Little Monsters
Comparte con tus amigos










Enviar

Directamente desde Australia nos llega esta nueva comedia de horror sobre nuestros queridos y ya familiares muertos vivientes. En las siguientes líneas nos adentraremos en la granja de Pleasant Valley y, con la ayuda de Lupita Nyong’o, trataremos de sobrevivir a los ‘Little Monsters’.

“Vale, pero ¿los zombies son de verdad?”

Crítica de Little Monsters

Antes de entrar en la review propiamente dicha, hay que hacer notar algunos puntos importantes. Esta película tuvo su première mundial el 27 de enero de 2019 en el Festival de Sundance. A partir de esa fecha se fue exhibiendo en otros festivales y países. En España se pudo ver también en 2019 en festivales como Sitges, Nocturna, Molins de Rei y en el Fancine de Málaga. En pleno verano de 2020, por fin, la podemos disfrutar en cines de toda España gracias a contracorriente films.

Detrás de las cámaras, y escribiendo el guión, tenemos a Abe Forsythe, un actor, director y guionista australiano cuyo nombre ha sonado incluso para el resucitamiento de la franquicia de ‘Robocop’, ahí es nada. Forsythe destaca en ambos apartados por el descaro que le mete a la cinta. Descaro a la hora de mostrar los efectos de los ataques de los zombies y descaro en el script con el empleo de palabras y frases subidas de tono. La génesis de este proyecto, y del propio guión, hay que buscarla en una excursión que Forsythe realizó con la escuela de su hijo pequeño al frente de la cual iba una maestra. Una pequeña incidencia, sumada al carácter alérgico de su retoño, desató la imaginación de Abe dando lugar a ‘Little Monsters’.

Para desarrollar su idea, el director y guionista adopta un estilo de comedia de horror claramente gamberra. En esta línea bebe de muy variados films. Especialmente destacan algunos detalles deParque Jurásico (Steven Spielberg, 1993) y ‘El regreso de los muertos vivientes’, la obra cumbre y ópera prima de Dan O’Bannon (1946–2009). También destacan las varias referencias cinéfilas con el disfraz de Darth Vader a la cabeza…

Por supuesto, en la película vamos a ver muchos zombis de diferente clase y condición: militares, vecinos, turistas y hasta ¡niños! Respecto a los zombis niños atención a la secuencia en la que el personaje de Josh Gad los encara llegando incluso a… Globalmente, el diseño de nuestros queridos podridos es totalmente artesanal y lo cierto es que están bastante bien realizados por parte de los profesionales de Odd Studio y la maquilladora Katherine Brown. De igual manera, los efectos como la sangre, destripamientos y canibalismo también lucen lo suyo. Aclarar que hablamos de “zombis lentos”. Esto último es algo que es objeto de broma entre los propios militares del film al comentar directamente algo así como: “Estos zombis ¿son de los lentos o de los rápidos?”.

En la banda sonora de Piers Burbrook de Vere destacan las referencias musicales a artistas y bandas conocidas. Aquí podremos escuchar sus temas “versionados” por Lupita Nyong’o (ukelele en mano) y Alexander England. Entre estos temas está el “Shake It Off” de Taylor Swift, cuya cesión de derechos consiguió Lupita tratando el asunto directamente con la mismísima cantante. También escucharemos el “Lady Magdalene” de Neil Diamond o el “MMMBop” de los Hanson. Este último ya interpretado por la banda original en los títulos de crédito finales.

“¡Cuarentena inmediata!”. The Walking Monsters.

En las actuaciones nos encontramos con un trío protagonista que funciona fabulosamente para lo que es la propuesta. El primero en aparecer es Alexander England que borda su rol de David. Hablamos de un treintañero absolutamente inmaduro que se niega a crecer y que tampoco quiere asumir responsabilidades. Su lenguaje incorrecto, su desastrosa música, sus pajas, sus continuas peleas con su novia y la exhibición de sus calzoncillos cada vez que se agacha son sus señas de identidad. Como vemos, un papel nada ejemplar para su sobrinito Felix interpretado por Diesel La Torraca. El chavalín recrea a un jovencito ingenuo, enfermizo y, en varios aspectos, por encima de su tío.

La segunda gran protagonista en intervenir es Lupita Nyong’o como la profesora Caroline, la responsable del grupo de Félix. Nada más aparecer la cámara se recrea en Lupita mostrándonosla como el próximo objetivo de David. La actriz sobresale por su empatía natural con los infantes, por su química con Alexander England y por su dureza con Josh Gad. Si ya de por sí Lupita es una gran actriz, el destacado vestido amarillo que lleva (dejando al aire libre sus trabajados brazos) la convierten en el foco principal de cada escena. El único “pero” que se le puede poner (y no achacable a ella) es que tan sólo le dejan dos escenas para lucirse pateando zombis.

Finalmente, el último en dejarse ver por la película es Josh Gad interpretando a Teddy McGiggle, el personaje de televisión del momento y el favorito de los más pequeños. Atención con Gad porque nos revela dos caras. La primera es la del querido y simpático “Teddy” y la otra la del actor que está detrás del disfraz. Este último es un tipo despreciable y miserable. Un sujeto amargado que pretendía ser como Al Pacino y terminó siendo como Krusty el payaso. Si en un film cualquiera cuentas con un Josh Gad motivado, entonces, puedes estar seguro de estar sumando en positivo. Y eso es lo que pasa en ‘Little Monsters’.

“No sé cómo describir lo que veo” (David)

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Little Monsters, una nueva e irreverente comedia de zombies que ofrece 93 minutos de diversión gracias a un trío actoral en estado de gracia y perfectamente acoplado a la propuesta. Si son fans del género les recomiendo echarle un vistazo pues nunca está de más echarse unas risas a costa de nuestros queridos podridos.

Tráiler de Little Monsters