Assassin’s Creed
Comparte con tus amigos










Enviar

Dos sociedades secretas, Asesinos y Templarios, llevan siglos enfrentadas por el control del libre albedrío de la humanidad. La clave para la resolución del conflicto parece ubicarse cronológicamente en la Sevilla de 1492 y en la figura de Aguilar de Nerja. Es tiempo de “sincronizar”. Es tiempo de… ‘Assassin’s Creed’.

“Trabajamos en la oscuridad para servir a la luz. Somos asesinos” (Cal Lynch)

assassins-creed-banner

Crítica de Assassin’s Creed

En el año 2007 Ubisoft lanzaba al mercado ‘Assassin’s Creed’, un videojuego que presentaba la lucha de dos clanes enfrentados en el tiempo: los Asesinos y los Templarios. Las ventas fueron un completo éxito y dio lugar a varias secuelas y merchandisng de todo tipo. Ahora ha llegado el momento de que la acción pase al cine con este film protagonizado por Michael Fassbender. Un film que, al igual que pasó con Alice y la franquicia de “Resident Evil”, introduce a un nuevo personaje en el universo de los juegos. Ese personaje es Cal Lynch y su historia comienza aquí mismo.

assassins-creed-cal-lynch

Creo que no soy dudoso cuando elaboro críticas de películas basadas en videojuegos. Como videojugón que fui (eso de “gamer”, no me va) me siento atraído por este tipo de producciones y siempre suelo resaltar los aspectos positivos sobre los negativos. Ahora bien, en el caso que nos ocupa no se trata ya de ser un jugón o no para valorar la película, y es que el problema radica en que nos encontramos ante un producto que en su globalidad resulta fallido. Dejando al margen los homenajes al juego (mitología, personajes, movimientos…), el film no pasa la prueba del algodón. Y no la pasa por varios factores…

Para empezar se ha contado con un presupuesto del entorno de unos 110-170 millones y la verdad es que resaltan poco. Esto se debe a que toda la filmación y la fotografía son absolutamente oscuras. Parece que se quisieran tapar posibles carencias. Hay escenas en las que cuesta ver las expresiones de las caras o las cosas, especialmente la máquina “Animus” que no luce nada. Con las instalaciones de Abstergo en Madrid (al lado del Estadio Vicente Calderón) pasa lo mismo, se han usado unos tonos azulados para darles ambiente pero todo destaca por su baja iluminación. Sólo encontramos algo de luz en las escenas que transcurren en “Sevilla” a pleno día. Sin embargo, y curiosamente, varias de ellas vienen acompañadas por el levantamiento de polvo, humo o fuego que también incide en la visibilidad. Realmente no sé qué pretendía el director Justin Kurzel al filmar así esta película.

assassins-creed-guarida

Al respecto de la trama, decir que viene adornada con varios elementos en apariencia atractivos: viajes en el tiempo (las sincronizaciones con la Andalucía de 1492), dos clanes/sociedades secretas ocultas y enfrentadas (los Asesinos y los Templarios) o la combinación de personajes históricos reales con personajes imaginarios (ejemplo: Torquemada como real y Cal Lynch/Aguilar como imaginario). No obstante, todo eso queda en casi nada porque toda la intriga/misterio se ve venir de lejos cuando, al principio (año 1986), vemos a cierto personaje bajarse de un coche en La Baja California (a los versados en el juego esto les dará igual pues ya conocen el tema… pero no a los legos, que sin andan listos verán de esta forma la trama “destapada” al principio de todo).

Lo que sí resulta efectivo es la plasmación en el libreto de parte de la mitología de los videojuegos pero adaptada a la gran pantalla. De esta forma destaca la guerra entre Asesinos y Templarios, la presencia de Abstergo o los objetos de poder. En este caso, y como en el primer juego, “la Manzana del Edén”.

assassins-creed-abstergo

Por su parte, la acción devine demasiado coreografiada. Esto provoca que la mayoría de las peleas las veamos más como un baile que como una confrontación real. Además, sumar el hecho de que están rodadas de manera aceleradísima (el mal de nuestro tiempo que parecía corregirse pero que ha vuelto) y a eso añadir la oscuridad ya comentada o la ausencia de sangre (por ejemplo, resulta ridículo ver un degollamiento en primer plano sin que salpique nada de “rojo”).

Antes de entrar en las interpretaciones cabe destacar, para bien, algunas secuencias que sí merecen la pena. Entre ellas tenemos: la persecución en unos carros, o la más brillante que es la persecución por los tejados de la Sevilla de 1492. Esta última es una secuencia repleta de movimientos de parkour y de los videojuegos (inclusive no sólo del ‘Assassin´s Creed’, sino también del ‘Prince of Persia’). La citada persecución resulta un lujo por su dinamismo, velocidad y movilidad.

assassins-creed-pelea

“Tu sangre no te pertenece. Pertenece al Credo”… Salto de Fe.

En el terreno de las interpretaciones el protagonismo principal va para Michael Fassbender, Marion Cotillard y Jeremy Irons. Podría pensarse que este trío elevaría la calidad del film, pero la verdad es que sus interpretaciones resultan muy hieráticas y frías, especialmente las de Marion Cotillard (Sofia, la científica asignada a Cal Lynch) y Jeremy Irons (Rikkin, la cabeza visible y representativa de Abstergo). Irons no quita el gesto de solemnidad en toda la película y Cotillard resulta irreconocible desde un punto de vista interpretativo respecto aAliados(Robert Zemeckis, 2016). Por su parte, Michael Fassbender intenta algo más, sobre todo desde un punto de vista físico, poniéndole coraje y energía a su doble rol de Cal Lynch/Aguilar de Nerja. Ahora bien, cuando se mete en el papel de Aguilar sus frases son contadas. En este caso queda en evidencia su escaso dominio y pronunciación del español (VO, siempre).

assassins-creed-asesinos

Entre los secundarios, los mejor parados y más metidos en sus roles son Michael Kenneth Williams como el asesino Moussa y Ariane Labed como la asesina María. La actriz griega entrega un personaje con cierto interés en su rol. Totalmente decepcionante resulta Javier Gutiérrez como un Torquemada que no infunde nada. Su principal esbirro es Hovik Keuchkerian que como Ojeda reparte sus buenas trompadas. Finalmente, las presencias de Brendan Gleeson y Charlotte Rampling son meramente “testimoniales”. Especialmente la de Gleeson limitado a dos escenas con no más de una página de diálogo, un “cameo expendable” en toda regla.

assassins-creed-torquemada

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Assassin’s Creed, una película que tenía como punto de partida la atractiva temática de los videojuegos de Ubisoft, pero que, por los motivos ya expuestos, no ha sabido sacarle todo el jugo a esta sabrosa “Fruta del Edén”. Habrá que esperar a próximas entregas.

Tráiler de Assassin’s Creed