Monster Hunter
Comparte con tus amigos










Enviar

Tras la percepción de nuestros sentidos se ocultan mundos que ignoramos por completo. Paul W.S. Anderson y Milla Jovovich dejan de cazar zombies para cazar monstruos. Ambos nos dan la bienvenida a un nuevo mundo. Llegó el momento de adentrarnos en ‘Monster Hunter’.

“Para matar a un monstruo necesitas otro monstruo” (Teniente Artemis)

Crítica de Monster Hunter

Hace ya algunos años la compañía Capcom lanzó al mercado el ‘Monster Hunter’, un nuevo videojuego de rol en el que el protagonista debía cazar monstruos gigantes. Al mismo tiempo, el jugador también realizaba una serie de misiones que mejoraban las habilidades de su avatar. Por otro lado, y terminada en 2016 su participación en la franquicia ‘Resident Evil’, el exitoso matrimonio formado por Milla Jovovich y Paul W.S. Anderson buscaron en el videojuego de los monstruos iniciar otra franquicia de éxito. Para ello se juntaron en la producción con Screen Gems, Constantin Film, Tencent Pictures y la mismísima Toho. Estas compañías pusieron sobre la mesa 60 millones y ‘Monster Hunter’ se convirtió en película. Además, la propia Milla Jovovich, en su rol de la teniente Artemis, pasó a convertirse en personaje descargable en las últimas actualizaciones del videojuego.

El libreto del film es obra del propio Paul W.S. Anderson y Kaname Fujioka. Ambos se apoyan libremente en el título ‘Monster Hunter: World’ con guiños varios. Como ya se pueden imaginar, no estamos ante un script tipo Christopher Nolan… Aquí todo es muy sencillo y centrado, básicamente, en idear planes para finiquitar a los monstruos. Ni tan siquiera el cambio de mundos está mínimamente explicado. Bastan una especie de postes o piedras rúnicas que se activan al pasar por ellas para “dar el salto”. En cualquier caso ya sabíamos que el fuerte de esta cinta no iba a ser su guión y, en consecuencia, no creo que valga la pena quejarse de su simpleza.

Entrando en la dirección de Paul W.S. Anderson decir que los que somos seguidores de su cine lo vamos a pasar muy bien con ‘Monster Hunter’. Todas sus trademarks están en la película. Entre ellas puedo resaltar: su empleo de los zooms que nos llevan hasta planos panorámicos, la acción por encima de todo, los homenajes directos o indirectos a muchas otras películas, o su final abierto buscando generar una nueva saga.

Especialmente quiero hacer hincapié en toda las set-pieces relativas a los monstruos. Todas ellas están muy bien rodadas y sin miedo a esconder nada. Anderson nos obsequia recreando colosales enfrentamientos a plena luz del día. En estos combates tenemos todo tipo de planos y detalles. En este sentido el film es una gozada. El único “pero” que le pongo a Anderson es que vuelve a reincidir en filmar demasiado deprisa los enfrentamientos uno contra uno; algo que ya hiciera mal enResident Evil: El capítulo final (2016). Tampoco comparto la total ausencia de sangre, sobre todo porque choca mucho, por ejemplo, ver a un monstruo empalar con su cuerno a un soldado y que este no sangre por lado alguno…

También hay que destacar muchísimo la filmación en Sudáfrica y Nambia. Localizaciones naturales como los entornos de Ciudad del Cabo (las dunas de Atlantis) y Spitzkoppe aportan un extra de verosimilitud y asilamiento impagables. Hablamos de territorios no muy explotados a nivel comercial que te hacen situarte en un mundo inexplorado repleto de monstruos. En palabras de Paul W.S. Anderson: “El 80% de esta película es real y el 20% restante que no es real son los monstruos”.

Y hablando de monstruos en pantalla tenemos varios titanes que salen mucho y desde el primer minuto. Todos ellos están francamente bien integrados con los entornos reales y naturales del film. Entre ellos puedo destacar al Diablo (un resistente y gigantesco monstruo que habita bajo la arena), el Rathalos (una especie de dragón que parece casi imbatible) y las Nerscylla (recuerdan a las arañas pero su tamaño es infinitamente superior).

“¡Chocolate!”. Monster’s World.

El gran protagonismo del film se lo reparten casi a partes iguales Milla Jovovich (Teniente Artemis) y Tony Jaa (Hunter). Ambos forman una dupla que funciona estupendamente en pantalla y que recuerda en varios pasajes a la que formaron Lee Marvin y Toshirô Mifune en ‘Infierno en el Pacífico’ (John Boorman, 1968). Tanto Milla como Jaa pasarán por situaciones que les llevarán desde el enfrentamiento hasta la unión pasando por las bromas más tontas pero divertidas. Resaltar que, al igual que Marvin y Mifune, los personajes de Jovovich y Jaa también hablarán en idiomas diferentes para complicar más la relación.

Hablar de acción femenina es hacerlo de un nombre propio y ese es el de Milla Jovovich. La actriz está fenomenal en este tipo de roles en los que se entrega al máximo. En ‘Monster Hunter’ nuevamente se ensucia, golpea y la golpean pareciendo que va a quebrarse en algún momento… sin embargo, siempre logra salir adelante y si tú le das una vez ella te dará dos veces. Atención a su indomable coraje y a cómo se cura su tobillo con pólvora y fuego al más puro estilo Stallone en Rambo III (Peter MacDonald, 1988). Por su parte, Tony Jaa es otro que también está su salsa en estos films. Sus piruetas y escenificación de la acción marcial le hacen único. Aquí destaca por su rabiosa e instintiva performance. Una interpretación de pura y dura supervivencia con unas armas de lo más exóticas a su favor.

Sobre el resto del reparto no hay mucho que decir. Y no hay mucho que decir porque casi todos ellos son carne fresca para las gigantescas bestias. Este el caso de gente como T.I. o Diego Boneta. Mención al margen merece Ron Perlman que sale con una peluca imposible y repartiendo buenas lecciones y durezas en el tramo final. Y ya para las risas queda Aaron Beelner dando vida digitalmente a Pálico, un antiguo gato cazador ahora reconvertido en cocinero.

“Luchar y sobrevivir” (Teniente Artemis)

En conclusión.
Finalizo está crítica de Monster Hunter, una película que da lo que promete llegando incluso a cansar de tanta acción y exhibición monstruosa. El film va como un tiro desde el principio y hasta el final dejando pocos momentos para el descanso. Si, como a mí, te gustan la acción y los monstruos, entonces, no te la debes perder. Y ya el broche final es contar con Jovovich y Jaa dándolo todo enfrentándose esta vez a criaturas del tamaño de un edificio.

Tráiler de Monster Hunter