The Town: Ciudad de ladrones
Comparte con tus amigos










Enviar

Ben Affleck regresó a Boston y se volvió a poner tras las cámaras después de la brillantísima y excelente ‘Adiós pequeña, adiós’ (2007). Pero, en esta ocasión, también se puso delante y además escribió el guión de… ‘The Town: Ciudad de ladrones’, un dramático film de policías y ladrones, de hombres y mujeres de Charlestown.

“Un brindis por la última banda de Charlestown”

The Town. Ciudad de ladrones

Crítica de The Town: Ciudad de ladrones

Ben Affleck (director, guionista y protagonista) se curra una buena película “de policías y ladrones”. Una película de hombres y mujeres que sueñan con cambiar sus vidas. Es cierto que Affleck recurre a personajes (el típico amigo/hermano del protagonista cuya fidelidad es a prueba de bombas) y situaciones (el típico “código de honor” entre ladrones, el golpe que no puede salir bien, el miedo a ir a la cárcel) muy vistas en los films de atracos… No obstante, las cosas hay que reconocerlas, y Ben Affleck lo hace bien, bastante bien. Tan es así que consigue sumergir totalmente al espectador en la trama  desde el principio y hasta el final. Una trama basada en la novela ‘El príncipe de los ladrones’ (Chuck Hogan) que ganó el premio Hammett de Novela Negra.

Destacar que tanto la acción del film como de la novela tienen lugar en Charlestown por un motivo muy concreto: es el barrio de Boston que ha producido más ladrones de furgones blindados que ningún otro lugar de las mismas dimensiones del mundo. Así pues, ‘The Town’ se rodó casi en su totalidad en localizaciones de Boston y sus alrededores, incluido, por supuesto, Charlestown. También se filmó en el North End, Cambridge, en el famoso Fenway Park (el estadio de la Liga Profesional de Baseball) y en la prisión de Walpole (Massachusetts).

FBI

Otro acierto de Ben Affleck es la humanización de los criminales. Affleck los convierte en protagonistas, en hombres y nombres con rostros y problemas. Nos hace adentrarnos en su mundo y motivaciones. Al final tomamos rápidamente partido por ellos antes que por la policía (representada fundamentalmente en la figura del agente Frawley). Una policía que se muestra casi deshumanizada a la hora de cumplir con su misión, y sin importar las circunstancias de la vida de las personas que se lleve por delante. Todo esto nos hace empatizar con Doug MacRay y sus colegas antes que con los agente de la Ley. Aun sabiendo que lo que hacen Doug y cia está mal, aun sabiendo eso, nos ponemos de su lado y deseamos que las cosas les salgan bien.

Además, Affleck centra la acción en la zona de Charlestown (Boston). En “The Town” se nos muestra Charlestown como un lugar dominado por los irlandeses y sus particulares normas de respeto y silencio con según que acciones. Un lugar en el que salirte del camino marcado puede costarte caro, muy caro. Al igual que enAdiós pequeña, adiós (2007) también se recurrió a la población local para algunos papeles protagonistas y de extras, incluidos ex-policías y ex-convictos. Como curiosidad destacar que en Charlestown se usa el término “toonie” para referirse a una persona que no es de la zona.

Con todos los elementos anteriores el ya ex-Batman construye una muy digna (con momentos sobresalientes) cinta de “buenos y malos”, “de policías y ladrones”. Un film, en definitiva, de hombres y mujeres con problemas de difícil solución. Aquí tenemos unas dos horas francamente entretenidas.

“Nos levantamos todos los días y decimos que vamos a cambiar de vida. Yo voy a cambiar hoy mismo”… La última banda.

En ‘The Town’ nos encontramos primero con Ben Affleck que retrata muy convincentemente al chico bueno, Doug MacRay. Doug es un joven al que en algún momento su camino se le torció. Rebecca Hall encarna de forma destacada a la directora del banco, Claire Keesey, una joven a la que no le gusta su vida y desea cambiarla. Jon Hamm, por su parte, tiene el ingrato papel de dar vida al agente Frawley del FBI. John consigue que nos caiga mal y que deseemos su fracaso. Jeremy Renner se marca una buena actuación con su papel de Jem, el amigo (casi hermano) de Doug por el que está dispuesto a todo. Del elenco principal el último As de la baraja es Blake Lively con una desinhibida y vulgar performance en el papel de “chica fácil con hija” que quiere liar definitivamente a Doug.

Pero si bien he querido resaltar a Affleck, Hall, Hamm, Renner y Lively… cierto es que también tienen gran brillo, a pesar de ser secundarios con pocos minutos, los veteranos Pete Postlethwaite y Chris Cooper. El ya fallecido Pete Postlethwaite interpretó de forma genial a Fergie Colm, un cabrón irlandés de esos a los que es mejor no llevarles la contraria por lo que te pueda pasar. En el otro lado tenemos a Chris Cooper metiéndose en el rol de Stephen MacRay, el padre de Doug. Un progenitor que actualmente vive enchironado por dedicar su vida al robo. Tanto Postlethwaite como Cooper protagonizan unas buenísimas escenas conjuntas con Affleck, especialmente el primero.

“La próxima vez que quieras ir de listillo… sé más listo que un niño de seis años” (Doug MacRay)

Fergie Colm

En conclusión.
Termino esta crítica de The Town: Ciudad de ladrones, una notable película, un buen drama humano y una buena historia sobre un grupo de perdedores. Una cinta bien contada y mejor interpretada. Con este film, Affleck siguió demostrando que es un grande en esto del cine. Dirigir, guionizar y protagonizar una película no es tarea sencilla… y Ben Affleck pasa esta triple prueba de forma sobrada.

Tráiler de The Town: Ciudad de ladrones