Traición sin límite
Comparte con tus amigos










Enviar

Hoy os traigo una destacada película de acción. Se trata de un violento western moderno de la prodigiosa década de los 80. Unos años en los que la sangre, la violencia, los tacos,… no estaban tan mal vistos. Una década en la que se hacían películas tremebundas sin ningún tipo de complejo ni mirando las calificaciones para edades. Es el momento de entrar en un avispero sin protección ya que esto es una… ‘Traición sin límite’.

“Sólo llevo aquí 20 minutos y presiento que va a ser un día de perros” (Jack Benteen)

traicion-sin-limite-grupo

Crítica de Traición sin límite

Para empezar tengo que decir que estamos ante otra gran película de Walter Hill. Un film repleto de las que son sus principales señas de identidad: tipos duros, violencia descarnada, sentencias y firmezas varias… y, claro, algo de machismo. En definitiva, un muy notable western moderno servido a gusto del espectador machote. Si no encajas en ese perfil, entonces, es mejor que pases de ver esta cinta, ya que no creo que te pueda agradar.

‘Traición sin límite’ cuenta con una gran ambientación “texana” repleta de tipos duros y sudorosos. Walter Hill nos traslada a un caluroso El Paso, lugar en el que se desarrolla la acción y donde fue rodado el film. Allí se van a ir juntando en el gallinero demasiados gallos para que el tema no termine por estallar. Y cuando estalle, el veterano director californiano nos mostrará en pantalla unas grandiosas escenas de tiroteos y violencia. Set-pieces excelente y visceralmente filmadas sin ningún tipo de complejo ni perdón. En este sentido, ¡atención! al tremebundo clímax final en la fortaleza que Cash Bailey tiene en su zona mexicana del río. La matanza que se monta es “la de Dios es Cristo” y muy “heredera” de la vista en ‘Grupo salvaje’ (Sam Peckinpah, 1969).

traicion-sin-limite-disparo

De la banda sonora se ocupó el mítico Jerry Goldsmith, que compuso unas melodías muy a lo Rambo. No en vano, venía de componer dos años antes (1985) la BSO de ese gran éxito de Sylvester Stallone. En estas nuevas composiciones se notó mucho que se le habían quedado pegadas algunas de aquellas melodías. Añadir que en el apartado musical también intervino Ry Cooder. El músico ya había trabajado anteriormente con Walter Hill y terminaría por convertirse en su compositor fetiche.

Si os digo que la historia del film vino firmada por John Milius pues ya os podéis imaginar lo que nos podemos encontrar. Esto es: diálogos durísimos en los que cada personaje escupe sentencias de esas que tanto nos gustaba escuchar en los años 80 y que dejaban al rival tiritando. También tenemos personajes que son bien distintos unos de otros, pero todos igual de rocosos. Así, y por un lado, tenemos al sheriff local. Por otro, a su némesis particular. Y, finalmente, a un grupo de operaciones especiales del ejército. Un «pelotón» compuesto por una serie de hombres de esos dados por muertos o desaparecidos en acción… En alguna ocasión el propio Milius barajó sentarse en la silla del director en esta producción. Inclusive, el mismísimo Michael Cimino también estuvo en esta órbita… pero al final «el gato al agua» se lo llevó Walter Hill.

Con los mimbres anteriores el sitio para las mujeres es muy limitado. Tremendamente limitado. De esta manera, quedan reducidas a papeles de novias o prostitutas locales. Esto es El Paso señores, y esta película y lo que nos ofrece lo podemos apreciar mejor entrando en la descripción de cada personaje. Así pues, vamos a ello sin más dilación…

traicion-sin-limite-sarita-jack

“Es un bonito día para morir”… Vivir y morir en El Paso.

Nick Nolte es Jack Benteen, un sheriff de los de antes y que los tiene muy bien puestos. Ya al principio del film deja bien claro de lo que es capaz. En esas secuencias entra en solitario, y escopeta en mano, en un bar repleto de mexicanos para detener a un “jefe de patio local”. Nolte recrea a un sheriff de rostro imperturbable. Un hombre duro que no pestañea nunca y cuya máxima es esta: “Yo jamás entrego el arma sin que alguien salga herido”. Creo que ya está todo dicho. Si acaso añadir que Nolte preparó su actuación acompañando durante unas semanas a un verdadero Texas Ranger.

