La noche de Halloween (2018)
Comparte con tus amigos










Enviar

“Michael Myers es un personaje medio humano, medio sobrenatural. Es una fuerza implacable de la naturaleza. Es la personificación definitiva del mal. Solo tiene una cosa en mente: matar a su víctima”. Esas son palabras de John Carpenter y vosotros sed bienvenidos a… ‘La noche de Halloween’ (2018).

“No se gana dejando que el Mal siga vivo”.-Doctor Loomis.

Crítica de La noche de Halloween (2018)

En 1978 conocimos al temible psicópata y silencioso asesino Michael Myers enLa noche de Halloween (John Carpenter). La película fue un éxito e inevitablemente surgieron las típicas secuelas (hasta 7) e incluso reboots (los dos de Rob Zombie). Todas esas películas quedan ignoradas en este nuevo film dirigido por David Gordon Green.

En consecuencia, lo que tenemos entre manos es la “segunda” cinta de la “saga”. Una historia que arranca 40 años después de los sucesos de la original. Además, se parte de la idea de que Myers fue capturado al final de la primera película. Para la puesta en marcha de este proyecto se contó con la total aprobación y bendición del mismísimo John Carpenter. De hecho, el propio Carpenter se ha sumado modernizando su mítica banda sonora.

Aquí estamos ante un homenaje clarísimo al film original. El guión ha sido escrito por David Gordon Green, Danny McBride y Jeff Fradley. Lo que este trío nos ofrece es un regreso a los “lugares comunes” creados por John Carpenter y Debra Hill. Así pues, el libreto tiene muchas frases con referencias a la cinta de Carpenter. A saber: el psiquiátrico Smith’s Grove, Haddonfield, el recuerdo al Doctor Loomis,…

Además de lo anterior, lo principal es volver a representar a Myers como un ser de mal. Este film vuelve a poner de manifiesto las teorías del Doctor Loomis que quedan recogidas en apuntes y audio. Pese a la investigación inicial llevada a cabo por una pareja de periodistas, queda claro que Michael Myers es el vacío. Ante nosotros vuelve a configurarse como un ser sin conciencia del bien ni del mal. Una máquina que sólo responde al estímulo de matar.

Inevitablemente, y tal y como sucede en muchos otros films recientes, también encontraremos algunos golpes de humor. No obstante, es un humor referenciado a la propia saga y que nos desvirtúa para nada el terror. Me refiero a frases sueltas que lanzan determinados personajes. Esas frases sirven de “easter-eggs” y desahogo ante la constante amenaza y brutalidad de Myers.

Respecto a la dirección de David Gordon Green, la misma es de gran calidad y, al igual que el guión, trufada de homenajes. Para empezar nos encontramos con una realización clara y contundente. En este sentido, los nuevos crímenes de Myers son más bestiales y mucho mejor filmados que los del original. Por ejemplo, no hay más que ver como destroza a golpe limpio a una de sus víctimas en un baño. Además, y a pesar de sus muchas escenas nocturnas, todo está filmado con gran nitidez y con un uso fenomenal de la iluminación necesaria para cada escena.

Al igual que el libreto, el realizador también incluye en la filmación sus buenos guiños a la obra de Carpenter. Desde los propios títulos de crédito que imitan a los del 78, pasando por flashbacks a determinadas escenas del original, o la visita a la tumba de Judith Myers. También se vuelven a reproducir muchas secuencias originales, sólo que dándoles un nuevo enfoque cambiando ciertos elementos y situaciones. En este sentido, casi es un “copia-pega” más que un homenaje.

El mayor mérito de Gordon Green es hacer que Michael Myers se sienta siempre como una amenaza tremebunda. Desde que lo vemos de pie e inmóvil en el psiquiátrico (gran escena) ya no se nos irá de la cabeza. Todo el metraje queda marcado por Myers, tanto física como mentalmente. Y su amenaza está presente en todo momento, aunque él no salga en las escenas (y sale en muchas, todo sea dicho).

“Feliz Halloween, Michael”. Cuentos de Halloween.

La protagonista principal no podía ser otra que Jamie Lee Curtis, que repite por quinta vez su rol de Laurie Strode. La actriz californiana es, junto a la imparable presencia de Michael Myers, lo mejor del casting. Jamie hace una interpretación cargada de fuerza y dureza, pero también consciente de lo que está por llegar. Esta Laurie Strode es casi como mirar un reflejo futuro de la Sarah Connor de Terminator 2 (James Cameron, 1991). Tan es así que, aun viendo la potencia de Myers, Lee Curtis nos transmite la inequívoca sensación de que si alguien puede detener el horror es ella.

Destaca también la joven Andi Matichak. Ella es la que tiene más opciones y minutos para su lucimiento como Allyson, la nieta de Laurie. Lo cierto es que Andi lo hace bastante bien, tanto en las escenas “normales” como las de puro terror. Buen “descubrimiento”. Además, Gordon Green aprovecha su última escena como guiño insinuante.

Más tapada en minutos queda Judy Greer dando vida a Karen, la madre de Allyson e hija de Laurie. Su personaje deja la inequívoca sensación de que no ha sido aprovechado en nada para explorar la relación con su madre. Tan es así que las escenas en flashbacks nos presentan una atractiva trama que habría dado para una precuela o para otra “película dentro de la película”. Lamentablemente esto no se explota de ninguna manera y es algo que deja a esta versión “incompleta”, ya que se nota claramente que falta algo.

También comentar el buen aporte que representan Jefferson Hall y Rhian Rees. Ellos son los que cargan con el peso al principio del metraje y que sirven como elemento “introductorio”. Dan vida a Aaron y Vicky, una pareja de periodistas que están realizando un estudio sobre la figura de Myers. Del resto del elenco citar la curiosa interpretación de Haluk Bilginer como el Dr. Sartain, el “heredero” de Loomis. También minutos para el siempre eficaz Will Patton como el Sheriff Hawkins. Finalmente, bajo la máscara de Myers tenemos al gigante James Jude Courtney y un cameo de Nick Castle, “el original”.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de La noche de Halloween (2018), una película muy bien filmada, ambientada y trabajada por David Gordon Green que rescata al mito de Michael Myers para las nuevas generaciones de espectadores. Los nostálgicos tenemos motivos suficientes para estar satisfechos con el continúo homenaje a la obra original de John Carpenter y Debra Hill. Amén del tremendo respeto hacia su personaje, logrando que su tremebunda amenaza esté presente durante toda la película, tanto física como mentalmente.

Tráiler de La noche de Halloween (2018)