La maldición de Chucky
Comparte con tus amigos










Enviar

Tras el fracaso comercial y artístico en 2004 de La semilla de Chucky’, su creador, Don Mancini, dio por cerrada una franquicia que había muerto como consecuencia del sendero paródico-humorístico que había tomado la saga. Diez años después de aquella película, Chucky regresó en mejor forma que nunca en ‘La maldición de Chucky’, devolviéndonos a los orígenes del personaje y metiéndonos de nuevo el miedo en el cuerpo, aunque en esta ocasión lo hiciera a través del DVD/Blu-ray.

lamaldiciondechucky_chucky

Crítica de La maldición de Chucky.
Antes de entrar a valorar ‘La maldición de Chucky’ no vendría nada mal refrescarnos la memoria con un repaso rápido a la franquicia. Y es que Muñeco diabólico es una saga que, como suele suceder en este tipo de cintas de terror, ha ido decreciendo con cada una de sus secuelas, aunque no de un modo tan brusco como sí les sucedió a otras franquicias como ‘Viernes 13’ o ‘Halloween’, cuyas secuelas sí pueden considerarse como un verdadero atentado a los films originales. En el caso de ‘Muñeco diabólico’, y a pesar de que cada una de las entregas bajaba un escalón con respecto a la anterior, jugaba a su favor el hecho de que Chucky, el muñeco más famoso de la historia del cine, derrochaba carisma y humor macabro a raudales, por lo que el divertimento estaba asegurado independientemente de la calidad de cada película. O lo que es lo mismo: el éxito de un film protagonizado por Chucky estaba casi garantizado.

Así se demostró con Muñeco diabólico 2’, más que digna y respetable segunda entrega en la cual Don Mancini procuró mantener la esencia terrorífica de su predecesora, pero introduciendo en su atmósfera algo de humor negro a través de un Chucky realmente rompedor y sensacional. La cinta triunfó tanto a nivel de crítica como de público, por lo que el anuncio de una tercera entrega no tardaría en llegar. Desafortunadamente el listón bajó de forma inesperada con Muñeco diabólico 3’, película que pecaba en exceso de reiteración y conformismo, donde un guión excesivamente soso y falto de interés terminaría por hundir la franquicia a pesar de que el film llegó a recuperar lo invertido (algo más de 20 millones de dólares de recaudación por 13 de presupuesto). En todo caso Chucky volvería a devorar la pantalla con sus tropelías y personalidad, siendo de lejos lo mejor de la película.

chucky_movies

Pero tras el descalabro artístico que supuso la tercera entrega de la serie, el creador de la misma, Don Mancini, consideró que debía dar un giro de 180º a la franquicia. Y la jugada no le salió mal del todo a pesar de que los fans más acérrimos renegaron en buena medida de las dos próximas secuelas. Siete años después, ya en 1998, Ronny Yu se encargaría de dirigir La novia de Chucky’, una delicia de comedia de terror plagada de gore, mala leche y humor, mucho humor macabro servido de primera mano por un arrollador Chucky lleno de cicatrices acompañado de Tiffany, su novia. La saga había evolucionado (para otros, involucionado) hacía la comedia. Una idea muy interesante que consiguió resucitar la serie tras un tiempo en el dique seco. 50 millones de dólares de recaudación por un presupuesto de 25 millones de la misma moneda eran motivo más que suficiente para seguir alargando el chicle.

chucky_films

No le fueron tan bien las cosas a la siguiente entrega, ‘La semilla de Chucky’, ya una parodia en toda regla dirigida por el propio Mancini que se podría considerar más un irónico ejercicio de metacine que se preocupaba en exceso por satirizar el género (en ocasiones sin demasiada fortuna), que de dar a Chucky el protagonismo que merecía. En esta ocasión guiños a Ed Wood, claras referencias al dilema moral de la homosexualidad o ese empeño por desmitificar a la propia franquicia Child´s Play, hicieron de la película posiblemente el producto que más rechazo provocó entre los seguidores de la serie a pesar de que la cinta recaudó justo el doble de su presupuesto (unos 12 millones de dólares). Chucky había muerto comercialmente hablando tras un film que, pese a contener ideas interesantes, resultó excesivamente ridículo y excéntrico.

