Tortugas Ninja
Comparte con tus amigos










Enviar

El fenómeno Tortugas Ninja pegó bien fuerte a finales de los 80 y principios de los 90, cuando la primera serie de televisión trasladó al cuarteto mutante de los cómics en blanco y negro al basto público de la caja tonta. Gracias a la fama ganada con la serie, surgieron tres películas basadas en los jóvenes Ninja que verían la luz con resultados bastante dispares… pero recibiendo una buena crítica por parte de sus fans. ¿Son estas películas tan buenas como muchos recordamos?

Tortugas Ninja

Crítica de Tortugas Ninja

Realizar una crítica de Tortugas Ninja no es tarea fácil. Ocurre que uno en muchas ocasiones tiene muy buenos recuerdos de algo que veía cuando era pequeño, hace muchos años, y ahora prefiere no verlo de nuevo porque es consciente de que no va a estar a la altura de lo recordado. El mito es más poderoso que la realidad. Esto sucede, como decía, en ocasiones. Y es que, tras revisionar la primera parte de esta saga, debo decir que no me llevé la decepción que esperaba. Pero vayamos por partes. Cuando se adapta al cine un título que proviene de los cómics y de la televisión uno no sabe a quién va a ser fiel. Si ya la serie que lanzó a la fama a las tortugas no era nada fiel a sus orígenes, el cómic, imaginaros la película que era como algo medio bastardo.
Tras haberme visto muchísimos episodios de la citada serie y haberme leído bastantes cómics de los famosos repitles puedo decir que la película fue fiel tanto a los cómics como a la serie, y luego se sacó de la manga muchas otras tantas cosas. Del cómic tiene momentos muy inspirados como cuando Raphael se enfrenta a Casey Jones (la primera vez que se conocen) y este empieza a sacar su repertorio de palos de Golf, Cricket, Baseball… y empieza a narrar los castañazos que le propina al mutante verde, por mencionar alguno. De la serie se sacaron que las tortugas tengan cada una un pañuelo de color diferente cuando en realidad todos deberían ser rojo, si respetamos la obra original. De colores debe ser más comercial, ya se conocían cada personaje por su cinta de color y debieron pensar que ponerlas de nuevo todas en rojo era una jugada muy arriesgada. No les culpo pero no debía ser así. De la serie también bebe directamente en cuanto al humor adolescente y gracioso de las tortugas… cuando en los cómics tienen bastante más mala baba y son más sarcásticas.

Tortugas Ninja

De lo que no se libró la película, y fue motivo de protestas, fue del hecho de que las asociaciones de padres la consideraron desmesuradamente violenta. Era algo inconcebible ver como una tortuga ninja con un Sai o una katana atacaba a malechores. Era una influencia negativa para sus hijos. Eran los 90, amigos míos y aún se veían a este tipo de películas (y a los videojuegos) como algo fabricado por el demonio.
Dejando todo este tema aparte, hay que decir que la película tiene sus más y sus menos. Tiene momentos realmente ridículos pero también posee momentazos que no esperaba encontrar como, por ejemplo, grandes coreografias para artistas marciales de primera que tienen un gran mérito porque ponerse a saltar y dar patadones con un traje de esas características no lo hace todo el mundo. El ritmo es bastante bueno pese a que contiene varios momentos ideales para los que padecen de insomnio.
La primera parte se centrará en la ira que caracteríza a Raphael que le llevará a enfrentarse a las amenazas individualmente. Cree que su líder, Leonardo, no tiene la suficiente iniciativa, lo que le llevará a pelearse con sus hermanos. Leonardo se sentirá culpable por algo que sucederá y sus remordimientos internos lo tendrán colapsado buena parte del metraje. A todo esto, MichelAngelo y Donatello estarán en un segundo plano sin causar demasiada molestia.

