternos, los Desviantes y los Celestiales. La tarea no era nada sencilla, pero el metraje de 157 minutos también ayuda a la exposición. Una exposición que toma un ritmo pausado, que no lento, para ir presentando personajes, situaciones y aclarar puntos pendientes (por ejemplo, los motivos por los que los eternos no impidieron los actos de Thanos). También es importante cómo el guión intenta profundizar en la naturaleza humana y cómo abre la puerta al romance entre Sersi y Dane Whitman. Un romance que se desarrolló en las páginas de ‘Los Vengadores’ que comenté antes.

En el montaje la acción va saltando de lugares y siglos mediante unos hábiles flashbacks que ofrecen más datos de la historia y personajes. Respecto a las set-pieces decir que todas y cada una de ellas están fenomenalmente rodadas. Además, varias de ellas están filmadas a plena luz del día y en entornos naturales. La más destacada, lógicamente, es el clímax. Otro extra importante en estas secuencias es presenciar los poderes de los protagonistas. Se llevan la palma Ikaris y Thena. El primero por su capacidad de vuelo y rayos ópticos que lo “emparentan” con Superman… y la segunda por su capacidad de combate a la que añade la creación de armas.

Y antes de entrar en el reparto quisiera destacar también la banda sonora del alemán Ramin Djawadi. Su música está totalmente acorde al espíritu de trascendencia y dramatismo que Chloé Zhao impone al film. También aporta ciertos toques exóticos al visitar lugares como Mesopotamia, Babilonia, Tenochtitlan o Hiroshima. Como curiosidad cabe comentar que esta es la segunda BSO seguida que Djawadi compone para una directora. La anterior la compuso para Lisa Joy en Reminiscencia’.

“¿Quién sabría decirme lo que es un depredador alfa?”. Un equipo eterno.

En el casting hay muchos nombres más o menos conocidos, pero los que tienen mayor relevancia son Gemma Chan como Sersi y Richard Madden como Ikaris. Ambos protagonizan un romance roto a lo largo del metraje y una escena semidesnudos que uno no esperaría encontrar en un film del MCU. Respecto a la actuación sale ganando Chan por lo amable y natural de su personaje siempre buscando lo mejor para los humanos. Por el contrario, Madden resulta demasiado frio y quizás atormentado por las decisiones que se ve obligado a tomar. En relación con la pareja, especialmente con Gemma Chan, tenemos ciertos minutos de Kit Harington como Dane Whitman. Y ojo, una de las dos escenas post-créditos va para él.

Por supuesto también destacaré al resto del equipo. Aquí encontramos a Salma Hayek como Ajak, la verdadera líder del grupo con poder de sanación y en contacto directo con Arishem, el jefe de los Celestiales. Hayek fundamentalmente tiene todo su protagonismo en los flashbacks. Angelina Jolie como Thena resulta igual de fría que Ikaris. Su caso además se agrava al contraer la denominada locura de los eternos. Acompañándola está Ma Dong-seok como Gilgamesh destacando por las trompadas que da con sus puños especiales. Por su parte, Brian Tyree Henry sigue saliendo en todas las películas importantes que pilla por banda. En esta ocasión resulta bastante natural como Phastos, el inventor del grupo y primer personaje claramente gay del MCU. Barry Keoghan es Druig en una performance también demasiado seria.

Quizás para romper tanta frialdad y seriedad nos meten a Kumail Nanjiani como Kingo. El actor pakistaní es el toque cómico y divertido, pero sin llegar a molestar… que es lo fundamental. Un importante aporte inclusivo lo representa la actriz sorda Lauren Ridloff encarnando a Makkari. Lógicamente en ella destaca su interpretación gestual y su poder de la supervelocidad, que resulta bastante chulo. Y, finalmente, nos queda la adolescente Lia McHugh en un rol un tanto “andrógino” como Sprite, una eterna que está eternamente atrapada en su cuerpo adolescente y cuyo poder son las ilusiones.

“¿Por qué no luchasteis contra Thanos?” (Dane Whitman)

En conclusión.
Termino esta crítica Eternals, una cinta que realmente no me llamaba nada la atención y que, sin embargo, ha terminado por cautivarme gracias a su atmósfera y personalidad propias. Tan es así que sus casi 160 minutos me han terminado sabiendo a poco y dejando con ganas de ver más eternos, desviantes y celestiales. Respecto a estos últimos mi asombro ha sido máximo puesto que nunca pensé en ver a seres como estos en cines.

AVISO: Hay dos escenas post-créditos (la primera después de los primeros y la segunda al final de todo).
Relacionado: Las películas del MCU de mejor a peor.

Tráiler de Eternals