Los Goonies
Comparte con tus amigos










Enviar

Llega el momento de rendir tributo a la más mítica pandilla de los 80. Un grupo de amigos que lograron trascender más allá de la pantalla del cine dejando un inmortal legado. Un legado replicado posteriormente en cientos de producciones. ¡35 años! después seguimos buscando el tesoro de Willy el tuerto al lado de ‘Los Goonies’.

“Este es el último fin de semana que Los Goonies pasaremos juntos. Deberíamos acabarlo a lo grande” (Bocazas)

Crítica de Los Goonies

Richard Donner, el gran director capaz de hacernos creer que Christopher Reeve podía volar en Superman (1978), estrenó el 7 de junio de 1985 en Estados Unidos otro film mítico en su filmografía: ‘Los Goonies’. Aquí tenemos una película de esas que mi compañero J. Glez calificaría como “película de infancia”. Y esa definición le viene que ni pintada porque precisamente esto es ‘Los Goonies’. Hablamos de una de las películas de infancia de toda una generación. La generación de los que crecimos alquilando los VHS en la década de los 80. La generación de los que crecimos fascinándonos con los grandes estrenos cuyos carteles repletos de inventiva nos vendían las películas por sí solas. Eran otros tiempos y ‘Los Goonies’ se convirtieron en un estandarte, en un film inolvidable.

Me atrevo a afirmar rotundamente que esta película representa el modelo e imagen de todas aquellas cintas protagonizadas por “niños en bicicleta” que salvaban al mundo en ausencia de los mayores. Posteriormente a ella llegarían films como ‘Cuenta conmigo’ (Rob Reiner, 1986) o Una pandilla alucinante (Fred Dekker, 1987). Actualmente este tipo de películas se han vuelto a poner de moda de manera irresistible. Ahí están cintas comoSuper 8 (J.J. Abrams, 2011) o It (Andy Muschietti, 2017). Inclusive, el fenómeno ha sido recogido de manera harto cansina en la serie Stranger Things (2016-2019). Pero ‘Los Goonies’ siempre serán los mejores…

En el guión nos encontramos a Chris Columbus desarrollando una historia original de Steven Spielberg. Hablar de Columbus y Spielberg es hacerlo de palabras mayores. Por aquel tiempo, ambos eran muy amigos y estaban muy dominados por su espíritu infantil y sus grandes fantasías personales, especialmente Spielberg. No es de extrañar que la trama nos entregue a una pandilla de chiquillos en busca de un fabuloso tesoro. Con sinceridad: ¿Quién en su infancia no ha soñado alguna vez con encontrar un gran tesoro rebuscando en trastos viejos, en la tierra o en la arena?… Esta idea es algo que supera barreras culturales y por eso ‘Los Goonies’ es un film tan universal.

Al margen de lo anterior, en la película podemos encontrar multitud de guiños y homenajes inteligentemente camuflados y no cómo se hace hoy en día que se sirven en bruto. Algunos ejemplos de estos guiños son las referencias indirectas en forma de diálogos a cintas como Rocky (John G. Avildsen, 1976) o Gremlins (Joe Dante, 1984), está última con guión de Columbus. También tenemos referencias visuales a ‘Con faldas y a lo loco’ (Billy Wilder, 1959), ‘El halcón del mar’ (Michael Curtiz, 1940) o al Superman del propio Richard Donner (1978). Por no mencionar que varias de las trampas y/o puzles que sortea la pandilla de infantes están basadas en las dos primeras películas de Indiana Jones. Como vemos, en ‘Los Goonies’ hay mucho contenido cinéfilo “oculto” para entretenerse buscándolo.

Respecto al trabajo de efectos visuales decir que todos son prácticos y realizados mediante maquetas y decorados a escala. Esto provoca que el film haya envejecido de manera notable y apenas nos podamos quejar de su aspecto. El trabajo en este campo fue realizado por los magos de ILM que incluso reprodujeron a tamaño natural el barco pirata de Willy el tuerto.

