Punisher 2: Zona de guerra
Comparte con tus amigos










Enviar

‘Punisher 2: Zona de guerra’ prometía ser el reseteo final de la franquicia de “El Castigador” en cines. A la tercera iba a ser la vencida, pero lo que son las cosas, la mejor adaptación del mítico personaje de Frank Castle a la gran pantalla, acabó siendo un tremendo fracaso de taquilla, dando como resultado el cierre definitivo del personaje de la calavera en el pecho. Eso sí, una cosa queda clara al finalizar el visionado de este film dirigido con sobriedad por Lexi Alexander: ¡Este si es el Castigador! Bienvenidos a ‘Punisher 2: Zona de Guerra‘.

Punsiher 2: Zona de Guerra

Valoración: “Un vengador suelto en Nueva York”.
Frank Castle (Ray Stevenson) alias “El Castigador” es un ex-instructor de las fuerzas especiales, que ahora vive en las cloacas del metro solo, arrastrando la dolorosísima pérdida de su esposa e hijo. Castle se mantiene siempre al margen de la ley, lo único que le mueve es la venganza por la pérdida de sus seres queridos (hechos que veremos en un pequeño flashback muy logrado y fiel al cómic). En su cruzada contra los maleantes en la gran manzana, Castle, se verá las caras contra Billy “El Guapo” Russoti (Dominic West) un psicótico auto-nombrado jefe del crimen en la ciudad que tras un brutal enfrentamiento con Castle quedará totalmente desfigurado y pasará a convertirse en Jigsaw. Sobra decir que tras perder uno de sus mayores atributos, Russoti entra en cólera y con la ayuda de su enfermizo hermano pequeño James (Doug Hutchison) también conocido como Chalado Jim, al que rescata del centro psiquiátrico en donde esta recluido, jurará vendetta contra Castle, utilizando como cebo a la esposa e hijo de un difunto agente del FBI.

Básicamente este es el argumento de ‘Punisher 2: Zona de guerra’ y la premisa argumental para la entretenidísima y desfasada ensalada de tiros, tollinas y sangre que vamos a presenciar en sus notables 107 minutos. Cualquier parecido de esta con su anterior adaptación de “El Castigador” es pura coincidencia. Aquí cambia todo: el tono del film, oscuro y sanguinario; los actores, desde su protagonista pasando por los figurantes y hasta los hechos del fatídico pasado de Castle vuelven a ser narrados con detallado parecido con el cómic.

Habiendo vista la anterior entrega perpetrada por Jonathan Hensleigh con Thomas Jane como el vengador de negro y co-protagonizada por unos abominables John Travolta y Will Patton, puedo decir sin riesgo a equivocarme que ‘Punisher 2: Zona de Guerra’ la supera en todos los aspectos tanto técnicos como artísticos, elevándose no sólo como una de las mejores y más fieles adaptaciones de la factoría Marvel en su historia, sino como una gran muestra de cine de acción de los 80s visto hoy día.

Punisher 2: Zona de Guerra

Que la cinta haya sido un tremendo fiasco en EE.UU. y por eso nos llegue directa a DVD/ Blu-Ray de la mano de Sony, previo paso por los videoclubs, es una injusticia de proporciones gigantescas, pero, por muy injusto que sea, ese es el destino que les queda a las cintas de acción que no escatimen en violencia y no tengan a un cachas guaperas meapilas como héroe. Sí señores, este es el “amariconamiento” que nos toca vivir y por ello films tan reivindicables como ‘Dueños de la calle’ o ‘Sentencia de muerte’ han sido sonados fracasos de taquilla. Y es que salvando la brutal,John Rambo’ ningún otro film de acción con calificación solo apta para mayores de 18 años, ha cosechado unos números cercanos al éxito, toda una declaración de por donde van los tiros en cuanto al público que (desgraciadamente) puebla los cines hoy en día.

Porque no sólo estamos hablando de que estas cuatro cintas sean sendas muestras del contundente cine de acción que se hacia en los 80s y 90s, sino que son buenas películas y grandes entretenimientos que no merecían tan fútil destino. Esto nos lleva a pensar que el destino de este tipo de films esta irremediablemente empujado a los estantes de los videoclubs y la serie B de bajo presupuesto.

