King Kong
Comparte con tus amigos










Enviar

Conocido como la 8ª Maravilla del Mundo, King Kong entra con fuerza en Cineycine en su primera aparición cinematográfica a través de una aventura memorable, llena de magia y espectáculo. Este film supuso la presentación de un icono, no sólo del cine, sino también de la propia historia en general. Damas y caballeros con todos ustedes… ¡‘King Kong’!

“¡Es increíble!”.-Carl Denham.

king-kong-sacrificio

Crítica de King Kong.
La que es considerada por todos como “la madre de las Monster-Movies”, ‘King Kong’, tuvo uno de los orígenes más curiosos de la historia cinematográfica: el realizador Merian C. Cooper era un entusiasta de los gorilas desde los seis años y aún más desde que leyó el libro ‘Exploraciones y Aventuras en África Ecuatorial’, escrito en 1861. Nada más leerlo empezó a concebir ideas para una historia con un gorila…

Varios años después, Cooper presentó la idea a los estudios RKO, con la intención de hacer un film de terror con un gorila y enfatizando la idea del final con el coloso subido al New York Insurance Bulding (lo que consiguió captar a los productores, si bien, al final se cambió por el Empire State). Además, añadió el hecho de que el simio (y por esto lo hizo gigante) se enfrentara a dinosaurios de un tamaño descomunal. Para “aligerar el tono” comenzó a cambiar su visión del film: en vez de ser una cinta de terror, sería un film más cercano a la idea de “enfrentar a un simio humanoide contra la civilización”.

Tras recibir luz verde, Willis O’Brien (aprendiz del mítico Ray Harryhausen), creador de los efectos de ‘El mundo perdido’ (Harry Hoyt, 1925), se puso a trabajar para dar animación al famoso gorila, un diseño que elaboró junto a Mario Delgado. En la siguiente foto podemos ver a Merian C. Cooper contemplando su obra.

king-kong-cooper

El guión fue pergeñado por Edgar Wallace, autor británico de éxito de ventas. Sin embargo, luego pasó a ser re-escrito entre el propio Wallace y James Ashmore Creelman, eliminando bastante material del guion original de Wallece, quien aportó durante la filmación escenas que ni siquiera se encontraban en el guión definitivo, eliminado detalles como que Carl Denham no era un cineasta o que Ann Darrow se enamoraba de un fugitivo convicto que se convirtió en el marinero Jack Driscoll. De hecho, el momento cumbre de la obra, las pseudo-referencias a ‘La Bella y la Bestia’, se hicieron en estos re-escritos para darle más profundidad al gorila. Un gorila que originalmente no era más que un monstruo de serie B. Tras numerosos problemas con los efectos y re-rodajes, el film vio la luz en abril de 1933.

king-kong-battle

Como expuse antes, ‘King Kong’ es la madre de las “Monster-Movies”. Sin él, no existirían clásicos como ‘El monstruo de tiempos remotos’ (Eugene Louire, 1953) o el padre del género:Japón bajo el terror del monstruo (Ishiro Honda, 1954).

Merian C. Cooper y Enerst B. Shoedsack (también director aunque no-acreditado) tienen bajo su brazo una de las películas cumbre, no sólo del género, sino de la historia del cine. Se trata, si bien no es una obra maestra, de una de las cintas que cimentó el género y que es muy sólida. En ella destaca: su sentido de la épica, su misterio (la presentación de King Kong sigue siendo una de las mejores, gracias a los efectos Stop-Motion de Willis O’Brien y la música de Max Steiner) y su comprometido reparto con Fray Way y Robert Armstrong a la cabeza (Ann Darrow y Carl Denham en el film), amén de que Way se convertiría en un icono de cierta trascendencia en el género (el tema de las rubias secuestradas por monstruos) y Armstrong es casi el personaje más memorable del film. Del resto del casting destacar a Bruce Cabot como Jack Driscoll, un rudo marinero que se embarca en la persecución para salvar a Ann de las garras de Kong. Aunque su personaje no llega a ser tan carismático como Denham (algo que Peter Jackson si conseguiría posteriormente en su película del 2005) cumple de sobras con el papel.

king-kong-carl-denham-ann-darrow

También influyó en la inmortalidad del film, el hecho de que sus responsables consiguieron una atmósfera bastante terrorífica en Isla Calavera, con influencias directas del film de Harry Hoyt de 1925, con esos dinosaurios y demás criaturas (aquella secuencia que se llegó a diseñar pero jamás a filmar, según dicen, por presupuesto: la de las cuevas con arañas y demás insectos y criaturas).
Sin embargo, y siendo sinceros, el diseño de King Kong (que no la animación stop-motion) ha envejecido terriblemente mal, viendo a posteriori que otros personajes tales como el monstruo de la cinta de Louire o Gojira han mantenido su impacto, gracias a unos diseños más simples y más efectivos. En este sentido, Kong resulta más cómico que terrorífico con facciones exageradas, y eso a pesar de que algunas de las escenas que protagoniza, sobre todo el espectacular combate con el T-Rex o los momentos finales en Nueva York, son todavía una delicia.

Aunque los más expertos mantienen que ‘King Kong’ sigue siendo una obra cumbre, lo cierto es que sólo lo es en parte… y lo es gracias a la atmosfera de la isla, a sus criaturas y los efectos de stop-motion de Kong. Amén de la banda sonora del maestro Max Steiner. Ahora bien, no se puede negar que el paso del tiempo le ha hecho cierta mella: algunas muertes resultan más graciosas que terroríficas, algunas interpretaciones de los secundarios y un desarrollo que no termina de cuajar, o el ya citado diseño de King Kong. Todo esto son ciertos defectos que le quitan quilates a un producto sólido y más que interesante. Una película a la que nadie le puede negar su influencia en la historia del cine.

king-kong-aldeano

En conclusión.
Finalizo esta crítica de King Kong, un film que es una obra bastante buena en su campo, aunque un poco lejos del calificativo de obra maestra, porque la más influyente no tiene porque ser la mejor. Se luce por su sentido del misterio y la épica, también por los efectos stop-motion de Willis O’Brien y la música de Max Steiner. Finalmente, destacar las dos principales interpretaciones de Robert Armstrong y Fray Way. No puedo terminar sin reconocer que ‘King Kong’ es una película que hay que ver para entender las bases del género.

“No fueron los aviones, fue la Bella quien mató a la Bestia”.-Carl Denham.

king-kong-empire-state