Ajuste de cuentas
Comparte con tus amigos










Enviar

“Siento mucho haber tardado tanto en venir. Solo quiero que sepas que estamos bien. Te quiero. Pronto estaré contigo. Te echo de menos, eso es todo. ¡Te echo tanto de menos! ¡Max me prometió que cuidaría bien de ti! ¡Me lo prometió! Les di mi vida, yo les di todo. Y mira lo que te hicieron…Van a tener que cavar más tumbas”. Las cuentas pendientes deben saldarse. Nicolas Cage sale de la cárcel con una idea en la cabeza: venganza y ‘Ajuste de cuentas’.

“Sólo voy a visitar algunos viejos amigos” (Frank)

Crítica de Ajuste de cuentas

Lejos del éxito de crítica que suelen llevar consigo sus incursiones en el fantastique, la carrera de Nicolas Cage fuera de los grandes focos es una auténtica lotería. Un sorteo en donde podemos encontrar de todo: Desde productos meramente alimenticios, surrealistas apariciones como secundario en infames producciones de aventuras/acción, y hasta pequeñas producciones que bien valen un visionado. En otras circunstancias, cualquiera de estas producciones hubiesen sido, por lo menos, moderados éxitos de taquilla, pero actualmente no… Pues bien, en el primer apartado se encuentra la cinta que hoy nos ocupa: ‘Ajuste de cuentas’. Hablamos de un film oficialmente estrenado en nuestro país en primicia por Rakuten TV en modalidad de alquiler/compra online el 31 de agosto de 2019.

‘A Score to Settle’ (título original) puede quedar englobada un peldaño por encima de los telefilms de Cage como protagonista. Me refiero a esas cintas que no merecen siquiera un visionado como pueden ser: ‘Desaparecidos sin rastro’ (Vic Armstrong, 2014), ‘Inconcebible’ (Jonathan Baker, 2017) o ‘211’ (York Alec Shacklenton 2018). Del mismo modo, queda un peldaño por debajo de otros DTV plenamente entretenidos. Aquí agruparía films como: ‘Policías corruptos’ (Alex & Benjamin Brewer, 2016) o Travesía salvaje (Nick Powell, 2019). Personalmente emparejaría ‘Ajuste de cuentas’ en el mismo nivel de Willy’s Wonderland (Kevin Lewis, 2021), es decir, un film para ver una vez y ya.

Estamos ante un thriller que se va cociendo a fuego lento. Todo mientras su protagonista se divide entre acercarse a su hijo, recuperando la vida perdida durante dos décadas, o la irremediable venganza que ha de emprender a pesar de sus limitaciones físicas y mentales. La mayor parte de la acción son algunos tiroteos muy fugaces y una pequeña pelea entre Frank y “El dragón” en un callejón. En el metraje también tendremos tiempo para la comedia negra cuando, al más puro sketch de televisión, una serie de personajes vayan entrando y saliendo de la habitación del hotel de Frank, y este se vaya “entonando” a base de whisky poniéndolos firmes…

El propio Cage, además de protagonizar, también ejerce como productor del evento. Y, por si esto fuera poco, se encarga de asignar a su sobrino, Bailey Coppola, un papel de cierto peso: interpreta la versión joven del personaje de Cage. Tío y sobrino se dan un aire, pero si uno ata cabos con las fechas, entonces, la versión joven del personaje de Cage (Frank Carver) se supone que es el Cage de 1997. En este sentido el parecido entre Bailey y Cage en esa época de su vida es ínfimo. Pero claro, eso ya sería ponerse exquisitos.

Shawn Ku es el director de ‘Ajuste de cuentas’ y también el responsable del script. Este es el último film que ha dirigido hasta la fecha. Junto a Ku, el libreto también lo firma John Stuart Newman. Más que menos es el mismo guión que redactó para el lucimiento de Taraji P. Henson en la setentera ‘Proud Mary’ (Babak Najafi, 2018). Aunque aquella se notaba que tenía mayores medios.

El film se rodó en la Columbia británica, durante los meses de junio y julio del 2018, con el título de producción ‘Old Man’. Y fue producida por Highland Film Group. Con esta productora, Nicolas Cage firmó un contrato en 2015 para cinco films con salida directa a VOD y algunos cines seleccionados. Oficialmente, ‘Ajuste de cuentas’ se estrenó en salas de cine de cuatro países para un total de 171,216 $ de recaudación. Los países agraciados fueron: Ucrania, Emiratos Árabes, Portugal y México.

En cuanto al casting, el film es el típico producto que se sustente en su totalidad en su actor principal: Nicolas Cage. El actor que ya es un género en sí mismo deja claro que, sin ser de sus mejores interpretaciones, está muy por encima de los VOD en los que suelen andar metido. Su rol aquí le da para pasar por multitud de estados de ánimos y para dar rienda suelta, cuando toque, a sus tan cacareados momentos de explosión made in Cage o como el los llama Noeveau Shamanic… Cage está presente en todas las escenas con un personaje que debe ser un tipo duro cliché del cine de venganzas y con sus consabidas sentencias verbales. Su personaje es un hombre ajado y derruido física y mentalmente. No es que Nicolas Cage sea lo mejor de la película, es que él es la película.

El resto del elenco apenas tiene calado. Noah Le Gros da vida a su hijo, Joey, un joven de apenas veinte años que se crio sin padre ni madre y acabó tocando fondo en el infierno de las drogas. La relación con su padre es un recuerdo lejano para él… Por su parte, algunos minutos en pantalla tiene Karolina Wydra como Simone, una prostituta de buen corazón que tiene varios “encuentros” con Frank.

Del otro lado del espectro veremos a Ian Tracey como Tank, un antiguo compinche de Frank ahora metido a carnicero con artritis en las manos. Dave Kenneth MacKinnon es Max, el jefazo del sindicato del crimen donde Frank trabaja, y el tipo por el que acabó en prisión. Y para lo último dejamos a los más relevantes de los secundarios: Mohamed Karim es Jimmy “El dragón” y Benjamin Bratt es Q. El primero es un sicario encantado de conocerse y el segundo un compadre que ayudará a Frank a localizar a la banda para que ajuste cuentas.

“Como reza el dicho: El camino al infierno está plagado de buenas intenciones” (Frank)

En resumidas cuentas.
Concluyo esta crítica de Ajuste de cuentas, un atemperado thriller dramático que guarda ciertas similitudes con ‘Tokarev’ (Paco Cabezas, 2014) y ‘Gran Torino’ (Clint Eastwood, 2008), salvando las distancias. Si uno se acerca a ella es por Nic Cage, quien entrega una esforzada labor. Aunque la cinta contiene momentos rescatables no pasa de lo rutinario. Para ver una vez y ya, y si se es fan de su estrella protagonista.

Tráiler de Ajuste de cuentas

Escucha nuestro podcast