La joya del Nilo
Comparte con tus amigos










Enviar

Después del éxito de ‘Tras el corazón verde’, Michael Douglas siguió apostando fuerte por sus protagonistas. Por ello corrió raudo y veloz a producir la secuela trayendo de regreso consigo a Kathleen Turner y Danny DeVito. Los tres se embarcarían en la búsqueda de ‘La joya del Nilo’.

“Al-Jawhara. Ayúdanos a encontrar la Joya y te daremos una gran recompensa” (Sufí)

Crítica de La joya del Nilo

Cuando una película tiene éxito y triunfa en taquilla es práctica habitual desde hace ya muchas décadas que, inevitablemente, se vuelva sobre ella en forma de secuelas, precuelas, reboots,… En el caso que nos ocupa Tras el corazón verde (Robert Zemeckis, 1984) fue un éxito para la época. La película costó unos 10 millones de $ y logró recaudar casi 87 en todo el mundo. Lógicamente, y sin esperar más tiempo, al año siguiente se estrenó su continuación: ‘La joya del Nilo’.

‘La joya del Nilo’ es una continuación casi directa de ‘Tras el corazón verde’. Si recordamos, aquella terminaba con Jack sorprendiendo a Jane en Nueva York con su gran velero, el Angelina. Una embarcación que había comprado después de haber conseguido hacerse con el preciado tesoro conocido como “El corazón verde”. Pues bien, y tal como habéis podido leer en la sinopsis, ‘La joya del Nilo’ comienza con Jack y Jane recorriendo Europa en velero. A partir de aquí se desencadena una nueva aventura que, al igual que la anterior, sólo tiene como pretensiones las de divertir y entretener al público. Y a fe que lo vuelve a conseguir.

Para esta secuela Robert Zemeckis cedió su puesto en la silla del director a Lewis Teague. Hablamos de un realizador que ya tenía cierta fama granjeada en el cine de género con títulos de culto como ‘La bestia bajo el asfalto’ (1980) o Cujo (1983). Lo cierto es que el cambio y los gustos por el terror de Teague no se notan en absoluto. Teague sigue el estilo de diversión marcado por Zemeckis y deja que sean las estrellas los amos del show.

En cuanto al libreto decir que la pareja formada por Mark Rosenthal y Lawrence Konner crearon nuevas peripecias para los personajes alumbrados en el film original por Diane Thomas. Esta última no llegó a ver estrenada la película pues falleció el 21 de octubre de 1985 en un accidente de coche. A ella está dedicado el último crédito de agradecimiento del film. Rosenthal y Konner no hacen grandes cambios en la personalidad de los personajes. Lo más relevante es presentarnos a una Jane más valiente y menos soñadora. Naturalmente siguen tirando de los divertidos piques entre ella y Jack y recuperan también con más presencia la divertida y vengativa presencia de Ralph. Además presentan un personaje ciertamente agradable, misterioso y simpático como “La Joya” con un innegable trasfondo político, religioso y mesiánico.

Un cambio muy radical sí que lo encontramos en la ambientación. De la selva colombiana (México en realidad) pasamos al desierto africano (Marruecos). Así pues, la lluvia y el verde dejan paso al sol y al naranja. En ‘La joya del Nilo’ nuestros simpáticos protagonistas deambularán por el desierto y escalarán zonas rocosas intentando llegar a Kadir, lugar dónde se desarrollará el clímax. Por el camino nos dejarán inolvidables set-pieces. Entre ellas sobresalen la huida de la fortaleza de Omar a bordo de un F16 o la secuencia del tren que nos remite a los grandes clásicos de aventuras.

En la banda sonora también hay cambios y Alan Silvestri cede su batuta a Jack Nitzsche (1937-2000). El fallecido compositor nos regala unas melodías muy en sintonía con el film adoptando tonos románticos, aventureros y divertidos. Destacan además dos temas. Por un lado el “The Jewel of the Nile” de Precious Wilson que suena en los créditos de entrada. Y, por otro, el “When the going gets tough, the tough get going” de Billy Ocean que podemos escuchar en los créditos finales.

Antes de comentar el reparto conviene no pasar por alto una curiosidad patria. Aprovechando la fama del film, la compañía española Zigurat intentó conseguir los derechos de la licencia para un juego de los ordenadores de 8 bits que acababan de desarrollar. Sin embargo, no obtuvieron respuesta positiva y sacaron al mercado su juego con el título de ‘El misterio del Nilo’.

“Sois la pareja perfecta”. Tras el corazón verde 2.

En la ya citada ‘Tras el corazón verde’ había funcionado tan bien el trío protagonista que aquí tenían que repetir costase lo que costase. Así pues, y aunque Kathleen Turner puso varias pegas, al final se vio obligada a subirse a bordo de esta nueva aventura. Junto a ella también regresaban Michael Douglas y Danny DeVito.

Lo cierto es que, pese a sus reticencias, Kathleen se vuelve a entregar por completo a su personaje y la química con el aventurero Douglas es total. Sus piques, pullas, romances, aventuras,… son inigualables. Pocas parejas cinematográficas te dan un entretenimiento tan honesto como Joan Wilder y Jack Colton. Por su parte, DeVito consigue más minutos que en el film precedente aportando los enfados monumentales que nos llevan a las risas con todas las peripecias que sigue soportando como Ralph. Y que nadie olvide que Turner, Douglas y DeVito volvieron a juntarse en 1989 para La guerra de los Rose’, una insuperable comedia dirigida por el propio DeVito y que puso un genial punto y final a la colaboración entre estas tres estrellas.

Del resto del reparto hay que destacar a Spyros Fokas y Avner Eisenberg. El primero encarna a Omar, el villano del film y un tipo que se presenta con porte de Príncipe y mesías árabe pero que en realidad es un auténtico dictador. El segundo da vida a Jewel, un personaje muy simpático que encierra en su interior grandes sorpresas y que acompañará a Joan y Jack en toda su travesía por el desierto. Finalmente, de ‘Tras el corazón verde’ también repite Holland Taylor con unos breves minutos volviendo a interpretar a Gloria, la editora de Joan.

“Si salimos de esta con vida… ¡te mato yo!” (Jack)

En conclusión.
Termino esta crítica de La joya del Nilo, otra disfrutable y divertida aventura en compañía de Joan Wilder y Jack Colton. Es cierto que ya no cuenta con el factor sorpresa de la primera entrega, pero sigue siendo una apuesta segura cuando se trata de entretenerse y pasarlo bien rememorando todo el buen cine que se hizo en los años 80.

Tráiler de La joya del Nilo