Ofrenda a la tormenta
Comparte con tus amigos










Enviar

Procedente del FBI, la inspectora Amaia Salazar recaló en la Policía Foral de Navarra investigando unos asesinatos relacionados con el Basajaun. Posteriormente recibió unas notas macabras con el Tarttalo como protagonista. Ahora surge la Inguma para llevar a cabo una ‘Ofrenda a la tormenta’.

“Tengo que acabar con esto. Tengo que acabarlo todo” (Valentín)

Crítica de Ofrenda a la tormenta

Tal y como expuse en la reseña de Legado en los huesos’, la citada película y ‘Ofrenda a la tormenta’ se rodaron al mismo tiempo y durante 19 semanas. Hablamos de un rodaje con más de 120 decorados diferentes y 95 localizaciones. Sobra decir que el trabajo de Fernando González Molina gestionando todos esos recursos sigue siendo superior. Más de allá calificaciones, creo que los cinéfilos españoles debemos estar orgullosos de una Trilogía de tan alta calidad técnica como esta. La gran pena es no haber podido disfrutar de ‘Ofrenda a la tormenta’ en cines, tal y como estaba previsto, al haber recalado en Netflix por culpa del Covid-19.

Expuesto lo anterior, la película es una continuación directa del film precedente. También se volverá sobre los sucesos deEl guardián invisible para aclarar algunos puntos oscuros. Así las cosas, con esta tercera entrega estamos ante el caso de una de esas secuelas que contribuye a elevar la nota final de toda la franquicia. No sólo es que ‘Ofrenda a la tormenta’ sea la mejor entrega, sino que también hace mejores a ‘El guardián invisible’ y ‘Legado en los huesos’. Quizás sea por el hecho de habernos acostumbrados ya a los personajes y a sus enrevesadas tramas… pero lo cierto es que con este film globalmente disfrutas mucho más de los anteriores. Como dice el refrán: “Bien está lo que bien acaba”.

En los lápices seguimos teniendo a Luiso Berdejo adaptando la obra de Dolores Redondo. Al igual que sucedía en las películas anteriores, las tramas y referencias son muy abundantes. Sin embargo, esta vez no apabullan al espectador gracias a que el libreto de Berdejo es muy deudor de lo visto anteriormente. Así pues, la trama de esta tercera entrega es la más fácil de seguir y esto se agradece mucho.

Principalmente partimos de una historia de sacrificios de bebés en torno a la figura mitológica de la Inguma. A partir de ahí todo se va relacionando con las historias vistas en las cintas anteriores. En consecuencia, de esta trama principal dependen otras conocidas. Entre ellas puedo destacar la relación entre Amaia y James, la relación con el juez Markina, las muertes de cuna, los grupos y/o sectas de poder, la brujería, la Iglesia, la burocracia legal,… Todo muy interesante y, como digo, muy accesible en esta última parte. El trabajo de guión ya había quedado prácticamente expuesto anteriormente de forma más o menos afortunada y ahora simplemente se trata de cerrarlo todo y de atar cabos. Incluso tendremos pequeñas y grandes sorpresas. Las primeras vendrán revisando el pasado y las segundas con muertes que no esperaríamos.

Dejando al margen el buen trabajo de script, también resulta obligatorio resaltar que hay dos pequeños huecos o puertas que no se terminan de cerrar. Me refiero a dejar el aire la situación de Aloisius Dupree (que esta vez ni aparece) y a la de cierto personaje que se cita varias veces pero que no llega a aparecer físicamente y cuyo destino se deja en una genérica “orden de búsqueda y captura internacional”.

Como director de fotografía nos volvemos a encontrar con Xavi Giménez que esta vez dota al film de un marcado tono rojizo en la mayor parte de las escenas nocturnas con Elizondo como telón de fondo. Este empleo del rojo lo veo muy acertado especialmente en consonancia con la terrible temática tratada en la película. En la música firma su tercera participación el maestro Fernando Velázquez con otro gran trabajo. Atención a cómo acompaña a la interpretación de Marta Etura en las secuencias con el destino de Jonan en juego.

“Nadie puede protegerte de ellos”. Adiós a Elizondo.

El reparto vuelve a estar absolutamente liderado por Marta Etura en su despedida como Amaia Salazar. El trabajo de Marta vuelve a estar al mismo nivel de brillantez que en el film precedente. Ojo, estamos hablando de una actriz que ha soportado tres películas de más de 130 minutos cada una con la cámara pegada a ella en todo momento. Se mire como se mire, ese no es un trabajo sencillo del que salir bien librada y ella sale como una actriz top. En ‘Ofrenda a la tormenta’ me quedo con sus reacciones en la ya referida secuencia del destino de Jonan. Un Jonan al que Carlos Librado vuelve a llevar a buen puerto siguiendo con la mejoría apuntada en ‘Legado’ y con una destacada escena en la que le recuerda a Amaia a lo que esta se debe.

Entre los miembros de la familia de Amaia cabe destacar que Elvira Mínguez recupera algún momento decisivo encarnando a Flora. De Benn Northover como James decir que la situación de su padre en Estados Unidos será otro punto de presión para Amaia. Respecto a Susi Sánchez comentar que pierde mucho peso en su malvado rol de Rosario. Finalmente, Itziar Aizpuru sigue siendo ese entrañable punto de apoyo que representa la Tía Engrasi.

Leonardo Sbaraglia recibe más importancia y presencia como el Juez Markina. El actor argentino destaca dando un buen porte a su personaje y completando su mitología. Ahora bien, queda bastante mal verlo totalmente descarado en su intento de intimar con Amaia. Más que un experimentado juez esto lo hace parecer un adolescente. Además hay determinadas incoherencias en el personaje en las que no conviene ahondar para evitar spoilers. Por su parte, Imanol Arias apenas tiene dos secuencias como el padre Sarasola. Imanol lo vuelve a retratar en su gran pose controladora que perdió en los últimos instantes de ‘Legado en los huesos’. Lo cierto es que este papel le sienta muy bien y se representa como un surtidor de información religiosa y vital.

Resaltar que se incorpora a este tercer capítulo la actriz viguesa Marta Larralde encarnando a Yolanda, una mujer que perdió a sus bebés. Marta llama mucho la atención con su nerviosísima y descontrolada interpretación. Realmente llegas a sentir que es una mujer que ha sufrido mucho física y psicológicamente. Quien no es nuevo es Eduardo Rosa en su rol del Subinspector Goñi, ya se dejó ver en ‘Legado’, pero aquí gana más metraje. Y, finalmente, tampoco es nuevo Álvaro Cervantes que saca mucho partido a sus minutos iniciales como el imperturbable y desafiante Doctor Berasategui.

“No juzguen y admitan que si algo tiene consecuencias reales… es real” (Padre Sarasola)

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Ofrenda a la tormenta, una película que técnica e interpretativamente vuelve a ser top. Por si fuera poco nos tienta a revisar los capítulos anteriores dándoles un nuevo sentido y elevando el nivel global de la trilogía. Todo esto, y lo ya expuesto, hacen de este film el mejor de la serie. Desde estas líneas sólo queda felicitar a los responsables por habernos dado una saga de la que estar muy orgullosos como espectadores patrios.

Tráiler de Ofrenda a la tormenta