Mucho tiempo ha pasado desde entonces, y muchos rumores sobre la realización de una nueva película sobre Chucky han salido a la luz sin una base sólida. Hasta que Don Mancini, creador del personaje y guionista de todas sus películas, anunciara que iba a iniciar la producción de una sexta entrega de la saga, escrita y dirigida por él mismo.

lamaldiciondechucky_mirando

Distribuida por la Universal Pictures, mucho revuelo causó la cinta incluso antes de su estreno. Y es que ‘La maldición de Chucky’ sería la primera película del personaje que se estrenaría directamente en DVD/Blu-Ray. Algo no había funcionado: la falta de presupuesto de la película (tan sólo de 5 millones de dólares, la más barata de la serie), un desinterés generalizado del gran público por el personaje debido quizás al derrotero que la saga había tomado en su última entrega, o simplemente que Chucky había pasado de moda y ya no movía a las masas, hicieron que ninguna distribuidora arriesgara con un estreno en cines, por lo menos, a media escala.

En cualquier caso, y sean las razones que sean, podemos afirmar con rotundidad que ‘La maldición de Chucky’ es una secuela que, efectivamente, se puede considerar un justo “direct to video” por muchos motivos: falta de medios, escasez de localizaciones y escenarios, actores semi-desconocidos, una banda sonora para nada impactante o unos efectos digitales de nivel medio (con un inadmisible Chucky digital que en algunos momentos tira de espaldas). Pero, por otra parte, también podemos afirmar con rotundidad que Mancini, muy consciente del producto que tenía entre manos, supo jugar perfectamente con los pocos recursos y medios con los que contaba, tirando de imaginación y ofreciendo una secuela que se puede considerar sin muchos problemas como la mejor de la saga tras Muñeco diabólico 2 a pesar de sus limitaciones, las cuales quedaron muy bien disimuladas gracias a un diseño de producción de cierto empaque y una ambientación que, de largo, resulta más sobrecogedora que la de cualquier otra película de la saga. Mancini consigue contra todo pronóstico resucitar al mejor Chucky, devolviéndolo a sus raíces e intensificando el factor terror de la primera entrega, llevando al personaje a otro nivel en lo que a horror se refiere. Nunca sin renegar de los ligeros toques de humor negro tan característicos del famoso muñeco. Una pequeña delicia que no nos dejará indiferentes.

lamaldiciondechucky_ataque

Sin duda nos encontramos ante todo un film de terror que si bien no deja de ser un productillo de Serie B muy modesto, en muchas ocasiones no lo aparenta precisamente por el buen hacer del director de fotografía y del propio Mancini en la dirección, enfocando esta nueva secuela como si de un film de terror clásico se tratase. La idea simple pero siempre eficiente de juntar a un puñado de personajes en una lúgubre mansión en una tenebrosa noche de tormenta, será el escenario idílico para que un vengativo y malhumorado Chucky de rienda suelta a su amplio repertorio de atrocidades. Algo que sumado a una sensacional puesta en escena, a un uso inteligente de los juegos de luces y sombras, y a una sucesión de secuencias realmente violentas, viscerales y algunas de ellas sorprendentes, convierten ‘La maldición de Chucky’ en una muy interesante secuela que demuestra, una vez más, que dinero no es precisamente sinónimo de calidad.

lamaldiciondechucky_silla

En todo caso hemos de aclarar que la película es un complejo canto de sirena hacía los nostálgicos y fans más acérrimos de la saga, hasta el punto de que esto se convierte en un arma de doble filo precisamente porque ese espectador que no tenga frescas en la memoria las películas anteriores, terminará totalmente perdido durante el transcurso de esta nueva odisea de terror. Y es que Mancini, pese a afirmar que eliminaría de la línea de continuidad las dos últimas secuelas y que la nueva película se situaría cronológicamente tras ‘Child´s play 3’, nada más lejos de la realidad nos encontramos ante una sexta entrega en toda regla en donde los acontecimientos narrados en las dos últimas películas siguieron formando parte del mismo universo (eso sí, aunque se intuye, no se explica qué sucedió con Glen/Glenda, ni falta que hace, admitámoslo).

