Parque jurásico (Jurassic Park)
Comparte con tus amigos










Enviar

Hoy repasaremos en profundidad la película que significó un antes y un después en el campo de los efectos especiales en el cine. La cinta que puso de moda a los dinosaurios y que se convirtió, de forma instantánea, en cultura-pop. La joya que nos encandiló a todos allá en 1993 gracias a una aventura sin precedentes plagada de increíbles efectos visuales, de acción, terror y de suspense. ‘Parque Jurásico’, una de las indiscutibles obras maestras de la historia del cine moderno que hace bien poco regresó a la gran pantalla, restaurada y adaptada a la tecnología 3D de la mano de Steven Spielberg.

“Bienvenidos a Jurassic Park”

Jurassic Park

Crítica de Parque jurásico (Jurassic Park)

Durante décadas mucho se ha criticado a ‘Jurassic Park’ por no tratarse de una adaptación lo suficientemente fiel al relato original del escritor Michael Crichton, aunque viendo casos como este, cada vez estoy más convencido de que realmente existe una notoria diferencia entre ‘adaptación’ y ‘basado en’. Está claro que ‘Parque Jurásico’ no se trata de una adaptación excesivamente fiel a la novela publicada en 1989, algo que desató las iras de los fans de la misma y de aquellos que la leyeron años después del estreno de la película. Pero por otra parte, y como explicaremos en el siguiente epígrafe, tanto el propio Crichton como el guionista, David Koepp y el mismo Spielberg, no tuvieron más remedio que suprimir multitud de fragmentos, diálogos y cambiar el perfil de varios personajes para su versión cinematográfica por una única razón: falta de metraje. Por esto sería más apropiado referirnos a ‘Jurassic Park’ como un film ‘basado’ en aquella novela y que se toma ciertas licencias y libertades, incluso necesarias, que como una fiel adaptación propiamente dicha de la misma.

Jurassic Park

En todo caso, e independientemente del factor nostalgia y de lo que la película significó para el gran público allá en 1993, resulta imposible dejar de comparar la novela con el film, incluso de reconocer que el trabajo de Crichton es francamente superior a la película por mucho que esta nos haya marcado en nuestra niñez, hecho incuestionable que no se puede pasar por alto. También es justo reconocer que la cinta posiblemente no destaque por un guión excesivamente trabajado (no olvidemos que la novela tampoco es el summum literario) o unos personajes profundamente desarrollados, como en parte sí sucede en la obra escrita homónima, en donde estos se encuentran plagados de interesantes matices que, por momentos, se suprimen en la película. Pero por otro lado el film no necesita de todo ello para lograr su cometido, que no es otro que el de ofrecer al espectador una de las experiencias más alucinantes e inolvidables de sus vidas en una pantalla grande. Y esto es algo que Spielberg logra con creces.

Jurassic Park

Y es que no debemos olvidar que nos encontramos ante un guión sencillo, pero que resulta muy eficaz, tremendamente interesante y novedoso para la época (era la primera vez que un film retrataba el controvertido dilema moral de la creación genética de animales extintos), el cual se divide claramente en dos amplios actos: el primero de ellos, de contexto científico, y tras la presentación de los personajes principales, nos explica con detalle cómo se logra en nuestros días crear una criatura extinguida hace 65 millones de años, planteando un corrosivo dilema moral que perdura hasta el día de hoy. Sin duda se trata de uno de los segmentos más interesantes de la trama, pues realmente hablamos de una posibilidad científica, complicada, pero para nada inverosímil, lo que hace que el film no se considere otra historia más de ciencia ficción de nula credibilidad. Se suele achacar a Spielberg cierta lentitud y falta de ritmo en este primer tercio de película, pero resulta esencial para asentar las bases de lo que está por llegar y situar al espectador en el meollo de la cuestión.

