La primera película de Kathleen Turner
Comparte con tus amigos










Enviar

Nació un 19 de junio de 1954 en Springfield (EEUU). Para los que crecimos en los 80 fue una de nuestras grandes estrellas. Hablamos de una actriz capaz de tratar de tú a intérpretes como William Hurt, Michael Douglas o Jack Nicholson. Posteriormente su luz se fue apagando y actualmente es una auténtica desconocida para el nuevo público. Por eso hoy vamos a rescatarla en…

 La primera película de Kathleen Turner

Todos aquellos que disfrutamos del buen cine que se hizo durante la década de los 80 no hemos podido olvidar (ni olvidaremos) a toda una mujer como Kathleen Turner. Junto a ella vivimos grandes aventuras en busca de joyas perdidas, conocimos lo que era la pasión, el honor o las guerras matrimoniales. De una u otra forma, “la Turner” se coló en nuestras vidas gracias a la gran pantalla o al VHS.

Para recordar cómo empezó en esto del cine tenemos que retrotraernos al año 1981. Ese año consiguió una audición para un film de cine negro con escenas subidas de tono. Me refiero aFuego en el cuerpo’, película escrita y dirigida por Lawrence Kasdan. De hecho, también fue su primera película como director. Kasdan buscaba a una actriz que le recordara a la mítica Lauren Bacall para el rol femenino protagonista. Esa actriz fue Kathleen Turner. Hasta ese momento tan sólo presentaba una aparición en la serie ‘The Doctors’ (1979).

‘Fuego en el cuerpo’ pudo ser una realidad gracias a que Alan Ladd Jr. acaba de fundar la Ladd Company. Alan apostó por Kasdan cuyos máximos avales eran haber trabajado en los guiones de El imperio contraataca (Irvin Kershner, 1980) y ‘En busca del Arca perdida’ (Steven Spielberg, 1981). Esos libretos fueron su crédito y él mismo se convirtió en el avalista de Kathleen. De ella llegó a decir que “era demasiado buena como para ignorarla”.

Recordemos nuestra sinopsis del film: “Ned Racine es un mujeriego abogado de pleitos perdidos de la calurosa zona costera de Miranda Beach. Cansado de su profesión, ansía poder “dar un golpe” con el que retirarse a la buena vida. Por su parte, Matty Walker es una atractiva mujer casada con un áspero y rico hombre de negocios que casi siempre está de viaje, pasando ella largas temporadas sola en su mansión de Miranda Beach. Cuando Ned y Matty se conocen surge un flechazo provocado por el “fuego en el cuerpo”. A partir de ese momento, pasarán a planificar cómo eliminar al marido de Matty para quedarse con toda su fortuna”.

William Hurt daba vida en el film a Ned Racine. Por su parte, Kathleen Turner interpretó a Matty Walker. Finalmente, el papel de marido traicionado fue para Richard Crenna. En la cinta también tenían papeles importantes intérpretes como Ted Danson y un joven Mickey Rourke. Kathleen aparece por primera vez en el minuto 07:15 cuando la vemos levantarse y abandonar un concierto nocturno de Jazz al aire libre. Va vestida luciendo un hermoso y llamativo vestido blanco. Inmediatamente capta la atención de Ned Racine que la persigue hasta el muelle. Las primeras palabras de Kathleen Turner en el cine las pronunció en este diálogo con William Hurt.

“Puede quedarse a mi lado si quiere, pero a condición que no hable del calor” (Ned).
“Soy una mujer casada” (Matty).
“Y eso que tiene que ver…” (Ned).

A partir de ahí se inicia una conversación sobre el ligoteo que sería el inicio de esta relación basada en el “fuego en el cuerpo”. Una relación que nos llevaría a ver varias secuencias de Kathleen y Hurt totalmente desnudos y tan desinhibidos que ella llegaría a cogerle del pito como el que coge de la mano a un niño. A partir de ese momento, Ned Racine ya habría caído, sin saberlo, en la peligrosa tela de araña hábilmente tejida por Matty Walker, una auténtica mujer fatal. Y hasta aquí puedo contar.

Después del estreno de ‘Fuego en el cuerpo’, Kathleen se convirtió en toda una estrella. Una estrella que brilló durante toda la década de los 80. En esos años estrenó títulos como ‘La pasión de China Blue’ (Ken Russell, 1984), ‘El honor de los Prizzi’ (John Huston, 1985) o ‘Peggy Sue se casó’ (Francis Ford Coppola, 1986). Por esta última recibió su única nominación al Oscar como Mejor Actriz.

Como curiosidades cinéfilas destacar que se atrevió con el cine de animación poniendo voz a la sensual y explosiva Jessica Rabbit en ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (Robert Zemeckis, 1988). En 1988 repitió colaboración tanto con Lawrence Kasdan como con William Hurt en ‘El turista accidental’. Finalmente, protagonizó tres películas junto a Michael Douglas y Danny DeVito. Esas cintas fueron Tras el corazón verde (Robert Zemeckis, 1984), ‘La joya del Nilo’ (Lewis Teague, 1985) y La guerra de los Rose (Danny DeVito, 1989).

Con la llegada de los 90 su luz se fue apagando como consecuencia del deterioro de su salud. Se le diagnosticó artritis reumatoide, una enfermedad autoinmune que desencadena la inflamación de las articulaciones y los órganos. Sin embargo, Kathleen ha tenido gran fuerza de voluntad y soportado varias operaciones para no terminar en silla de ruedas. Ella habla así de su enfermedad: “Se trata de tu trabajo. Se trata de cómo estar con los tuyos y de tus relaciones… Cuanto antes comience el tratamiento, menos daño provocará. Es una amenaza para tu estilo de vida”.

La última película comercial en la que pudimos disfrutar de su presencia fue enDos tontos todavía más tontos (Bobby y Peter Farrelly, 2014). Por lo demás, ha venido trabajando, aguantando dolores insufribles, en series de televisión (‘Californication’, entre las más destacadas) y obras de teatro.

Y así hemos llegado al final de este nuevo “rescate cinéfilo” en la primera película de Kathleen Turner, una actriz bandera de una época a la que nos resistimos a olvidar. Siempre la seguiremos allá donde nos indique. No olvidéis visitarnos en próximos rescates cinéfilos en “La primera película de…”.