King Kong (2005)
Comparte con tus amigos










Enviar

Tras la colosal trilogía de ‘El Señor de los Anillos’, Peter Jackson, ya asentado en la industria, puso sobre la mesa (tan sólo dos años después de la última entrega del Anillo) su siguiente propuesta. Se trataba de un remake del mítico simio “amante” de las rubias y rey de Isla Calavera. Para traerlo de vuelta contó con un presupuesto millonario, un reparto de actores interesante y los mejores especialistas en efectos visuales. En 2005 volvió el rey. Volvió… ‘King Kong’.

“El mundo entero pagará por ver esto. Por el precio de una entrada… ¡Kong, la Octava Maravilla del Mundo!” (Carl Denham)

king-kong-2005-kong

Crítica de King Kong (2005)

“Si no hubiera visto King Kong’, a lo mejor no hubiera sido director de cine, quizás fontanero”. Estas fueron las palabras de Peter Jackson cuando le preguntaron sobre su interés por King Kong. La obsesión (nunca mejor dicho) de Jackson por el film de Cooper y Schoedsack le llevó a los estudios Universal en los Estados Unidos. Allí les propuso filmar una nueva versión del simio pero, en un principio, en Universal no estaban por la labor. Y eso a pesar de que, por aquella época, Steven Spielberg ya había demostrado que los efectos especiales podían alcanzar cotas jamás vistas gracias aParque Jurásico (Steven Spielberg, 1993). Esto fue lo que contribuyó a impulsar el entusiasmo de Peter Jackson.

La negativa de Universal fue dura. Aunque el realizador no se fue del todo con las manos vacías, ya que en aquellos años pudo dirigir Agárrame esos fantasmas’ (1996). Por lo demás, siguió insistiendo sobre realizar una nueva versión de King Kong… pero la suerte no le sonrió. De entrada, aunque el estudio estaba dispuesto a financiar la obra, estaban más interesados en la secuela de ‘Parque Jurásico’, conocida como El mundo perdido: Jurassic Park (Steven Spielberg, 1997). Por si eso fuera poco, los rumores de que Columbia iba a relanzar al monstruo por antonomasia, Godzilla, hicieron que Universal pusiera el freno de emergencia y Jackson se olvidase del proyecto.

king-kong-2005-peligro

Todo cambió para el King Kong de Peter Jackson cuando este finalizó la descomunal tarea de filmar la trilogía de Tolkien en el cine y arrasar en los Oscars y en taquilla. Entonces, Universal le dio luz verde para filmar su propia versión del simio. Se partió con un presupuesto de 207 millones de dólares y la película vio la luz en los cines en diciembre de 2005. Y lo hizo con un reparto variopinto y los mejores especialistas de WETA como creadores de las diversas criaturas y del mismísimo Kong, interpretado por Andy Serkis en la captura de movimientos.

‘King Kong’ (2005) es una carta de amor de Peter Jackson al film original en todos y cada uno de sus aspectos. Además de contar con continuos homenajes. Por ejemplo: Carl Denham menciona a una tal Fray Way. El periodo histórico del film es el mismo año de estreno del film original. Incluso Jackson se tomó la libertad de filmar la secuencia del pozo con los insectos, hasta tal punto de que hizo dos versiones de la misma (la que se encuentra en la película y otra incluida en los extras, realizada con efectos stop-motion y en B/N). Amén de que la cinta de Jackson destaca por su respeto al espíritu místico y aventurero de la película original.

Por otro lado, y en cambio, su Kong es mucho más realista en términos de diseño (recordad que el personaje original era un monstruo porque así lo quiso Cooper). En esta ocasión, Jackson postuló por un diseño cercano a un gorila real más que por un simio gigante cercano a la serie B. Tan es así que el propio Andy Serkis visitó diversos Zoos para ver de cerca a los gorilas y aprender sus movimientos.

king-kong-2005-dinosaurios

Peter Jackson es un cineasta “excesivo”. Es de esa clase de realizadores que llevan todo a cierto límite. Esto nos lleva al mayor problema del film: su duración. La película tiene la titánica duración de tres horas (190 minutos en una versión extendida que salió en formato doméstico). Esto conlleva varios problemas de ritmo a lo largo y ancho del metraje, especialmente durante el primer acto que llega ser tedioso en términos de presentar a los personajes.

El papel de Jack Black (Carl Denham) está mucho mejor desarrollado que el de Adrien Brody (Jack Driscoll). Este último se lleva el peor personaje de la cinta, pero sin llegar a extremos de lo que era el rol de Bruce Cabot en el original. Por otro lado, el mejor acierto de todo el casting es Naomi Watts. Ella es la mejor Ann Darrow que se ha visto en una adaptación cinematográfica del gorila. Naomi destaca por su enorme carisma y presencia y, sobre todo, gracias a la historia de Jackson. Una historia que aleja a Kong del simio monstruoso visto anteriormente. Este Kong es una especie de héroe romántico que defiende a la única persona que le entiende. Kong también es el último de su especie, algo que en el cine no se había visto antes, haciendo creer al espectador que Kong siempre era el único gorila gigante existente.

king-kong-2005-naomi-watts

Así pues, entre los aciertos de Jackson tenemos el conferir a una total película de serie B un elemento dramático más potente y obvio del que se tuvo originalmente. Además de ¡cómo no! las espectaculares escenas de acción: como aquella en la que Kong se enfrenta no a uno ¡sino a tres V-Rex! (evolucionados de los poderosos T-Rex) en la mejor set-piece de toda la cinta. Todo ello acompañado por la espectacular banda sonora de James Newton Howard, en el que fue uno de sus mejores trabajos. El compositor tuvo que componer con la friolera de sólo cuatro semanas ante el despido (abandono) de Howard Shore.

En lo que se refiere a aspectos técnicos, King Kong se llevó el Oscar a “Mejores Efectos Visuales” y los dos relativos al sonido. El trabajo de WETA fue sencillamente descomunal y brillante, avanzando de manera brutal en el campo de la motion-capture (que es lo que ayudaría a James Cameron en su película,Avatar). King Kong, en sí mismo, es un prodigio visual de principio a fin. Además, Peter Jackson imprime a lo largo y ancho de la cinta un estilo visual agresivo pero consciente de que estamos ante una aventura clásica pura y dura.

king-kong-2005-enfrentamiento

En conclusión.
Finalizo ya esta crítica de King Kong (2005), una película que, sin llegar a las cotas de calidad del film original de 1933, sí que consigue ser un producto de entretenimiento más que loable. Un film con un apartado visual de infarto y con una banda sonora que eleva el sentido de misterio, drama y aventura de la historia. Amén de la química entre King Kong y Ann Darrow. En definitiva, el mejor remake/adaptación sobre el poderoso gorila hecho en mucho tiempo.

Tráiler de King Kong