Jurassic Park

Mientras que el segundo acto hace hincapié en la catástrofe tras la fuga de los dinosaurios de sus jaulas. Es en este momento cuando Spielberg da rienda suelta a sus cualidades y nos ofrece un espectáculo plagado de tensión, con un ritmo trepidante, grandes dosis de suspense y terror, y multitud de secuencias para el recuerdo que perdurarán en los anales de la historia del cine fantástico (el contenido del vaso de agua vibrando a causa de las pisadas del Rex, el momento en el que el Tyrannosaurus destroza la valla y escapa del recinto, aquel instante con Muldoon rodeado de Velociraptores en la jungla, la increíble estampida de Gallimimus, el inquietante clímax final con los Velociraptores…). Toda una aventura de supervivencia en la que el espectador logra implicarse totalmente con unos personajes interpretados con maestría por actores de la talla de Sam Neill, Jeff Goldblum o Richard Attenborough. Finalmente se crea en el público ese vínculo con ellos que le sumergirá de lleno en la trama, y cuya afinidad alcanza su momento cumbre con las constantes reprimendas y predicciones de Malcolm (Goldblum) al resto del grupo, o con la relación entre el Dr. Grant (Neill) y los revoltosos nietos de Hammond (Attenborough), a los cuales tendrá que proteger en una isla plagada de impresionantes criaturas de tiempos ancestrales aplicando sus conocimientos de paleontología.

Jurassic Park

Es incuestionable que Spielberg logra imprimir a ‘Parque Jurásico’ un tremendo pulso narrativo que nos hará vivir con gran tensión la angustiosa y terrorífica situación en la que se encuentran los personajes de la historia, aunque quizás uno de los deslices más importantes de la película se encuentre precisamente en el tratamiento que el realizador imprime a los dos niños de la trama, los cuales quedaban retratados en la novela de un modo mucho más formal y menos empalagoso que en el film. Y es que ‘Jurassic Park’ refleja en gran medida esa evidente inclinación del realizador por el cine familiar y por los niños, algo que termina por impregnar a sus cintas con un tono ciertamente empalagoso (la obsesión de Ellie en intentar convencer a Grant de tener un bebé a pesar de que éste es totalmente reacio a los niños, es una buena muestra de ello) algo de lo que ‘Jurassic Park’ tampoco queda exenta del todo.

En cualquier caso, y a pesar de sus notorias diferencias con respecto a la novela original, debemos de tener claro que estamos ante uno de los casos en los que comparar la película con la mucho más densa obra literaria y juzgarla como tal no resulta del todo acertado, aunque sí podemos achacar a Spielberg cierta ‘cobardía’ a la hora de plasmar en pantalla los momentos más violentos y crudos del relato de Crichton (otra prueba más de la evidente inclinación del realizador hacía el cine familiar), suprimiendo una serie de detalles bastante escabrosos que tienen lugar en el libro pero que se pierden en su paso a la gran pantalla por tal de convertir la película en un producto más amplio y accesible. En todo caso esto no quiere decir que el film no contenga buenas pinceladas de sangre y violencia (especialmente estupendos son los instantes en los que veremos el brazo amputado de Arnold sobre el hombro de la doctora Sattler, o el feroz ataque del Rex a Gennaro), aunque se redujeron considerablemente los momentos más viscerales de la novela en una película que pedía a gritos todo lo contrario.

Jurassic Park

Pese a todos estos detalles que convierten la película en una desavenencia constante entre seguidores y detractores, hay que reconocer lo evidente, y es que nos encontramos ante toda una obra maestra por todo lo que el film significó en la época de su estreno, adelantándose a su tiempo y creando nuevos estándares y pautas a seguir en el campo del CGI, el cual irrumpió con fuerza tras el éxito de la película para asentarse definitivamente como una alternativa sólida en la creación de efectos especiales. ‘Jurassic Park’ es en su forma un film sencillo, pero en su fondo se trata de una excelente película repleta de muy buen cine fantástico, y que, a pesar de tomarse sus licencias, transmite al espectador la verdadera esencia de la novela original de Crichton.

Un producto que, a pesar del transcurso de los años, y se diga lo que se diga, sigue resultando tan mágico e hipnotizador como en 1993, apoyado además sobre una partitura musical de John Williams que se ha convertido en todo un clásico y que aún logra erizarnos el vello del cuerpo. En definitiva, una verdadera gozada.

Jurassic Park

Iniciando la producción de ‘Parque Jurásico’

Michael Crichton publicó en 1989 una novela titulada ‘Jurassic Park’. La historia giraba en torno a la creación de un parque temático situado en la isla Nubla, en Costa Rica, el cual alberga varias especies de dinosaurios revividos gracias a la ingeniería genética por medio de la recuperación del ADN de los extintos animales a través de los insectos atrapados en ámbar. El parque, provisto de fuerte medidas de seguridad y de personal cualificado, necesita ser avalado por algunos de los mejores especialistas y científicos del sector, entre ellos los paleontólogos Alan Grant y Ellie Sattler. Sólo de este modo John Hammond, el creador del parque, logrará hacer realidad su sueño de mostrar al mundo dinosaurios reales en un entorno natural.

