Uncharted
Comparte con tus amigos










Enviar

Tom Holland se cambia las mallas de Spider-Man para disfrazarse ahora de Nathan Drake, uno de los héroes más reconocibles de los videojuegos recientes. El famoso y curtido cazatesoros que va en busca de reliquias a lo largo y ancho del mundo debuta en la gran pantalla con Ruben Fleischer a los mandos. La misión es encontrar un legendario tesoro español buscado también por Antonio Banderas. Ya mismo nos ponemos la pistolera y viajamos por el mundo para encontrarlo en ‘Uncharted’.

“No está desaparecido, simplemente perdido” (Nate)

Crítica de Uncharted

Adaptar ‘Uncharted’ a la gran pantalla era algo que se llevaba planeado desde el año 2008. Se contaba entonces con Avi Arad como productor del film. Pero, tal y como se suele decir en la jerga del mundillo, el tema derivó en un “development hell” con infinidad de directores y guionistas implicados, y con Mark Wahlberg como primera opción para interpretar a Nathan Drake por delante de Nathan Fillion, que contaba con los fans a su favor. Finalmente, el film terminó por no llevarse a cabo.

Sin embargo, el interés siguió vivo y volvió a resurgir cuando se fichó a Tom Holland como protagonista principal pasando Wahlberg a tener el rol de Victor “Sully” Sullivan. En la silla de director, y tras el abandono de Seth Gordon por “diferencias creativas”, se fichó a Ruben Fleischer, que venía de acabar para la propia Sony las cintas Bienvenidos a Zombieland: Mata y remata (2019) y Venom (2018).

Personalmente soy fan de ‘Uncharted’. He jugado a su saga principal y al spin-off protagonizado por Chloe Frazer. Teniendo esto en cuento, debo comenzar diciendo que este film no me transmitía vibraciones positivas. No tengo, ni tenía, nada en contra de ninguno de sus responsables, pero había algo que me olía a chamusquina. Sobre todo por adaptar una saga que, siendo sinceros, se podrían considerar perfectamente “películas”, especialmente si se conoce la gran dirección narrativa de Naughty Dog. Así pues, llevar a cines algo que, ya de por sí, tiene elementos puramente cinematográficos, se complica. Y más si entramos al inevitable “juego” de las comparaciones con el material preexistente.

Como adaptación, ‘Uncharted’ no es cien por cien fiel a un determinado videojuego de la franquicia. En su lugar, los responsables han decidido hacer un “collage”. Esto supone que cogen muchos elementos visuales y narrativos de los 4 juegos principales de la saga. Entrando en detalle debo decir que la base argumental bebe de ‘Uncharted 4: El desenlace del ladrón’, la secuencia del avión procede de ‘Uncharted 3: La traición de Drake’… y así podría tirarme horas analizando de dónde han sacado cada idea y/o escena… A pesar de esto, el resultado final me ha resultado mejor de lo que originalmente me esperaba. A ver, no digo que ‘Uncharted’ sea la nueva genialidad cinematográfica de la década… pero sí que es un producto que, a pesar de sus carencias (como le suele pasar al cine de Fleischer), resulta especialmente disfrutable para aquellos que nos conocemos los videojuegos al dedillo.

En cuanto a la dirección de Ruben Fleischer decir que se limita a cumplir y lucir la cantidad de dinero que han puesto en la película. El director sabe sacar provecho de algunos de los escenarios de la cinta. Este es el caso de, por ejemplo, Barcelona. De la ciudad condal nos muestra algunas de sus localizaciones más famosas como la Sagrada Familia. También destacan ciertas secuencias de acción como la ya citada del avión o el final con unos helicópteros con galeones. No obstante, no hablamos de una dirección para remarcar ni nada por el estilo… Lo mismo se puede decir del trabajo musical de Ramin Djawadi. El compositor cumple con un score que se dedica a reforzar las situaciones de acción y aventuras por las que pasan nuestros personajes en su periplo.

En cuanto al reparto, y a pesar de mis reticencias con Tom Holland y Mark Wahlberg, confieso que ambos actores captan la química de sus roles del videojuego. Holland y Wahlberg nos muestran las habituales pullas y demás comentarios de sus respectivos personajes. Cierto es que no son cien por cien fieles físicamente, pero sí adoptan bastante su personalidad. Nathan Drake es temerario y tiene sus coñas en ciertos momentos. Y Sully demuestra que le tiene cariño y destila camaradería hacia él. Así pues, los dos protagonistas son un plus importante a la hora de valorar el film.

Por otro lado tenemos a Sophia Ali como Chloe Frazer. Hablamos de un personaje sacado de ‘Uncharted 2: El reino de los ladrones’ y que también protagonizó ‘Uncharted: El legado perdido’. En este caso me tengo que mostrar un tanto más duro. Digo esto porque este rol dista mucho del personaje original. En los videojuegos, Chloe es más juguetona, cachonda e incluso competía con Drake en cuanto a pullas se refiere. Por el contrario, en la película no es más que una mera comparsa dentro de la aventura.

También tenemos a nuestro Antonio Banderas luciendo lo justo como Santiago Moncada. No llega a “cameo expendable”, pero su tiempo en pantalla es limitado. Eso sí, Banderas saborea cada plano derrochando carisma. No se puede decir lo mismo de Tati Gabrielle como Braddock (otra inspiración de los juegos), convirtiéndose en la amenaza física para Drake y Sully en varios momentos. Y, finalmente, más de lo mismo para Steven Waddington como el Escocés. Su enorme presencia se convertirá en una cierta pesadilla para Nate en algunos pasajes.

En conclusión.
Acabo esta crítica de Uncharted, aunque no vaya a pasar a la historia como una de las mejores adaptaciones de videojuegos, esta producción es una entretenida cinta de acción y aventuras. Quizás su mayor problema radique en conocer el material de procedencia. No obstante, podría haber salido peor y, afortunadamente, no ha sido el caso.

AVISO: Hay dos escenas post-créditos que pueden ser un avance de las próximas aventuras del personaje.

Tráiler de Uncharted

Escucha nuestro último episodio del podcast