Nadie
Comparte con tus amigos










Enviar

Los productores de John Wick nos presentan ahora a Hutch Mansell, un auténtico desconocido. Un tipo que decide volver a la acción después de un robo en su casa. Bob Odenkirk parece un flojo, pero es mucho más peligroso y letal de lo que aparenta… conoce sus habilidades y su pasado en ‘Nadie’.

“Os voy a joder vivos” (Hutch Mansell)

Crítica de Nadie

Cuando visioné el primer tráiler de ‘Nadie’, presentada con el tag-line “De los productores de John Wick”, ya sabía lo que esperar. Me refiero a, como mínimo, un entretenimiento eficaz y bien perpetrado por sus responsables. No en vano, David Leitch (productor) vuelve a juntarse con Derek Kolstad (guionista de las tres entregas de John Wick) para entregarnos otra película de acción repleta de tiros. Eso sí, en esta ocasión, se añaden toques de comedia y sin obviar ninguno de los elementos propuestos en la trilogía protagonizada por Keanu Reeves. Esto quiere decir que ‘Nadie’ nos ofrece grandes dosis de acción violenta hasta extremos que rozan la flipación más absoluta. Así las cosas, es imposible no sacarse de encima una constante sensación de “dèjá vu” en el film que nos ocupa

Para dirigir la función se fichó a Ilya Naishuller, un realizador ruso que debutó en 2015 con el largometraje ‘Hardcore Henry’. Hablamos de un film cuyo mayor logro y atracción era su filmación en primera persona, llevando a su protagonista a protagonizar una enorme cantidad de set-pieces a cada cual más loca y videojuegil posible. En ‘Nadie’ encontramos parte de esas sensaciones pero, como ya expuse, se bebe demasiado de lo visto en John Wick (Chad Stahelski y David Leitch, 2014). Así las cosas, este film lleva por senderos conocidos al espectador veterano, o al que haya visto alguna de las cintas del famoso hitman.

En relación a lo anterior, aquí tenemos a un personaje llevando una vida normal y rutinaria hasta decir basta. Todo hasta que, por una serie de circunstancias, debe volver a caminar por un sendero violento. Una camino infernal que le lleva a enfrentarse a un buen puñado de facinerosos que, nuevamente, son rusos… Sin embargo, ‘Nadie’ también transita por terrenos cómicos al apoyarse en la figura de Bob Odenkirk, actor conocido por interpretar a Saul en ‘Breaking Bad’ y ‘Better Call Saul’. En ese sentido, el film se aleja del tono serio y de novela gráfica por los cuales se movían las cintas de ‘JW’.

El comentado tono cómico y/o paródico de la propuesta de Naishuller termina jugándole una cierta mala pasada al film pues le resta seriedad. Y eso a pesar de las muy encomiables set-pieces que el film presenta. Secuencias de acción filmadas con pulso, eficacia y ciertamente alocadas en pos de la comedia. Según lo comentado, atentos a la primera secuencia de pelea de Hutch contra un grupo de gamberros en un autobús (entre ellos, Daniel Bernhardt y Alain Moussi). Por otro lado, otro problema es el exceso en la utilización de música no original durante algunas de las secuencias de acción. Esto se hace como contrapeso frente a la carga violenta de dichas secuencias, llegándolo hacer en varias ocasiones a lo largo del metraje.

En cuanto al reparto, Bob Odenkirk consigue ser el reclamo principal de la propuesta. Su papel de pelele perdedor que resulta ser mucho más… juega a su favor ¡y al de la película! En la mayoría de momentos sabe sacar una vis cómica e irónica realmente brillante. Y también ojo porque Odenkirk, que roza los 60 años, se desenvuelve genial en las constantes secuencias de acción física. No puedo olvidar tampoco su química con el mítico Christopher Lloyd (atentos al enorme clímax).

El villano de la trama va para Aleksy Seberbryakov encarnando a Yulian, un mafioso que es cantante, bailarín y jefe de un antro (todo a la vez). Aleksy ofrece momentos divertidos para enfatizar más el disparate divertido que es la cinta. El resto del casting, en general, es funcional con Connie Nielsen como Becca, la esposa de Hutch, y con Gage Munroe y Paisley Cadorath como los hijos del matrimonio (Paisley debutando en cines en su primera película). Finalmente, atención al triple “cameo expendable” de RZA, Michael Ironside y Colin Salmon. Un triple “cameo” para rellenar el cupo de estrellas.

En conclusión.
Termino esta crítica de Nadie, un film que quiere explotar el éxito de ‘John Wick’ bajo un prisma “diferente”. Si bien consigue ser una película endiablada, entretenida y divertida, no menos cierto es la sensación de constante “Déjà vu” que transmite. No obstante, Bob Odenkirk logra sacar adelante, junto con su director, una cinta de acción lo suficientemente entretenida y divertida como para pasar una buena tarde repleta de set-pieces, humor y violencia.

Tráiler de Nadie