Al lado de Nolte está Rip Torn como Hank Pearson, un viejo sheriff que todavía sigue de servicio. Hank fue, por así decirlo, el maestro de Jack. Ahora es un tipo que presta servicio luciendo escopeta y puro en boca. Un sheriff que detesta a los políticos, de hecho, su mejor frase es esta: “Sólo hay una cosa peor que un político y es un pervertidor de menores”.

Maria Conchita Alonso es Sarita, la novia mexicana de Jack. Francamente, su papel no va más allá de cantar algunas canciones, acostarse con el personaje de Nick Nolte y darle celos con el interpretado por Powers Boothe. El resto de mujeres que salen en la película (con la excepción de una brevísima aparición de Lin Shaye como funcionaria) son asignadas a papeles de prostitutas mexicanas.

traicion-sin-limite-sheriffs

Powers Boothe, Tommy ‘Tiny’ Lister y Luis Contreras interpretan a Cash Bailey y a sus dos esbirros, Monday y Lupo. Cash es el típico cacique americano que, tras pasarse al lado oscuro, triunfó en la vida con su negocio de las drogas. Cash viste siempre de blanco impoluto. En este sentido atención a cómo se le va ensuciando el traje a medida que se va degradando física y mentalmente con el transcurso del metraje. Además es un villano que no perdona una (su presentación aplastando con la mano a un escorpión vivo es toda una declaración de intenciones) y posee un auténtico ejército personal que cuida de él previo pago. Buena actuación de Powers Boothe con este villano. Personalmente es de los personajes por los que más le recuerdo en el cine.

Monday y Lupo son los escoltas personales de Cash. El primero es un gigantesco exjugador de rugby que ahora se alquila como esbirro. Por su parte, Lupo es el típico mexicano sucio y repleto de armas que sirve a su amo yanqui por un puñado de dólares. Ningún problema para Tommy ‘Tiny’ Lister y Luis Contreras en la interpretación de estos individuos. Básicamente se dedican a acompañar a Powers Boothe allá por donde este vaya sin tener casi frases en el film. Son dos personajes más de presencia que de otra cosa. Sus mejores minutos llegan en el tremendo final de la película.

traicion-sin-limite-monday

Michael Ironside, Clancy Brown, Dan Tullis Jr., William Forsythe, Matt Mulhern y Larry B. Scott forman el pelotón de mercenarios que llegan a El Paso dispuestos a dar un golpe en el banco local. Todos estos actores están fantásticamente bien metidos en sus roles de militares mercenarios. Esos militares que no tienen más amigos que ellos mismos. Unos tipos duros que siempre obedecen al mando sin ni siquiera plantearse dudas. Ya lo dice en un momento dado del film el personaje de William Forsythe: “Tengo a mi patria. Tengo a mis amigos y nada más. Yo no hago preguntas”.

El que más destaca es el siempre duro y casi siempre desagradable Michael Ironside como el Mayor Paul Hackett. Este oficial es un tipo sin escrúpulos y que abusa claramente de la confianza ciega que tienen sus hombres en “el mando”. Clancy Brown y Dan Tullis Jr. (dado el gigantesco tamaño que presentaban en aquella época) son los músculos del grupo. William Forsythe es el macarra y experto en explosivos y cables. Matt Mulhern es el especialista en conducción. Y, el último mercenario del grupo, está interpretado por Larry B. Scott que compensa su falta de bíceps con su cerebro privilegiado para la tecnología y las comunicaciones.

“A mi puedes comprarme Cash, siempre has podido… pero no puedes comprar mi placa. Y el uno sin la otra no vale una mierda” (Jack Benteen)

En conclusión.
Termino esta crítica de Traición sin límite, un tremendo western «moderno» en el que nos encontramos con hombres duros de principios fuertemente establecidos que luchan por mantener lo que es suyo. Una violenta película marcada por la fuerte personalidad de su director y un gran reflejo del buen cine de acción que se hizo en los 80.

Tráiler de Traición sin límite

Escucha nuestro último episodio del podcast