Salvaje
Comparte con tus amigos










Enviar

Si usted es de los que se pone nervioso cuando el coche de delante no arranca tras ponerse el semáforo verde, entonces, le recomiendo ver esta película. Puede que, tras verla, se vuelva a pensar lo de usar el claxon. Quizás el conductor de delante sea un ‘Salvaje’.

“¿Me oye, señora? Se va a enterar de lo que es un mal día” (Tom)

Crítica de Salvaje

Derrick Borte es un director y guionista norteamericano nacido en Alemania cuyas películas no han hecho mucho ruido. Entre las más destacadas podemos citar ‘La familia Jones’ (2009) y ‘London Town’ (2016). Ahora tiene la suerte de contar con Russell Crowe como la principal estrella de su casting. Lógicamente, esto último hace que la atención mediática se vuelque hacia su nuevo film: ‘Salvaje’.

La labor de Borte en esta nueva cinta es bastante buena y todo está rodado de manera muy destacada. Hay que advertir que la película no sólo nos ofrecerá implacables persecuciones automovilísticas, sino también escenas de cruda violencia. En las primeras se enfrentará un viejo Volvo familiar, al que no le funcionan ni las ventanillas, contra una poderosa y nueva pick-up de Ford. Estas secuencias están filmadas desde diferentes ángulos: aéreos, generales, subjetivos, al volante,…. Naturalmente, este acoso automovilístico recuerda, salvando las distancias, al atosigamiento visto en el mayor clásico de este subgénero:El diablo sobre ruedas (Steven Spielberg, 1971). Sin olvidar tampoco Nunca juegues con extraños (John Dahl, 2001), a la que incluso se le hace un sutil guiño.

Por otro lado, y tal y como he expuesto, el film también abandona la carretera para mostrar violencia a pie de calle. En este aspecto, Borte no se anda con remilgos a la hora de filmar estas escenas. Aquí tendremos violencia bien filmada, sangre y alguna ejecución bastante bestial. No se llega a la calificación “R” pero le falta bien poco y eso es de agradecer, especialmente, en una época en lo que todo se tiende a censurar y blanquear.

Entrando en la trama nos encontramos con un guión escrito por Carl Ellsworth. Hablamos de un guionista con algún que otro libreto interesante y que aspira a escribir ‘Gremlins 3’ con Chris Columbus. En ‘Salvaje’ se parte de un hecho bastante típico al volante como es el pitar al de delante para poder seguir avanzando. A partir de ahí se desata toda la acción. Una acción de la que, previamente, se nos ha ido poniendo en guardia en los minutos iniciales. En ese tramo ya vemos de lo que es capaz Tom Cooper (el conductor de la pick-up) y cómo ha traspasado los límites legales al mismo tiempo que se ha despojado de su humanidad. Por otro lado, también vemos la ajetreada y caótica vida de Rachel. Al juntar a ambos en un mismo semáforo el resultado no puede ser otro que una gran colisión.

Ahora bien, como expuse antes, la trama no se limita a ver cómo un vehículo más poderoso acosa a otro más modesto. Esto es una parte importante pero también hay otros puntos de interés que hacen avanzar el film. Me refiero a cuando Tom Cooper se hace con un objeto preciado de Rachel llevando el juego de la persecución a otro nivel. Será entonces cuando comprendamos que Cooper ya es un sujeto totalmente perdido e irrecuperable. Estamos ante auténtico “Salvaje” como bien dice el título en español o “Desquiciado” en inglés.

“711-TPX”. El salvaje sobre ruedas.

El principal aval para ver este film es el protagonismo de Russell Crowe. El oscarizado actor todavía presenta en esta película cierto aspecto orondo. Esta apariencia procede de su performance de Roger Ailes para la miniserie ‘La voz más alta’. Miniserie que protagonizó en 2019 llevándose su respectivo Globo de Oro. El hecho de comentar el aspecto físico de Crowe no es baladí… porque le sienta de maravilla para su personaje dándole un aspecto bastante dejado, brutal e incluso terrorífico. Hablamos de un hombre llamado Tom Cooper que ha traspasado todos los límites sintiéndose además ignorado por la sociedad. En definitiva, un individuo airado que ya no tiene nada que perder. La recreación de Crowe sobra decir que es parte de lo mejor de la propuesta, sobre todo en sus reacciones y actos que quedan reflejados a la perfección en una charla con un abogado.

La “víctima perfecta” de Cooper es Caren Pistorius, que en esta película tiene una gran oportunidad para darse a conocer. Y lo cierto es que la aprovecha de manera más que eficiente. Caren destaca en todos los registros que le tocan en su rol de Rachel: madre superada, mujer acosada al volante e incluso, llegado el momento, tendrá que sacar cierto carácter. Bajo su cuidado y protección está Gabriel Bateman como Kyle. El chaval cumple bien como chiquillo en apuros intentado calmar a su madre y no ponerse en peligro bajo las indirectas y directas de Cooper. Del resto del casting poco se puede decir. Básicamente son incautos y pobres desgraciados a los que Tom Cooper va aplastando en su objetivo de martirizar y dar caza a Rachel.

“Muchas personas en mi vida merecen una disculpa… pero tú no eres una de ellas” (Rachel)

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Salvaje, una película que entrega bastante más de lo esperado. Si ustedes son fans de los films de “acoso automovilístico” no deberían perdérsela. Tampoco deberían pasarla por alto si son fans de Russell Crowe y lo quieren ver en un papel de villano implacable y demolido psicológicamente al que sólo le queda: “una vida de violencia y venganza”.

Tráiler de Salvaje