La novela de Crichton, de evidente trasfondo catastrofista, sugiere que el ser humano es totalmente incompatible con estos seres del pasado, algo que el doctor Ian Malcolm, matemático especialista en la ‘teoría del caos’, sostiene desde los inicios del proyecto. Finalmente, el parque termina fallando estrepitosamente, provocando que los animales escapen al control de los responsables de las instalaciones y comience una lucha sin igual por la supervivencia de los visitantes de la isla. Sin duda, se trataba de una historia muy jugosa para su paso a la gran pantalla, aunque antes de que Spielberg y su compañía se hiciera con los derechos de la novela, varias majors intentaron hacer lo propio.

Jurassic Park

De este modo, productoras como Columbia Pictures (con el realizador Richard Donner dispuesto a dirigir la adaptación), Warner Bros (con Tim Burton haciendo lo propio), Fox (Joe Dante, conocido de Spielberg, se iba a poner tras las cámaras para dirigir el film) o incluso el mismísimo James Cameron, estuvieron a un paso de comprar los derechos cinematográficos de la novela. Finalmente la Universal Pictures se hizo con los derechos por una cantidad que rondaba los 2 millones de dólares, siendo el director escogido para la ocasión, como es obvio, Steven Spielberg, que delegó al propio Crichton las labores de escritura del primer tratamiento de guión para su película.

El mayor problema con el que el novelista se topó fue la necesidad de reducir de un modo considerable las 400 páginas de la novela a una película de unos 130 minutos, lo que obligó al escritor a tomar decisiones drásticas suprimiendo un gran número de pasajes del libro (como el interesante prólogo, el ataque de un dinosaurio fugado a una niña en la playa, la modificación del clímax final…), eliminando personajes antes de tiempo y cambiando situaciones, incluso de un modo violento, para ceñirse al metraje establecido por la productora. Más de medio año empleó Crichton en escribir el guión, el cual era básicamente un resumen de su novela, pero cargado de licencias y variaciones que la harían más accesible a la hora de adaptarla a la pantalla. De este modo, se cambió la personalidad de algunos de los personajes, se redujeron considerablemente los monólogos y los diálogos de algunos de ellos, otros personajes imprescindibles en la novela morían para poder dejar metraje suficiente a los dinosaurios, mientras que algunos protagonistas que sobrevivían en la película no lo hacían en el libro. Además se vio obligado a reducir los quince dinosaurios presentados en la novela a sólo seis especies, aunque muchos de ellos fueron recuperados para la secuela, ‘El mundo perdido (Jurassic Park)’ (The Lost World, Steven Spielberg. 1997).

Jurassic Park

Crichton, hastiado de un trabajo agotador que no terminó de convencerle, presentó este guión a la productora y al propio Spielberg, el cual lo rechazó rápidamente debido a lo desbarajustado de este. Crichton era consciente de que sintetizar su novela en ese metraje era tarea prácticamente imposible, así que aceptó una reescritura del guión llevada a cabo por Malia Scotch-Marmo (guionista de ‘Hook’). Tras cinco meses en reescribir todo el primer guión, Malia tampoco contentó al estudio al eliminar de la historia importantes fragmentos y a personajes imprescindibles, como era el caso del matemático Ian Malcolm. Finalmente, Spielberg le encargó una nueva revisión del guion a David Koepp, que consiguió encontrar un buen equilibrio dotando a su libreto de ritmo, acción, terror y ciencia, sin renegar de ningún personaje de la novela, aunque es bien cierto que las licencias y libertades estaban presentes en cada página del guión de modo irremediable, algo que ha sido objeto de crítica y desilusión durante décadas a pesar de que en su momento casi nadie fue capaz de quejarse ante un espectáculo de estas dimensiones.