La mejor forma de disfrutar del Castigador es dejar de un lado todas las leyes de la lógica, tener en cuenta que la verosimilitud en este tipo de films es imposible y prestar la mínima atención a los diálogos (la mayoría de vergüenza ajena) y centrarse en las numerosas y brutales set pieces de acción. Porque si algo es ‘Punisher 2: Zona de guerra’ es puro cómic desfasado en movimiento. Y es que, si nos ponemos a diseccionar a fondo el guión, mal vamos, básicamente porque este no es más que una premisa escrita deprisa y corriendo, para poner en marcha a Castle de la forma más despiadada posible. Un Castle que como en los cómics no muestra apenas emociones, que casi en ningún momento mueve de su rostro esa expresión de exterminador sanguinario sin entrañas. La única vez que le vemos experimentar sentimientos es con la viuda e hija del difunto agente del FBI que él asesino por error en la limpieza de maleantes de la fábrica Russoti, donde Billy “El Guapo” deja de serlo, en un claro homenaje a la transformación del Joker de Tim Burton.

Una vez convertido en Jigsaw, con un maquillaje realmente digno de aplauso, Billy, comenzará un asedio a la viuda del agente del FBI infiltrado en su banda, ya que este antes de morir tenía en su poder un millón de $ propiedad de Billy. Esta sub-trama mezclada con otra de un cargamento de armas biológicas que llegará en breve a los muelles de Nueva York (en realidad Canadá, pero para el caso lo mismo da), es lo que mueve el segundo acto de la cinta. Unas sub-tramas, que sirven para que Castle siga matando a malosos de la banda de Russoti. Atención especial a como se carga a los yamakasis cocainómanos psicópatas. Y para que Jigsaw y Chalado Jim den rienda suelta a todo el histrionismo y las pasadas de roscas posibles. Todo ello para hacer avanzar el film, hasta llegar a su apoteósico clímax final.

Sin duda ninguna y como ya he resaltado una de las grandes bazas de Punisher 2, es su violencia desmedida y su tono políticamente incorrecto. La acción es mostrada en toda su crudeza sin ningún tipo de filtro, con primeros planos de sillas atravesando cráneos, cuellos partidos de mil formas posibles, cabezas reventadas, incluso de cuerpos volatilizados. Los personajes de “El Castigador”, en especial Castle, Jigsaw y Chalado Jim, son unos auténticos asesinos, con la única salvedad, de que Castle mata a los malos y los otros dos, se cargan a todo lo que pillan sin atender a razas ni posiciones sociales.

Punisher 2: Zona de Guerra

Las interpretaciones son lo que se busca, ni más ni menos. Ray Stevenson, es “El Castigador” en presencia física y gestos. A Stevenson no se le pide una interpretación de Oscar y este logra dar vida a Castle con plena convicción. Momentos épicos son su cara en cada asesinato o verle ponerse en su sitio la nariz con un lápiz.

En el lado de los villanos, Dominic West es Billy Russoti/Jigsaw y se nota que disfruta dando vida a un maloso realmente escalofriante, escapando de la caricatura y logrando una notable actuación, algo que no puede decir de Doug Hutchison, Chalado Jim, que recuerda al peor Gary Oldman de todos los tiempos, aquel que ponía de los nervios en ‘El Clan de los irlandeses’.

Agradecido es el papel secundario de Wayne Knight, que interpreta a Micro, el proveedor de armas de Castle. Knight es un actor nacido para la comedia, algo que salta a la vista si uno ve su físico de loser total a lo Peter Griffin, que vivió su época dorada a finales de los 80s, gracias a la genial serie “Seinfeld” y varios papeles secundarios en hits como ‘Instinto básico’, ‘Parque Jurásico’ o ‘Space Jam’.

Otro punto a destacar es el tono y la fotografía de la que hace gala la cinta, oscura, gótica y mal sana. Una hábil mezcla de negro y azul bañados en un humo constante y dando a la (falsa) ciudad de Nueva York un agradecido punto de caos. Gran acierto este de la directora Lexi Alexander y el director de fotografia Steve Gainer. Un diez en ese aspecto. Todo lo contrario que con el empleo de la música, realmente cansina selección de canciones no originales, que no pegan con el ambiente del film. Una score original y más trabajada en vez de una selección de canciones de heavy o rock duro, hubiese venido mucho mejor al film, que no disimula en ningún momento la referencia de ‘El Cuervo’ (1994), muy presente durante todo el film.

Punisher 2: Zona de Guerra

En resumidas cuentas:
Buena y agradecida muestra del cine de acción que se solía hacer en los 80s, sobre todo de cintas como ‘Ejecutor’, ‘Cobra’ o la hermana bastarda de la saga “El Castigador” protagonizada por Dolph Lundgren. Disfrútenla porque dudo mucho que se vuelva a hacer una cinta tan bruta con un presupuesto importante en años.

El plano: La imagen final, con la iglesia de fondo, y el Jesús te salvará…
La escena: Una que tiene que ver con Billy Rusotti.
La secuencia: Rusotti reclutando a todas las bandas de la ciudad para luchar contra Castle, con la bandera de los Estados Unidos de fondo y la musiquita patriotera a lo Michael Bay… ¡Tronchante!