Venom: Habrá matanza
Comparte con tus amigos










Enviar

Con el inesperado éxito de ‘Venom’ en 2018, nadie dudaba que Tom Hardy volvería a interpretar al personaje. Y así ha sido. Después de un largo parón por la pandemia del Covid-19, la pantalla grande vuelve a recibir a Eddie Brock alias Venom en una trepidante, adrenalítica y nueva aventura. Para la ocasión, Andy Serkis se pone detrás de las cámaras y delante Venom se enfrenta a uno de sus enemigos más terroríficos y sanguinarios. Comprobemos ya mismo si realmente hay “carnage” en ‘Venom: Habrá matanza’.

“Somos el Protector Letal” (Venom)

Crítica de Venom: Habrá matanza

En 2018,Venom (Ruben Fleischer) supuso un gran éxito sorpresa. Nadie se esperaba su fantástica recaudación de 856 millones de $ mundiales, sobre todo al no pertenecer al MCU. En consecuencia, no se tardó ni un segundo en preparar su secuela. Para la misma causó baja el director Ruben Fleischer, porque cuando se empezó a hablar de iniciar la producción, el realizador se encontraba filmando Zombieland: Mata y remata (2019). Por si no tuviera bastante, y nada más terminar, se puso a rodar la adaptación del videojuego ‘Uncharted’. Así pues, lo primero era buscar un realizador nuevo. Por su parte, la guionista Kelly Marcel y Tom Hardy se pusieron a escribir el guión. Ojo, primer crédito del actor como guionista para cines o, más bien, co-creador de la historia. En este campo, recordemos que en 2017 Hardy participó en la creación de la serie ‘Taboo’.

Antes de ahondar en la secuela firmada por Andy Serkis, debo decir que considero al primer ‘Venom’ un film sin pretensiones la mar de majo. A pesar de las múltiples carencias que arrastraba, la película respetaba al personaje, obviando ciertos aspectos sobre el origen, y se mantenía más o menos fiel al mismo. Y eso ya es de aplaudir… sobre todo si tenemos en cuenta estos tiempos de viralismo hacia el MCU-Disney. Unos tiempos en los que se aplaude cada propuesta del universo de Kevin Feige menospreciando otras adaptaciones de comic. En este sentido, ‘Venom’ fue una damnificada más de esta corriente dentro del mundillo de la crítica “especializada”.

Teniendo en cuenta lo que acabo de comentar, no es ninguna sorpresa que ‘Venom: Habrá matanza’ también haya recibido “palos” por ciertos sectores de la “prensa”. Por mi parte, me parece que esta secuela de Andy Serkis supera en algunos aspectos al film precedente. No obstante, siempre hay que recalcar que estamos ante un espectáculo demencial en todos los sentidos. Aquí se potencia lo bueno de la primera película (estamos ante un show que roza el absurdo sin avergonzarse de ello) y se consigue una definición clara sobre lo que quiere ser… En consecuencia, al que le gustara el film de Ruben Fleischer tiene motivos para seguir disfrutando con esta propuesta de Andy Serkis.

Por el contrario, al que no le gustara la primera cinta, esta segunda entrega seguramente le parecerá una repetición. Y bien se puede decir que lo es… porque básicamente ¡esto es el show de Tom Hardy por partida doble! Eso sí, todo mejor acabado que su predecesora y llevando al límite aquel concepto de buddy movie entre Eddie Brock y Venom. Ambos quedan representados como dos compañeros que no se aguantan y donde Hardy demuestra sus enormes capacidades como actor, incluso si el film no acompaña.

Andy Serkis logra una mejor definición del tono de la cinta y va directo al grano aprovechando al máximo sus 97 minutos. Esto permite a Serkis pergeñar un film totalmente trepidante y que no deja títere con cabeza. El director se destapa acertando en lo visual y en lo narrativo mejor que Fleischer. Algo que consigue también gracias a la fotografía de Robert Richardson, que alcanza un mejor acabado visual, especialmente en el tramo final en la catedral. Además destaca la mejora en las secuencias de acción. Las set-pieces están mejor planificadas y planteadas que en su antecesora en todos los sentidos… y hay varios planos homenajea al mejor Sam Raimi de los tiempos de Spider-Man.

Respecto a los efectos visuales he de comentar que son superiores y con mejor definición que en ‘Venom’. Aquí tanto nuestro “Protector Letal” como Matanza están increíblemente bien realizados. Por si fuera poco, Matanza luce todo su arsenal de afiladas armas en no pocos momentos. Los 125 millones de presupuesto se notan en este aspecto. Por otro lado, tampoco puedo olvidarme del trabajo de Marco Beltrami. El compositor logra enfatizar más si cabe el demencial espectáculo.

En el reparto, y al margen del ya citado Tom Hardy, destaca ¡por supuesto! la aparición del villano Matanza interpretado por Woody Harrelson. Se nota que Harrelson ha disfrutado interpretando al sanguinario psicópata (aun con las limitaciones del PG-13) y archienemigo tanto del propio Venom como de Spider-Man. En esta ocasión la trama se centra en la fijación de Matanza/Kasady con Venom/Brock. Matanza está recreado con una fidelidad bastante notable (atención a su origen animado representando su infancia) y Harrelson, por su parte, logra dotarlo de ciertos aspectos bastante interesantes.

Del resto del elenco poco se puede decir porque, literalmente, muchos de los personajes secundarios quedan como meros comparsas. Me refiero, por ejemplo, a los personajes de Stephen Graham y Naomie Harris. Aunque peor es el caso de Reid Scott como recurso cómico… o el nuevo desaprovechamiento de Michelle Williams. Esta última creo que, en esta cinta, ya es plenamente consciente de ello.

En conclusión.
Concluyo esta crítica de Venom: Habrá matanza, una secuela que queda por delante de su antecesora gracias a que está mejor llevada a cabo por Andy Serkis, quien lleva al límite los aspectos positivos del primer film. Y ¡claro! de nuevo contamos con Tom Hardy siendo amo y señor de este loquísimo y demencial espectáculo. Si os gustó la primera… ¡aquí tenéis más!

AVISO: Hay una escena post-créditos que puede tener suma importancia, pero eso ya se verá…

Tráiler de Venom: Habrá matanza

Escucha nuestro último episodio del podcast