Jurassic Park

Para lograr el éxito de la película, esta debía de suponer un punto de inflexión en lo referente al apartado técnico y los efectos especiales, de ahí que el equipo de efectos visuales comenzara a trabajar en el film un año y medio antes del rodaje para perfilar el diseño de los dinosaurios y crear, por primera vez en la historia del cine, unos animales prehistóricos que parecieran realmente reales y resultaran totalmente revolucionarios. De este modo se contó con los mejores especialistas y técnicos del momento: Stan Winston, Dennis Muren, Phil Tippett y Michael Lantieri. El equipo realizó posiblemente uno de los mejores trabajos de sus carreras al crear a tamaño real verdaderas réplicas de dinosaurios, como fue el caso del Tyrannosaurus Rex, el Triceratops enfermo, el Brachiosaurus que come del árbol en el que se encuentran Grant, Tim y Lex, el Dilophosaurus que devora a Nedry, varios Velociraptores y un Gallimimus. Todos ellos complejos animatronics que debían de ser combinados con la tecnología infográfica CGI más puntera e innovadora. No hace falta decir que la película supuso una verdadera revolución y un espectáculo que, aún en nuestros días, resulta complicado de superar.

Con un presupuesto de 64 millones de dólares incluyendo publicidad, la película se filmó durante casi un mes en Hawai, en los increíbles escenarios naturales de la isla de Kauai. Todo marchaba sin incidentes hasta que el huracán ‘Iniki’ destruyó parte de los decorados, y el equipo tuvo que desplazarse antes de tiempo a Los Angeles para rodar los interiores en un plató.

‘Parque Jurásico’ recaudó a nivel mundial la cifra de 914 millones de dólares, ganando además tres Oscars al mejor sonido, mejor montaje de efectos sonoros y mejores efectos visuales.

Jurassic Park

Los personajes de ‘Parque Jurásico’: Un reparto a la altura

Uno de los problemas principales a los que tuvo que hacer frente Spielberg y su equipo de producción fue la elección del casting principal. Mientras que parte de los productores preferían optar por intérpretes conocidos y de mayor repercusión mediática, finalmente el propio Spielberg se inclinó por contratar a buenos actores aunque de un status menor con el fin de ahorrar costes. No olvidemos que el presupuesto con el que contaba ‘Jurassic Park’ era de 64 millones de dólares incluyendo los gastos relativos a la agresiva campaña publicitaria, por lo que finalmente se optó por no emplear parte del presupuesto en el pago de grandes salarios a actores de relumbrón. En todo caso el elenco finalmente seleccionado para conformar el reparto del film no estaba compuesto, ni mucho menos, por intérpretes de segunda fila:

Alan Grant (Sam Neill)

Jurassic Park

Este actor de origen irlandés no fue la primera opción que se barajó para hacerse con el papel del Dr. Grant, ya que fueron seriamente considerados otros intérpretes como Richard Dreyfuss, William Hurt o los excesivamente costosos Harrison Ford y Kurt Russell. Finalmente el elegido fue Neill, reputado actor televisivo que fue galardonado con el premio al ‘Mejor Actor de la Televisión Británica’ y nominado a un ‘Globo de Oro’ por la serie ‘Reilly: As de espías’ (1983).

Sam Neill, sin duda uno de los mejores actores de la película, interpreta al Dr. Alan Grant, un prestigioso Paleontólogo que recibe la invitación a la Isla Nublar para dar su aprobación y visto bueno al ‘Parque Jurásico’, aunque a Grant se le omite desde un principio la información relativa a la clase de animales que realmente alberga el complejo. Hombre ataviado con un sombrero y un look francamente cercano al de ‘Indiana Jones’, el Doctor Grant es una persona de grandes recursos y soluciones, aunque ciertamente incrédulo y reacio a las nuevas tecnologías. Se considera un amante de los dinosaurios y de la paleontología, y aunque en un principio se deja encandilar por la propuesta de recrear genéticamente dinosaurios en la vida moderna, finalmente llega a la conclusión de que las posibles consecuencias de ello serán aterradoras: el hacer convivir en la misma época a seres humanos con animales extintos puede resultar fatal.

Jurassic Park

Por otra parte resulta curioso cómo el personaje que conocemos en la película rehúye de los niños, cuando realmente el Alan Grant de la novela es todo lo contrario. Una licencia tomada por el guionista, David Koepp, y por el propio Spielberg, con la intención de mostrar al espectador un progresivo e inevitable lazo de afectividad que surgirá desde el instante en el que Grant deba de cuidar de los niños una vez que se desata el caos en la isla. Será en ese momento cuando Alan hará uso de sus amplios conocimientos y de sus recursos para sobrevivir, junto a dos menores de edad, en un entorno terroríficamente hostil y peligroso, dando lugar a uno de los mejores segmentos del largometraje.