Podemos considerar esta mentira piadosa como una estrategia de marketing, un juego del despiste o las ganas de hacer olvidar al público los films de 1998 y 2004, pero realmente ‘Curse of Chucky’ se encuentra temporalmente justo después deLa semilla de Chucky’, conclusión a la que hemos llegado tras visionar la película varias veces y atender detenidamente a todos sus diálogos en un bonito juego de reconocimiento de situaciones y búsqueda de pistas que el fan disfrutará, el cual quedará encandilado con la sucesión de referencias, de guiños y de homenajes que Mancini brinda a todas y cada una de sus películas, haciendo mención especial a dos brillantes cameos (uno post-créditos) que serán el origen de todos los quebraderos de cabeza del espectador poco versado en el personaje, pero que razonadamente encajan a la perfección en la conexión del film con sus películas precedentes.

Por esto mismo podemos considerar este producto como una secuela hecha por y para el verdadero amante del personaje. Para esos seguidores que conocen al dedillo todos los sucesos narrados a lo largo de la saga para que finalmente vayan hilvanando conceptos en su mente conforme pasan los minutos. El único hándicap de esto es que el guión contiene ciertas lagunas que el espectador tendrá que deducir y completar por su propia cuenta (una de ellas justo al final), algo a lo que no estamos acostumbrados pero que en el fondo se agradece.

lamaldicionchucky_reflejo

En todo caso Mancini, y a un servidor le cuesta creer que no se percatara de ello, comete varios errores de continuidad inexplicables (el flashback que nos relata el motivo por el cual Charles Lee Ray huye hacía la juguetería en el primer film, no encaja con lo que nos narraron en aquel; o la incomprensible escena en la cual Chucky es momentáneamente decapitado y no aparece una sola gota de sangre de su cuerpo). Fallos que, sumados a unos esporádicos efectos digitales algo mediocres, a unos actores de tercera fila que no nos dicen absolutamente nada (salvo Fiona Dourif interpretando a la paralítica protagonista con cierta credibilidad, y el siempre genial Brad Dourif) o a un nuevo diseño inicial de Chucky incomprensiblemente afeminado en determinados momentos, hacen que la película pierda algunos enteros, algo a lo que tampoco ayuda un guión que, a pesar de su brillante enfoque nostálgico y a su crudeza, realmente no ofrece nada verdaderamente nuevo.

Pese a estos deslices, podemos dar por sentado que se trata de un film altamente recomendable y muy superior a la mayoría de secuelas de la saga, algo que con suerte podría significar una nueva resurrección de la franquicia. Chucky ha regresado, y esta vez, más cruel que nunca. ¡Bienvenido!

lamaldiciondechucky_maldito

En resumidas cuentas.
Finalizando con la presente crítica de La maldición de Chucky, Don Mancini decide volver a las raíces ofreciéndonos un film de Serie B muy por encima de la media. Y es que esta nueva secuela, pese a tratarse de un producto DTV, se puede colocar sin muchos problemas como una de las mejores entregas de la serie. Su ambientación, un enfoque altamente nostálgico sustentado principalmente sobre los pilares del terror clásico, y la crudeza que tanto echábamos de menos en el personaje, hacen de ‘Curse of Chucky’ una secuela que, pese a sus defectos y limitaciones, ha conseguido devolver a Chucky al lugar que le corresponde, aunque esperemos que la próxima vez podamos verlo en pantalla grande. El único inconveniente es precisamente la complejidad argumental, que sacará de sus casillas a más de uno a la hora de encajar la película en la línea de continuidad de la franquicia. Un juego de investigación, atención y memoria con el que disfrutarán los verdaderos fanáticos del personaje. ¿Aceptan el reto?