Travesía salvaje
Comparte con tus amigos










Enviar

Llega el enfrentamiento definitivo: El último cazador Vs el último depredador. Nicolas Cage no pisa el freno y esta vez se ve las caras con un poderoso y peculiar jaguar. Llegó la hora de embarcarse en el Mimer Brando rumbo a México y de hacer frente a una ‘Travesía salvaje’.

“¡Tened cuidadito con mi gato!” (Frank)

Crítica de Travesía salvaje

Seguir, o intentar seguir, la carrera cinematográfica de Nicolas Cage es ya una tarea imposible. Casi cada mes se descuelga presentando dos o tres películas como el que compra las barras de pan del día. Y lo peor de todo es que la práctica totalidad de estos films son directos a video de muy poca calidad. Hablamos de películas que ya han dado paso a un nuevo género cinematográfico. Al igual que existe el western, el drama o la comedia… ahora también existen “las películas de Nicolas Cage”. El actor, muy consciente de ello, se involucra al máximo en estas producciones y saborea con sumo gusto cada nuevo estreno de su filmografía. Una filmografía que va camino de lo inenarrable…

Y en estas circunstancias hoy toca hablar de ‘Travesía salvaje’. Aquí tenemos un nuevo VOD que a España nos llegó como estreno directo a televisión el 21 septiembre de 2020 vía cuatro. Hablar de su director, o de cualquier otro aspecto del film, se hace innecesario porque en estas producciones Nic Cage lo es todo. No obstante, y como mero apunte informativo, decir que Nick Powell es el hombre detrás de las cámaras. Hablamos de un director con tan sólo dos películas, siendo esta la segunda. Powell y Cage ya son viejos conocidos pues ambos trabajaron juntos en ‘Desterrado’ (2014), la ópera prima de Powell. Expuestos estos antecedentes entremos más profundamente en materia…

La estructura de ‘Travesía salvaje’ adapta de forma descarada los esquemas básicos de los films de los 80 y 90. El ejemplo más claro sería Alerta máxima (Andrew Davis, 1992). En ambas cintas la acción transcurre en un barco, la diferencia radica en que en ‘Travesía salvaje’ es el villano el que va a saco contra todos. Y hablamos de un villano casi imparable que no deja títere con cabeza. Así las cosas, el bodycount del personal del Mimer Brando es muy elevado y también contamos con varios cachitas. Por otro lado, el jaguar es más bien un exótico elemento de distracción que otra cosa. Apenas si le ve en breves flashes atacando a algún incauto mientras Cage va tras él.

Teniendo en cuenta lo comentado en el párrafo anterior, ‘Travesía salvaje’ ofrece disparos, tensión y varios enfrentamientos. Amén de dos secuencias de peleas tipo “final-boss” tan habituales del cine ochentero. Ahora bien, no hay que hacerse muchas ilusiones. Comento esto último porque todo tiene un aire no ya de VOD… sino de estas “películas” baratas de acción que suelen poner los sábados en laSexta. En mi caso simplemente la vi por seguir la disparatada carrera de Nicolas Cage hacia la nada.

Siguiendo con lo anterior, la fotografía e iluminación del film apuestan por los tonos oscuros y amarrillos. Casi todas las estancias del barco están iluminadas por focos amarillos que recuerdan la iluminación de otro “gran” hit como fue Plan de escape 3 (John Herzfeld, 2019). Posteriormente, en el tramo final, el amarillo deja paso al rojo. Todo esto configura una ambientación artificial que apenas te crees. Así las cosas, las escenas más logradas son las del principio filmadas en los entornos naturales de un Puerto Rico disfrazado de Brasil.

Respecto al jaguar ya mencioné antes que se le ve poco o nada. En total en pantalla no debe tener ni 5 minutos ¡y eso siendo generosos! El salvaje y exótico animal concentra su mayor aportación al principio cuando Cage lo atrapa. En el resto del metraje sólo lo veremos en secuencias de segundos. La razón de su escasa participación no es ningún misterio… estamos ante una de las peores recreaciones de CGI que uno pueda echarse a la cara. Así pues, lo mejor es esconderlo lo máximo posible para evitar el esperpento y las risas.

“Da lo mismo lo que hagas. Lo importante es ganar”… Caza salvaje.

En cuanto al elenco tenemos a Nicolas Cage abanderando la producción y el póster. Cage ya sabe a lo que juega y lo que esperan sus fans. En consecuencia, se entrega al máximo y nos regala a todo un nuevo personaje para su galería de “freaks”. En este film encarna a Frank Walsh, un cazador furtivo que es un hombre maleducado, poco aseado, grosero y hasta cierto punto despreciable. Cage se presenta intencionadamente sucio, pasado de peso y con barba de varios días. Nadie en su sano juicio puede creerse que este hombre sea un “ultimate hunter”… pero ahí también radica la gracia que Nicolas Cage le mete al asunto con un loro “huérfano” incluido.

También es obligado comentar la importante presencia de Famke Janssen como Taylor, una doctora militar que se embarca para asegurar la salud del villano de la función ¡gran ironía! Desde su última aparición en V3nganza (Olivier Megaton, 2014) la carrera de Janssen está ligada totalmente a los directos a video acompañando a asiduos del formato como Bruce Willis, Ron Perlman o John Travolta. Le faltaba dejarse ver con el gran rey y aquí lo ha conseguido. Atención a su erguido cuerpo y al rostro tan estirado que presenta eliminando cualquier arruga y limitando casi por completo su expresividad.

Casi al mismo nivel “cartoon” de Cage tenemos a Kevin Durand dando vida al mercenario Richard Loffler. Durand desempeña el rol de malo-malísimo. Un villano casi imparable que no para de sembrar de cadáveres el barco. Atención a sus gestos y caras disfrutando enormemente del papel y de sus choques con Walsh. Del resto del reparto poco o nada que decir pues son carne de cañón. No obstante agradecer la autoritaria y musculosa presencia de LaMonica Garrett y a un Michael Imperioli que conoció tiempos mejores.

“Mata a mi gato y te volaré la cabeza” (Frank)

En conclusión.
Termino esta crítica de Travesía salvaje, una película que filmada en los 80-90 con buenos medios habría sido todo un éxito. Sin embargo, ahora nos tenemos que conformar con este nuevo “directo a televisión” del amiguete Cage. Un film cuya calidad cinematográfica es inexistente y que sólo es salvado, en parte, por el festival del propio Nicolas Cage al que se suma sin ningún tipo de pudor Kevin Durand.

Tráiler de Travesía salvaje