Alan Grant, sensacionalmente interpretado por Neill, es un personaje que alude a la parte razonable y sensata del relato al no ver con buenos ojos lo que está sucediendo en la isla, aunque no podemos afirmar lo mismo de John Hammond, el adinerado creador del proyecto, su antítesis en lo que a ideología y motivaciones se refiere.

John Hammond (Richard Attenborough)

Jurassic Park

Attenborough, veterano actor y realizador de carácter, decidió actuar en ‘Jurassic Park’ tras no haberlo hecho en película alguna desde el año 1979. Sin embargo, el premiado realizador de ‘Gandhi’ (Gandhi, 1982), ganadora de ocho Oscar y cinco BAFTA, no fue el primer actor considerado para dar vida al multimillonario creador del moderno parque temático. Sean Connery fue la primera elección, aunque finalmente se desechó la idea.

John Hammond es un personaje interesante y de nobles aspiraciones motivado por una gran ilusión: el mostrar al mundo algo totalmente innovador y diferente. Algo inolvidable y accesible a todo tipo de visitantes, aunque sea a costa de romper las reglas establecidas por la madre naturaleza. Pero el sueño de Hammond termina por cegarle por completo, hasta el punto de llegar a hacer oídos sordos a los expertos en paleontología que él mismo invitó a la isla y que intentan hacer ver al adinerado anciano que su idea no es viable. John, excesivamente despreocupado y convencido de que el parque funcionará y será aceptado positivamente por la sociedad, termina enfrentándose al grupo de expertos al escuchar su desaprobación sobre el proyecto, no sin haber intentado previamente convencerles, especialmente al Dr. Grant, de que se trata de la mejor atracción jamás creada.

Jurassic Park

De este modo, si Grant era la voz de la cordura, Hammond lo es de la imprudencia y de la insensatez, hasta el momento en que ve peligrar la vida de sus dos nietos y comprueba por sí mismo que ni la alambrada más alta de la Tierra puede detener a unos tremendos animales que sólo quieren dos cosas: libertad y vivir.

En la novela, Hammond es una persona mucho más impertinente y carente de escrúpulos. Calculador y bastante desagradable, hará lo que sea por lograr el éxito de su parque temático aún después de la catástrofe acontecida en la isla. Hammond planea reconstruir el parque en otro lugar, aunque finalmente es víctima de un grupo de pequeños dinosaurios que lo devoran mientras intenta escapar.

Ellie Sattler (Laura Dern)

Jurassic Park

El personaje de la Doctora Sattler fue interpretado por la actriz Laura Dern después de que fueran consideradas Juliette Binoche y Robin Wright. Dern, nominada al Oscar y a un Globo de Oro por su papel en el film ‘El precio de la ambición’ (Rambling Rose, 1991), representa a una paleontóloga que trabaja junto al Dr. Grant, además de ser su pareja sentimental, esto último una licencia tomada para la película. Ambos serán visitados por Hammond en plena excavación para convencerles de que realicen una visita a su parque temático y lo avalen, no antes sin haberles ofrecido una buena suma de dinero que les servirá para seguir financiando su excavación.

Sattler, experta en botánica, apoya a Grant en su opinión de que resulta peligroso resucitar a criaturas del Jurásico en nuestro presente, idea que también sostiene haciendo alusión a las peligrosas plantas extinguidas que Hammond ha recreado de igual modo que ha hecho con los dinosaurios.

En la película, Ellie Sattler mantiene una constante lucha con Grant debido al desinterés de éste por los críos, algo que cambiará con la forzosa relación ‘pseudo-paternal’ que Alan experimentará con los nietos de Hammond en la isla. Ellie será un elemento clave de la trama al ser la responsable de activar los plomos que devolverán la luz a la sala de control tras el sabotaje de Dennis Nedry, además de aportar importantes conocimientos sobre botánica y derrochar valentía y fuerza en los momentos más críticos.

Ian Malcolm (Jeff Goldblum)

Jurassic Park

Sin ninguna duda nos encontramos ante uno de los personajes más interesantes de la novela de Crichton, sino el que más, algo que también podemos afirmar de su presencia en la película, aunque por otra parte también se trata de uno de los personajes más afectados por los cambios y licencias del film como adaptación.

