Commando
Comparte con tus amigos










Enviar

Cuando de pequeño vi esta película supe de inmediato que estaba ante un auténtico film de acción de referencia. Estaba ante una de esas películas destinada a convertirse en leyenda y en película de culto. En pantalla tenemos un verdadero festín para los que nos consideramos amantes de la acción clásica de los años 80. Esta película es “la de Dios” y en ella Arnold Schwarzenegger demuestra porque era uno de los hombres más fuertes, duros e irónicos del planeta. Un hombre convertido en un auténtico ‘Commando’.

“Eres muy ocurrente Sally, por eso te mataré el último” (John Matrix)

Crítica de Commando

‘Commando’ es, sin ningún género de dudas, una de las mejores películas de acción de la década de los 80. Al verla uno se carga totalmente de adrenalina y le dan ganas de salir a repartir tiros a diestro y siniestro. Es un puro espectáculo de acción que, a día de hoy, resulta insuperable. Un film que nos ofrece una excelente combinación de acción, “chistes malos” con esos de los que te ríes de verdad y frases duras y sentenciadoras. Frases que se te graban a fuego en la cabeza y que encima repites una y otra vez.

Detrás de las cámaras encontramos a Mark L. Lester, un realizador netamente accionero que luego dejaría otras obras tan destacadas como Curso de 1999(1990) y Little Tokyo: Ataque frontal(1991). Estas dos últimas, junto a la película que hoy nos ocupa, son su “Santísima Trinidad” accionera y ‘Commando es su favorita’. Aquí todo está llevado a la hipertrofia, al culto al cuerpo y a las grandes masacres y palizas. Como prueba de esto que digo no hay nada más que ver el principio y el final. Un principio con Matrix talando un árbol y llevando al hombro un gigantesco tronco mientras sus bíceps están a punto de explotar. Y, con respecto al final, bueno… la llegada de Matrix a Valverde eleva el body-count del film hasta límites galácticos. Se calcula que el número de enemigos que Arnold se carga en esta película sobrepasa las 100 muertes confirmadas.

En la producción encontramos al mítico Joel Silver que conoció a Lester en los buenos tiempos de la Mansión Playboy. Precisamente fue allí donde le encargó la dirección de ‘Commando’. Resaltar como gran curiosidad que una de las fuentes de inspiración para Mark L. Lester a la hora de rodar las secuencias de exaltación de la fuerza fueron las películas nazis de la mismísima Leni Riefenstahl. De ellas le vino a Lester la idea para filmar la anteriormente referida secuencia de Arnold cargando con un tronco como si nada. El director presentaba así al actor como un hombre absolutamente invencible, al igual que los ejércitos nazis.

Al hilo de lo anterior, en ‘Commando’ todo está elevado a la enésima potencia fomentado también por el guión de Steven E. de Souza. Aquí tenemos un script que de Souza reescribió a su gusto y con todas sus trademarks a tope. No hay más que ver lo disparatado que resulta todo y las frases que va escupiendo Arnold Schwarzenegger cada vez que se carga a un facineroso. Tan es así el tema que la cinta termina casi convertida en una comedia involuntaria debido a lo exagerado que resulta todo lo que vemos y oímos. El propio de Souza ha llegado a reconocer que la cinta ha sobrevivido tanto tiempo porque ella misma sabe que es exagerada y juega con eso para conectar con los espectadores.

Respecto a la acción decir que en este film todo vale ¡hasta ver los trampolines que lanzan a los especialistas al vuelo! Dejando anécdotas como esa al margen… la película es un despliegue brutal de armamento. En pantalla podremos ver minas claymore, uzis, ametralladoras de toda clase, cuchillos, granadas,… ¡hasta un lanzacohetes y morteros! En este sentido resulta inolvidable la escena en la que John Matrix asalta una tienda de armas ¡con una pala! y llena hasta los topes un carro grande de supermercado. Increíble es decir poco…

Personalmente, en los tiempos del VHS desgasté la cinta en la que la tenía grabada de la cantidad de veces que la llegué a ver. Creo que, a día de hoy, es una de esas películas que me sé de memoria. Me pongo a verla y ya sé lo que van a decir los protagonistas… pero ¡da igual! Esa es la adicción que produce este film. Una adicción que hace que la puedas haber visto mil veces y que te la puedas saber de memoria… pero que siempre nos apetece ver una y otra vez… y lo que es más importante, la disfrutaremos como si fuera la primera vez. Pocas películas consiguen algo así. En consecuencia, ‘Commando’ es un auténtico festín para los amantes de la acción ochentera.

Además, en mis años de infante, y tras ver esta cinta, soñábamos con imitar a “Big Arnold” en los juegos de ordenador de la época. Cargábamos el Elite Commando, ‘Green Beret’, ‘Bazooka Bill’ o el ‘Who Dares Wins II’ y lo único que queríamos era limpiar las pantallas del ordenador de toda clase se enemigos. Dejar la pantalla más limpia que una patena a imagen y semejanza de lo que John Matrix hacía en la película. Por cierto, la portada del ‘Navy Moves’ de Dinamic realizada por el gran Luís Royo fue todo un homenaje al póster de este film.

“Suelta un poco de vapor, Bennett”. Asalto a Valverde.

Del reparto poco hay que decir porque la gran estrella de la función es Arnold Schwarzenegger encarnando a John Matrix. Un Schwarzenegger que en este film exhibió un físico poderosísimo que lo convertía en un verdadero tanque andante repartiendo palos, tiros y sentencias con la misma facilidad con la que uno le da una patada a un balón. Carisma, presencia y músculos de acero ¡Todo en uno! (¡mucho ojo! a los segundos en los que Mark L. Lester lo filma preparándose para la batalla nada más llegar a la Isla de Valverde). Anotar también que el propio Arnold ejecutó la mayor parte de sus set-pieces personales sufriendo algunos percances físicos.

Al lado de Arnold sólo están Alyssa Milano como Jenny (la secuestrada hija adolescente de Matrix) y Rae Dawn Chong como la inesperada “acompañante” femenina de nuestro musculoso héroe. Rae viene a ser el alivio femenino ante tanto coloso y ante tanta testosterona. La propia Rae definiría el film como: “pura violencia pornográfica”.

Por su parte, la galería de malosos del film resulta inolvidable tanto por su caracterización como por su acciones deliberadamente odiosas. En primer lugar destaca Vernon Wells como el “forzudo final de turno”. Sin embargo, parecía más una caricatura fortachona de Freddie Mercury que otra cosa. Inolvidable resulta su pelea contra Matrix en la que es imposible no reírse de según qué situaciones y durezas. El gran jefe es Dan Hedaya como Arius, el cacique que aspira a reconquistar Valverde aunque para ello tenga que secuestrar a una niña. Por su parte, David Patrick Kelly está genial como Sally, un enano toca-pelotas que será de los primeros en “caer” (literalmente). Y, finalmente, nos encontramos también con Bill Duke como un durísimo Boina Verde que tendrá un mano a mano brutal con Matrix.

“¿Dejaste algo para nosotros, John?” (General Kirby)
“Cadáveres…” (John Matrix)

En conclusión.
Por todo lo comentado a lo largo de esta crítica de Commando sólo puedo decir que recomiendo a todo fan de acción que se precie de serlo su obligado visionado. Entiendo que aquel “fan” que, actualmente, todavía no la haya visto, sencillamente no sabe lo que es el cine de acción. ‘Commando’ es cien por cien cine de esteroides de la década de los 80 y una de las mejores exponentes de eso que podemos llamar “Man Vs Army”.

Tráiler de Commando