En la banda sonora destaca el gran trabajo de Dave Grusin, un compositor no muy viral pero que consiguió ganar un Oscar y acumular hasta siete nominaciones más. En ‘Los Goonies’ destaca por ir completamente acorde al film. De esta manera, sus notas musicales nos trasladan toda la aventura, misterio y diversión que propone el film. Y hablando de diversión… otra aportación musical a tener en cuenta es la de Cyndi Lauper. La peculiarísima e inimitable artista compuso dos temas para la película: “The Goonies ‘R’ Good Enough” y “What a thrill”. Del primero incluso rodó posteriormente un video dividido en dos partes. En ese video contó con la participación de los jóvenes protagonistas más las apariciones especiales de los míticos Roddy Piper y André el gigante.

“Los Goonies siempre se equivocan”. Una pandilla alucinante.

Entrando a comentar el reparto decir que los jovencitos que formaban la pandilla apenas contaban con experiencia. Sin embargo, Donner y Spielberg sacaron lo mejor de cada uno y en pantalla la química entre todos ellos resulta genial. Así pues, la naturalidad de sus gestos y su lograda espontaneidad es otro de los triunfos del film. En todo momento los chavales nos transmiten una camaradería total y absoluta y nos hacen cómplices de sus aventuras.

Repasando brevemente sus papeles encontramos primero a Sean Astin en el rol de su vida como Mikey, el auténtico líder por corazón. Haciendo las veces de su musculoso hermano adolescente, Brand, tenemos a Josh Brolin en su debut delante de las cámaras. Por su parte, Corey Feldman era el que más experiencia acumulaba hasta ese momento habiendo aparecido ya en series y films importantes. Aquí da vida a Bocazas, el chulito del grupo. En el rol de Chunk, el gordito y trolero, tenemos a Jeff Cohen que poco más hizo después. Otro que tampoco tuvo gran recorrido fue Jonathan Ke Quan aka Ke Huy Quan como Data, “el inspector gadget” de la pandilla. El caso de Quan es curioso porque había debutado el año anterior de la mano de Spielberg enIndiana Jones y el templo maldito y después de ‘Los Goonies’ su estrella se apagó por completo.

A la pandilla se le sumarían dos chicas, Andy y Stef, interpretadas por Kerri Green y Martha Plimpton. La primera encarna a una guapa animadora que está enamorada de Brand y que tendrá la clave del puzle final para acceder al tesoro de Willy. La segunda interpreta a su mejor amiga, una chica con gafas que se ve arrastrada a esta mágica búsqueda. De las dos, la que hizo una carrera más longeva fue Martha quedando Kerri muy olvidada.

Los malos de la función son tres caricaturas recreadas así intencionadamente por Robert Davi, Joe Pantoliano y Anne Ramsey. Los tres forman la familia Fratelli. Entrando en detalle, Davi y Pantoliano encarnan a Jake y Francis, dos hermanos que casi siempre están peleándose entre ellos en lo que es un gag muy bien tirado para los más pequeños de la casa. Por su parte, Anne Ramsey se mete en los zapatos de la madre. La ya fallecida actriz retrata a una mujer eternamente enfadada y autoritaria que pone bien firmes a sus retoños a base de bofetadas. ¡Ah, sí! También está John Matuszak debajo del deformado rostro de Sloth, un tercer hermano con cierto retraso y gran poder físico al que tienen encerrado y encadenado como si fuera un monstruo del que avergonzarse.

“Tú eres ese al que llaman bocazas ¿no? ¡Pues empieza a hablar!” (Mamá Fratelli)

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Los Goonies, una película de infancia total y la gran y mejor precursora del cine de “pandilla de niños salvando al mundo”. El film traslada a la gran pantalla de manera espectacular la fantasía que todos hemos tenido alguna vez en nuestra niñez: encontrar un magnífico tesoro. Y si además este tesoro procede de un pirata, entonces, el sueño queda absolutamente cumplido.

Tráiler de Los Goonies