Interpretado por el siempre excelente Jeff Goldblum, actor que no necesita presentación alguna, el matemático Ian Malcolm es un experto que basa gran parte de sus principios en la teoría del caos. Malcolm sostiene que lo que está creando Hammond en la isla desembocará de manera inevitable en una catástrofe de grandes proporciones, algo que finalmente sucede como él mismo predijo, muy a su pesar. Cabe destacar que en la novela original el doctor Malcolm es un hombre muy complejo y excéntrico, cuya predilección por vestir de oscuro resulta casi enfermiza, de fuertes convicciones y de gran personalidad, y esto es algo que tanto Spielberg como el guionista, David Koepp, retratan con bastante fidelidad en el Malcolm cinematográfico.

Sin embargo decidieron suprimir el tono más serio (aunque nunca exento de ironía) del personaje creado por Crichton para otorgarle en la película un toque algo más humorístico, socarrón y a ratos incluso chulesco que no sentó especialmente bien a los seguidores de la novela. Pero reconozcámoslo ya: este desdibujamiento le sienta fenomenal a un personaje que Goldblum interpreta con gran determinación, resultando sin lugar a dudas de lo mejor de la cinta pese a que Spielberg fue duramente recriminado, a mi modo de ver injustamente, por convertir a Malcolm en la gracieta de la trama.

Jurassic Park

El hándicap más grave con el que nos topamos con el personaje de la película aparece como consecuencia de la evidente y necesaria reducción de páginas y líneas de diálogo a la hora de adaptar la novela a la gran pantalla. Y aquí si podemos afirmar que el gran afectado es Ian Malcolm, ya que es el responsable de los mejores diálogos de la novela de Michael Crichton, siendo sus largas exposiciones y conjeturas de lo mejor del libro, algo que se perdió por el camino. En todo caso, las líneas de diálogo más interesantes del film parten de la boca de un siempre hipnótico Jeff Goldblum que imprime a su personaje ese imprescindible tic de ‘locura’ de la que también hacía gala en la novela, en la cual su rol sufre más severamente el ataque del Tyrannosaurus de lo que podemos ver en el film.

Robert Muldoon (Bob Peck)

Jurassic Park

Bob Peck, fallecido actor británico ganador de un BAFTA en 1985 por su trabajo televisivo ‘Edge of Darkness’, interpretó al experimentado y rudo cazador del parque Robert Muldoon, papel para el que optó Brian Cox. Especialista y gran conocedor de los comportamientos y las cualidades de los Velociraptores de la isla, la misión de Muldoon es salir al paso ante cualquier imprevisto con los animales que requiera el uso de armas de fuego. Su currículum como duro guardabosques y cazador en las selvas de África le avalan como un personaje de confianza al que poder seguir en momentos críticos.

En la novela, Muldoon goza de un mayor protagonismo que en la película y está presente en algunos momentos realmente viscerales, como aquel en el que, junto a Gennaro, encuentra una pierna colgando de un árbol y la recoge para examinar a quién pertenece, algo que se encuentra omitido en el film. Además logra sobrevivir y escapar de la isla, algo que no sucede así en la película, en la cual es devorado por los Velociraptores en la secuencia donde se dirige junto a la Doctora Sattler al barracón para conectar la electricidad.

Donald Gennaro (Martin Ferrero)

Jurassic Park

Gennaro, interpretado por Martin Ferrero (‘Corrupción en Miami’), es el abogado que representa a varios inversores del ‘Jurassic Park’. Constantemente preocupado por la viabilidad de la isla y porque la seguridad de las instalaciones sea la correcta un año antes de su apertura al público, se trata de un personaje malhumorado, cobarde y disconforme que tendrá sus más y sus menos con Hammond. Es una de las primeras víctimas de la película en una de las mejores secuencias del film: aquella en la que el Tyrannosaurus Rex escapa de su parcela y persigue a Malcolm hasta toparse con un asustado Gennaro refugiado en los lavabos.

Se trata de otro de los personajes profundamente desdibujados con respecto al de la novela. En esta, Gennaro es un tipo fuerte y rudo que ayudará a sobrevivir al grupo hasta última hora con la ayuda del guardabosques Muldoon.

