X
Comparte con tus amigos










Enviar

“Cuando veo películas de género los 70, es evidente que las hacían verdaderos apasionados del arte del cine y eso es algo que echo de menos. Uno de los principales factores que me movió a hacer este film fue que quería tomar algo con escasas pretensiones intelectuales y ver si podía convertirlo en algo más intelectual. Me resultó un reto inspirador tomar los tópicos tradicionales del sexo y la violencia propios del cine de la época y reinventarlos de una manera más reflexiva”. Así es como Ti West nos presenta su nueva película: ‘X’.

“Sheriff, tiene que venir a ver esto…” (Ayudante)

Crítica de X

Desde 2016, el realizador de cine de género Ti West no estrenaba una película en cines. En aquella ocasión probó suerte con su particular y personal homenaje al western con El valle de la venganza’. Y el caso es que no le fue nada mal… en términos de crítica y festivales. Ahora, y tras unos años trabajando para series de televisión, regresa a la gran pantalla con ‘X’. Y el suyo es un regreso triunfal con un film en el que homenajea a las grandes del subgénero slasher. Ahora bien, estos guiños (directos e indirectos) no están por estar… sino que forman parte natural de la película y de su trama.

En relación a lo anterior, en ‘X’ tenemos a un grupo de jóvenes cineastas viajando por Texas con una furgoneta, al igual que sucedía en La matanza de Texas (Tobe Hooper, 1974). También tenemos un inquietante y peligroso lago ciertamente parecido al de ‘Viernes 13’ (Sean S. Cunningham, 1980). Y así podría seguir “destapando” homenajes uno detrás de otro. Pero este no es el caso… y dejaré que seáis vosotros, los espectadores amantes del subgénero, los que disfrutéis viendo la película y sacando las múltiples referencias que hay en la misma. Y ya digo, aquí todas ellas están al servicio de la historia y no como en Stranger Things’, donde los guiños son totalmente descarados, cansinos y prostituidos recursos de marketing.

La trama también es obra de Ti West y bien puedo decir que incluye tres historias al precio de una. La principal es la del equipo de cine que alquila la casa de invitados para rodar “la mejor película porno de la historia”. En relación con esta trama tenemos la subtrama de la propia película porno (la grabación en sí misma) y además la parte de los ancianos, deteniéndose especialmente en la anciana. Destacar que la película porno contiene varias escenas de desnudos y los ridículos guiones de este tipo de films… Por otro lado, en el anciano matrimonio se profundiza con un interés poco visto en la mayoría de slasher en sus “villanos”. Esto es debido a que el propio West tiene ya rodada una precuela en la que nos contará su historia y cómo la anciana se perturbó tantísimo. Esa precuela está protagonizada por Mia Goth.

La filmación de Ti West es totalmente natural con una ambientación localizada en diferentes parajes de Nueva Zelanda haciéndolos pasar por la Texas profunda con sus gasolineras olvidadas, vacas, moscas, gallinas, telepredicadores,… Destacar varios planos generales que West emplea intencionadamente para potenciar el aire de aislamiento e indefensión. Presten especial atención al plano aéreo grabando a Maxine (Mia Goth) tomando un “inofensivo” baño en el lago. ¡Fantástico el modo de generar tensión en el espectador y una de las mejores secuencias de la cinta!

En cuanto a muertes y sangre la película no se queda corta. Es cierto que la matanza tarda un tiempo en arrancar. Un tiempo dedicado a presentar y a conocer a todos los personajes… pero una vez en faena los cadáveres se van amontonando todos seguidos y con abundantes dosis de sangre, cierta casquería y algunos jumpscares. Personalmente me quedo con el primer asesinato por su violencia y brutal ensañamiento… Alguien puede presentar dudas sobre cómo dos ancianos, que apenas si pueden moverse, son capaces de provocar tal sangría. Yo mismo antes de ver la película no lo entendía. Ahora bien, todos los crímenes son cometidos de acuerdo a la movilidad del ajado matrimonio y no hay nada que resulte imposible o fuera de lugar. En este aspecto todo ha sido bien pensado y trabajado.

Por otro lado, la película también hace honor a su título, ‘X’, mostrando de cintura para arriba tanto a Mia Goth como a Brittany Snow exhibiendo orgullosas sus pechos (salvo que hayan empleado dobles de cuerpo) en varias escenas. Todo mientras fingen los jadeos de las escenas de sexo. Y para colmo hay una secuencia de cama absolutamente inenarrable que no entraré a desvelar…

Todo lo anterior está acompañado de una banda sonora obra de Tyler Bates y Chelsea Wolfe. Su música incluye sensuales coros femeninos y una variada gramola con éxitos de la época en la que transcurre la acción. Desde luego es obligado destacar el trabajo de Bates que cambia radicalmente de estilo y, por fin, hace algo diferente. Entre los temas que podremos escuchar están “In the Summertime” por Mungo Jerry, “Bad Case of Lovin’ You” por Robert Palmer e incluso la propia Brittany Snow se lanza con “Landslide”.

“Las hijas del granjero”. La matanza de Texas…

Entramos ahora en el elenco destacando la desinhibición sexual con la que Mia Goth y, especialmente, Brittany Snow retratan a sus personajes de Maxine y Bobby. Ambas actrices lucen generosos planos de sus pechos, fingen orgasmos y “follan” a todo trapo con Kid Kudi aka Scott Mescudi encarnando a Jackson. Como digo, destaca el descaro de Brittaby Snow convertida en una auténtica “porno-star” orgullosa de sus tetas y que quiere su trozo del sueño americano. Por su parte, Maxine quiere dar el gran salto y usa el porno como lanzadera. Finalmente, Kid Kudi va claramente de menos a más y se muestra orgulloso como un semental negro con pasado en el Nam.

El resto del equipo de filmación lo componen Martin Henderson y Owen Campbell. El primero es Wayne, un productor bastante cutre con problemas con Hacienda. Y el segundo es RJ, un joven director que cree que puede convertir el porno en arte a imagen y semejanza del cine independiente. Destaca también Jenna Ortega como Lorraine, la ayudante y novia de RJ que se muestra bastante tímida recibiendo por ello el mote de “ratoncita”.

Por último nos queda el matrimonio de ancianos interpretados por Stephen Ure y… ¡Mia Goth! Sí, la actriz se marca aquí un doble papel. Ya hemos visto que encarna a Maxine y también se mete bajo un perfecto maquillaje y prótesis en la piel de Pearl, la anciana esposa con un pasado intrigante que será explotado en la correspondiente precuela. Como personaje queda bajo la protección de su esposo hasta que ella misma se “calienta”… Y dando vida al esposo, Howard, está el citado Stephen Ure. Su Howard es una momia andante con mal carácter, gusto por las escopetas y problemas de corazón… Ni qué decir tiene que todo este reparto representan a sus personajes de manera muy notable.

“Hay que andarse con cuidado con los desconocidos” (Howard)

En conclusión.
Acabo ya esta crítica de X, una película que representa un divertido, irónico y terrorífico homenaje al slasher de toda la vida. Para el fan será muy sencillo, y entretenido, identificar los numerosos guiños a las grandes del subgénero. Unos guiños u homenajes empleados aquí no para repetir lo ya visto hasta ahora… sino como elementos naturales de una trama que construye su propia mitología con este film y con su precuela ya filmada. Los amantes del cine slasher, como es mi caso, creo que van a pasar 105 minutos muy disfrutables y sin ningún tipo de pudor ni remilgo.

Tráiler de X

Escucha nuestro último episodio del podcast