Raphael en acción

Como he mencionado antes, al verla hace poco no me decepcionó para nada. Su cine es diferente al que se haría hoy con una licencia así puesto que ya han pasado más de 25 años de su estreno. Los tiempos cambian y las personas cambiamos. Pero aun así es una cinta muy digna que dio a conocer (más aun, si eso era posible) a los cuatro reptiles con caparazón a todo el público. A esta cinta le seguirían dos más que ya iremos comentando y dos de animación por ordenador estrenadas hace unos años. Amén de las dos nuevas películas, la del año 2014 y la que se estrena en breve.

Tortugas Ninja

¿Qué dio de si el asunto?

Primero de todo fueron los cómics de Kevin Eastman y Peter Laird, sus creadores. Lanzaron algo muy original para su época y pese a ser algo rompedor nunca consiguieron tener una legión de fans realmente grande, como se merecía el producto.
La fama recaería sobre la primera serie de dibujos animados que viera la luz allá por el año 87 cuando se adaptó y suavizó las andaduras de los 4 animales mutantes a la televisión. Aquí es cuando, como os comentaba antes, decidieron ponerles cintas de cada color para diferenciarlas y de paso las convirtieron en unas criaturas mucho más infantiles y alegres que las originales. No fue una mala serie, al contrario y sus 10 temporadas lo atestiguan. Simplemente no es lo que los fans de las aventuras originales esperaban.
Gracias a esta fama, diferentes editoriales y cadenas de televisión empezaron a lanzar aventuras de otros animales como la televisiva “Los Gatos Samurai” o los videojuegos de Rare Battletoads, en los que manejábamos a ranas que tenían que repartir cera y galletones por doquier. Demasiadas similitudes que no buscaban otra cosa que aprovecharse a rebufo de la fama obtenida por las Tortugas Ninja.

Tortugas Ninja

Tortugas Ninja

En un periodo comprendido entre 1990 y 1993 se estrenarían las tres películas que estamos comentando (hoy la primera). Años después de la tercera y última película de esta saga, sobre el año 97, apareció una serie que no era de dibujos animados sino con actores reales, como las películas. Se la conocía con el sobrenombre de «The Next Mutation» y no tuvo oportunidad de estrenar la segunda temporada ya que tras los 26 capítulos fue cancelada. La serie en si no era mala, y poseía una buena ambientación y un potencial que por desgracia no supieron aprovechar. Tenía cosas buenas como que estaba en la cronología de las películas puesto que la guarida de las tortugas era la de las películas, al maestro Splinter le faltaba un trozo de oreja (como en las pelis) y usaban los mismos vehículos. Pero también poseía cosas malas como aparecer como invitados en otras series que le hacían perder el respeto como cuando aparecieron en «Power Rangers: En el espacio». Chocaba su infantilismo si lo comparábamos con las películas y se notaba mucho que debajo de las tortugas habían personas actuando, cosa que con la película original no pasaba tantísimo. ¿Cosas del presupuesto? ¿Poca imaginación? ¿Pocas ganas? Y no contentos con esto, les dio por introducir a una quinta tortuga, hembra para más señas, llamada Venus de Milo que fue la culminación que hizo enfurecer a los fans y desentenderse de dicha serie que se considera fuera de la continuidad oficial de los personajes.

The Next Mutation

Tras varios videojuegos  y merchandising de todo tipo llegaría en el 2003 otra serie de dibujos animados llegó a contar con unas 7 temporadas. Esta serie se desmarcó de la línea trazada por su antecesora (hablo de la de dibujos animados) y tomó un tono algo más adulto y agresivo… pero no lo suficiente para que un niño no la pudiera ver. Buenas aventuras pero les siguió faltando garra.
Tortugas Ninja
Mencionar que la gente de Image Comics (recordemos, editorial de cómics fundada por guionistas y dibujantes que acabaron hasta el moño de tragar exigencias de las grandes como Marvel y DC y capitaneadas por, entre otros, Todd McFarlane y Erik Larsen) publicó unas historias de las tortugas ninja más en plan adulto, hasta el extremo de pasarse: Leonardo perdía un brazo y Raphael un ojo… de esta forma, los fans se vieron enfrentados entre los que alaban ese tono y los que lo tildan de excesivo.

Tortugas Ninja

Escucha nuestro último episodio del podcast