Dennis Nedry (Wayne Knight)

Jurassic Park

Dennis Nedry, interpretado por Wayne Knight, representa al claro villano de la función, siendo uno de los protagonistas de la mayor subtrama de la película. Nedry es el causante principal del desastre en la isla Nublar al dejarse comprar por una empresa rival que le encarga el robo de embriones vivos de dinosaurio con la intención de ahorrarse años de investigación. Dennis Nedry, corrupto especialista informático encargado de velar por el buen funcionamiento del sistema de seguridad de la instalación, se ve obligado a desconectar temporalmente dicho sistema para poder acceder al área de embriones y escapar sin obstáculos con el material hacía el muelle.

Jurassic Park

Personaje de rasgos orondos, obeso, maleducado y desordenado, Nedry encontrará en el film una muerte horrible a manos de un Dilophosaurus que le escupe veneno en pleno rostro, una característica atribuida al animal de forma ficticia para la ocasión. En la novela, el cadáver de Nedry es encontrado posteriormente totalmente amputado y casi devorado.

Ray Arnold (Samuel L. Jackson)

Jurassic Park

Con un papel no demasiado extenso en una época en la que su status aún no era el de hoy en día, el actualmente reconocido Samuel L. Jackson interpreta en la película a Arnold, el informático jefe de la sala de control.

Tras la traición de Nedry y las trabas puestas para que nadie descubra la verdad, Ray Arnold será incapaz de recuperar sin él la estabilidad de los sistemas de seguridad del parque. Afortunadamente Hammond opta por intentar resetear todo el sistema de seguridad para comenzar desde cero, lo que no asegura una solución definitiva según Arnold. Tras resetear el sistema los sistemas informáticos vuelven a su punto de partida, aunque saltan los plomos de la luz, por lo que Arnold se dirige al barracón para intentar restauran la electricidad.

Tras su tardanza, Muldoon y Sattler deciden ir en su busca. Pero lo que encontrarán será una verdad mucho más aterradora: Ray ha sido destrozado y devorado por un Velociraptor que se encuentra en el interior del complejo. En el libro de Crichton, Arnold se dirige al barracón en compañía de Muldoon y Gennaron. En ese instante tiene lugar uno de los mejores momentos de la novela: varios Velociraptores se dirigen hacía Arnold y le rodean, pero el cazador logra acabar con uno de ellos de un certero disparo. A continuación los animales se dispondrán a perseguir a Muldoon y Gennaro a través de la selva mientras Ray accede al interior del complejo para reactivar la electricidad. Lo que llegaría a continuación sería una muerte horrible y gráfica de Arnold como consecuencia del ataque de un Raptor que se encontraba también en el interior del cobertizo.

Tim (Joseph Mazzello) y Lex (Ariana Richards)

Jurassic Park

Los dos revoltosos niños de la película no lo son tanto en la novela. Tim y Lex son los nietos del señor Hammond, los cuales reciben una invitación de su abuelo para visitar la isla. Tim, el más pequeño de los hermanos es un niño decidido, así como gran amante de los dinosaurios y conocedor de la obra del Dr. Grant, su gran ídolo. Finalmente terminará creando un fuerte lazo afectivo con el paleontólogo cuando éste se vea obligado a cuidar de los dos hermanos en mitad de la isla.

Mientras que Lex, la hermana mayor, es una chica amante de la informática que se muestra más reticente a la idea de acercarse demasiado a los animales debido al miedo que les tiene. En la novela, ambos personajes son invitados a la isla como pasatiempo para intentar olvidar una desagradable situación familiar, como lo es el divorcio de sus padres. Por otra parte, en la obra original Lex es la hermana menor, mientras que Tim es el mayor y el que siente una gran admiración por los ordenadores, además de ser una verdadera enciclopedia andante sobre dinosaurios, como sucede en la película. Los dos personajes son bastante más tranquilos y menos revoltosos en el libro que en el film.

Jurassic Park 3D: una experiencia inigualable

Jurassic Park

Para finalizar con esta crítica de Parque jurásico (Jurassic Park), nos aventuramos a adentrarnos en su versión en tres dimensiones, estrenada hace un tiempo en algunos cines españoles. Es evidente que las modas y las formas cambian y evolucionan con el transcurso del tiempo, y esto es algo que se está haciendo notar especialmente en el ámbito audiovisual, sobre todo en lo referido al sector cinematográfico. De este modo es bien sabido que, de unos años a esta parte, la tecnología puntera actual es empleada para desarrollar con verosimilitud imágenes 3D en el campo visual, ya sea rodando las películas directamente bajo esta tecnología o bien convirtiéndolas ya en post-producción del 2D clásico al moderno 3D, la mayoría de las veces sin muy buenos resultados en este último caso. De hecho podemos afirmar con rotundidad que no todas las películas sustentadas sobre esta tecnología alcanzan los resultados esperados o, por lo menos, no logran sorprender tanto como debieran, más aún si tenemos en cuenta que se está abusando innecesariamente de la conversión de títulos al 3D con la clara intención de generar mayores ingresos en taquilla.

