Aullidos (The Breed)
Comparte con tus amigos










Enviar

Wes Craven produjo en 2006 la primera, y hasta esa fecha, única película de su asistente Nicholas Mastandrea. Ambos habían trabajado mano a mano en toda “La Saga Scream”. El resultado del trabajo de Mastandrea fue sorprendente dando lugar a un film donde los perros marcan su territorio a sangre y… ‘Aullidos (The Breed)’.

“No os quieren aquí. Los perros no os quieren aquí” (Luke)

aullidos-the-breed-perro

Crítica de Aullidos (The Breed)

Hacía tiempo que le tenía echado el ojo a esta película titulada ‘Aullidos (The Breed)’. Y lo cierto es que no me esperaba grandes cosas de ella. Incluso llegué a pensar que podría tratarse de eso que ahora se llama vulgarmente “un truño”. No obstante, finalmente pude llegar a verla y he de afirmar que me llevé una sorpresa muy grata y positiva. La disfruté tremendamente dentro de sus limitadas posibilidades…

Es cierto que en la cinta están presentes todos o casi todos los tópicos mil veces vistos en las películas de terror. Ya sabéis: el grupo de amigos que no caen precisamente bien a los ojos del espectador (atención al irritante “hermano” Noah), las referencias a la bebida y al sexo, los rolletes, algunas decisiones no muy acertadas de los protagonistas,… Sin embargo, todo esto queda atrás y se olvida cuando nos encontramos con las grandes virtudes de este film. Esas virtudes son: un uso bárbaro de la música para “atacar” al espectador, escenas de acción y de ataques de los perros excelentemente filmadas y el recuerdo que hay en el ambiente del film de películas como ‘Cujo’ (Lewis Teague, 1983), ‘La noche de los muertos vivientes’ (Tom Savini, 1990) o ‘¿Quién puede matar a un niño?’ (Narciso Ibañez Serrador, 1976).

aullidos-the-breed-fiesta

Repasando estos aportes positivos os puede decir que el desconocido compositor Marcus Trumpp usa la música como los perros sus ladridos. Con esto me refiero a que inserta determinados e impactantes momentos sonoros buscando el sobresalto fácil del público. Esto no es algo nuevo porque se ha hecho miles de veces en los films de terror. No obstante, aquí funciona muy bien e incluso se siente como “una agresión sonora”. Se consigue, esta vez sí, un efecto de sobresalto en el respetable.

Por su parte, las escenas de acción y de los ataques de los perros son excelentes. Acostumbrados a que todo se haga por ordenador, en este film tenemos unos perros tan reales como el mítico Cujo. Los canes hacen un despliegue bárbaro de toda su ferocidad perruna (persecuciones, saltos, ladridos, gruñidos, ataques, mordiscos, miradas fijas,… ¡fabuloso!). Las escenas de sus ataques son tan violentas que casi llegas a temer por la vida y seguridad de los protagonistas humanos. Unos protagonistas que son literalmente cosidos a mordiscos por estos perros asilvestrados que nadie sabe por qué han decidido convertirse en el peor enemigo del hombre…

Y, finalmente, es inevitable ver esta cinta y no acordarse de las películas que anteriormente he citado: ‘Cujo’, en esta caso la temática viene a ser similar… sólo que con auténticas jaurías de perros «salvajes» en vez de con un solo y poderoso San Bernardo. De ¿Quién puede matar a un niño? se toma la idea de aquella isla “desierta” del Maestro Ibáñez Serrador (allí sólo habitada por niños y aquí una isla desierta sólo habitada por perros). Y, para terminar, de La noche de los muertos vivientes tenemos el acorralamiento de los perros a los humanos como si fueran zombis acorralando en una casa aislada a los humanos. Incluso en ambos films hay un Mercedes clásico de los años 60.

aullidos-the-breed-mercedes

En el apartado interpretativo poco hay que destacar, salvo la llamativa y trabajada presencia de Michelle Rodríguez dando la cara, y tirando del carro en su papel de Nicki. Fiel a su costumbre, Michelle protagonizó ella misma la mayor parte de escenas de riesgo de su personaje. Del resto de actores poco se puede decir puesto que son ciertamente desconocidos para el gran público. Y es que en este film los verdaderos protagonistas son los perros salvajes.

Y la realidad es que los chuchos de malas pulgas se hacen con el control del film en cuanto irrumpen en la pantalla. La verdad es que da gusto ver a unos animales tan bien entrenados ejecutar “sus papeles” con tanta precisión y salvajismo. Hablamos de casi 30 perros adiestrados que participaron en las más violentas set-pieces. Os podría destacar muchas escenas de sus ataques que me gustaron, impresionaron e impactaron… pero no lo voy a hacer. Y no lo haré para que cuando veáis el film las podáis saborear al máximo. Como diría mi amigo J.Glez son unas secuencias “del 10”.

“Que te mate un perro es brutal” (John)

aullidos-the-breed-ataque

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Aullidos (The Breed), una honradísima cinta de serie B que no pretende pasar por lo que no es. Sus carencias, tópicos y demás quedan sepultados por el tremendo despliegue que en pantalla hacen los salvajes perros asesinos. Unos fieros canes que, por sí solos, elevan la cinta hasta una buena puntuación. Imprescindible de ver para aquellos que como yo disfrutamos viendo films de/con animales asesinos. ¡Grata sorpresa!

Tráiler de Aullidos (The Breed)

Escucha nuestro último episodio del podcast