Sin embargo, existen algunas excepciones en las que esta tecnología sí cubre totalmente nuestras expectativas, y afortunadamente ‘Parque Jurásico 3D’ es una de esas películas que, pese a haber sido rodada hace ya veinte años, funciona a la perfección con este nuevo sistema aun tratándose de una conversión posterior. Así pues, en lo que referido a la eficacia y calidad de la misma, y según nos puede contar también nuestro compañero David González: “Hay que comentar una cuestión muy importante, y es que fue el propio Steven Spielberg y el equipo ‘STEREO D’ (encargados de diseñar la conversión a 3D de ‘Titanic’) los que repasaron ‘Parque Jurásico’ plano a plano durante nueve meses para decidir en qué dirección debía evolucionar la película y hacia qué dimensión. Esto que acabo de comentar ha sido muy importante porque el 3D del film funciona de maravilla. Puedo asegurar que esta es la mejor película en cuánto a profundidad de fondos que he visto con esta tecnología, es alucinante ver a unos personajes en un plano y a otros al fondo. También habrá escenas en las que casi podremos “tocar” a los dinosaurios (recuerdo especialmente un plano genial con la cabeza de uno de los velociraptors que persiguen a los niños). Finalmente, el film presenta una nitidez y claridad realmente sensacionales gracias a la profunda restauración a la que ha sido sometido con una resolución de 4K y un sonido gozoso que alcanza momentos de gran disfrute con los rugidos del T-Rex. Definitivamente esta es una película que merece la pena disfrutarse en 3D, y lo curioso es que originalmente no fuera rodada bajo dicha tecnología”.

Jurassic Park

‘Jurassic Park 3D’ es un caramelo en dulce para el nostálgico que desee re-encontrarse en pantalla grande con la película que le marcó durante décadas, además de tratarse de un buen punto de partida para aquellas generaciones de jóvenes que aún no conocen el soberbio film de Spielberg, realizador que hizo realidad una parte de nuestros sueños al hacernos disfrutar de “dinosaurios reales” alejados del clásico ‘stop-motion’ empleado anteriormente para plasmar estos animales en pantalla. Un realizador que fue capaz de trasladarnos al interior de un mundo mágico sin precedentes, y al mismo tiempo, de sumergirnos en una terrorífica aventura que jamás olvidaríamos. Y un cineasta que, entre otras cosas, será recordado por haber cambiado la percepción que todo el mundo tenía sobre estos extintos animales.

De lo que no cabe la menor duda es de que no existe mejor modo de volver a disfrutar del film que en 3D, pues hablamos de un producto que se desenvuelve perfectamente en el ámbito tridimensional y que sabe aprovechar con inteligencia las ventajas de este sistema, tratándose de una de las películas que mejor partido han sacado a dicha tecnología. No nos podemos olvidar tampoco de la considerable mejoría en el apartado sonoro, el cual ha sido limpiado y dinamizado para lograr un mayor impacto y recrear con mayor realismo los momentos más espectaculares de la película, lo que hará que vivamos prácticamente en primera persona la visita al ya legendario parque temático gracias a su impresionante efecto envolvente.

Jurassic Park

Sea como fuere, e independientemente del sistema empleado en este re-rencuentro con una de las películas de nuestra infancia y juventud, ‘Parque Jurásico’ sigue resultando una experiencia maravillosa veinte años después de su estreno. Un film que logra impactar tanto o más que en su primer visionado. Una eterna joya que cambió para siempre el concepto que teníamos sobre el cine de dinosaurios y los efectos especiales hasta la fecha. Y, en definitiva, una obra maestra para la que parece no afectar el paso de los años, siendo esto algo de lo que pocas películas pueden presumir.

Gracias, Steven Spielberg, por hacernos viajar en el tiempo y poder volver a disfrutar de una de las mayores experiencias de nuestras vidas en una sala de cine.

Jurassic Park