Jiu Jitsu
Comparte con tus amigos










Enviar

“Esta cinta está filmada para satisfacer a los millones de amantes de las artes marciales y la ciencia ficción de todo el mundo. Increíbles artistas marciales de clase mundial, y especialistas en acrobacias, se unen para recrear formidables secuencias de lucha sin restricciones”. Dimitri Logothetis nos invita a descubrir el poder del ‘Jiu Jitsu’.

“Yo también puedo volar” (Wylie)

Crítica de Jiu Jitsu

Dimitri Logothetis es un director griego que, en su irregular filmografía, ha tocado diferentes palos… decantándose en los últimos tiempos por el cine de acción. Así pues, y tras rodar en 2018 ‘Kickboxer: Contraataque’, se puso a los mandos de ‘Jiu Jitsu’. Aquí estamos ante una producción de ciencia-ficción y acción basada en el cómic homónimo que el propio Logothetis publicó junto a su amigo, Jim McGrath. No obstante, la producción no es nada original. ‘Jiu Jitsu’ bebe descaradamente de películas legendarias como Depredador (John McTiernan, 1987) y de videojuegos míticos como el ‘Mortal Kombat’.

Ya para empezar la trama resulta un tanto ridícula. El film nos plantea el origen del arte marcial como un milenario regalo de una raza extraterrestre a los terráqueos. Pero el regalo está envenenado… puesto que, cada 6 años, los aliens enviarán a su mejor guerrero para enfrentarlo a los maestros humanos. Si el alien gana, la Tierra quedará destruida… y si pierde, se pondrá en marcha otro ciclo de 6 años. Más que menos esta es la mitología de ‘Jiu Jitsu’. Y ya en ella apreciamos el primer absurdo: ¿Cómo es posible que un alienígena tecnológicamente avanzado, y maestro marcial, lleve casi 2000 años siendo derrotado por sus inferiores alumnos? Como vemos, esto no hay por dónde cogerlo… salvo por el hecho de que sin este absurdo no tendríamos película.

Otro aspecto negativo del libreto es su enorme simpleza. Una simpleza que contrasta con la poca claridad a la hora de exponer los planes de los sacerdotes marciales. Parece que el único plan de los maestros es andar, correr y dividirse en grupos para intentar que su principal guerrero recupere la memoria. Y lo cierto es que no hay mucho más que contar respecto de la trama. Esto es así porque la película básicamente lo único que ofrece es una pelea detrás de otra. En consecuencia, hasta el mayor fan del actioner, como puede ser mi caso, termina aburrido por saturación.

Antes me he referido a que ‘Jiu Jitsu’ bebe descaradamente de ‘Depredador’ y ‘Mortal Kombat’. Esto es así y no creo que nadie se atreva a negarlo. Las similitudes y parecidos son demasiado evidentes. Veamos algunos “parecidos razonables” con Predator: el extraterrestre que prueba su destreza matando humanos, el traje con camuflaje especial, el modo visión, la caza en la selva o sus movimientos a través de los árboles. Y con respecto a la saga de videojuegos de Midway tenemos esa especie de torneo con el destino del planeta en juego y algunos de los poderes de Brax (el alien) que calcan las habilidades de ciertos luchadores del plantel del MK. Y esto por no entrar en el resto de luchadores humanos…

Respecto a la labor de Dimitri Logothetis poco se puede decir. Tal y como también expuse antes, se limita a filmar combate tras combate como si estuviéramos presenciando un videojuego. En consecuencia, tenemos peleas multitudinarias de esas en las que cientos de esbirros salen de todas partes para repartir mamporros al estilo oriental… y también tenemos muchos 1vs1, 1vs2 e incluso 1vs3. Por regla general, las zurras están bien filmadas pero se abusa de ciertos movimientos locos de cámara y del slomo. Emplear esta última técnica un par de veces resulta atractivo, pero usarla en la práctica totalidad de peleas llega a resultar cansino. Tampoco queda bien el hecho de tratar de “innovar” metiendo planos en primera persona tipo ‘Doom’ o ‘Medal of Honor’. Pero bueno, los vs presentan mucha variedad de golpes y llaves tipo MMA. Sin duda son lo mejor de esta mediocre propuesta.

El montaje quizás sea lo peor de todo. La película se presenta dividida en capítulos introducidos por viñetas del cómic de Logothetis. En esto no veo sentido alguno teniendo en cuenta que la cinta apenas dura 102 minutos. Pero es que encima todo está mal montado con escenas que se interrumpen sin venir a cuento y tremendos fallos de continuidad. No entiendo qué diablos hicieron en la sala de edición… Además, hay una alarmante falta de ritmo con escenas que se suceden prácticamente porque sí y personajes que aparecen y desaparecen sin ton ni son. El colmo es rescatar para el final a tres personajes de los que ya nos habíamos olvidado…

“Te veo muy verde, chaval”. Finish him!

Del elenco hay poco que comentar a nivel de interpretaciones dramáticas y/o emotivas. Aquí se ha reclutado a un equipo de buenos hombres de acción para que repartan cera y eso es lo que hacen. Los únicos que destacan intentando ofrecer algo más son Nicolas Cage y Marie Avgeropoulos. En el caso de Cage estamos ante una de sus disparatadas performances en las que se lo pasa genial. Ya su aspecto, recordando al Dennis Hopper deApocalypse Now (Francis Ford Coppola, 1979), es toda una declaración de intenciones del show que nos deparará su personaje. Un personaje que lo mismo hace sombreros de papel que lucha espada en mano mientras “vuela por los aires”. Puro freak su personaje de Wylie. Por su parte, Marie intenta meterle genio a su capitana Myra, pero resulta exagerada y no la dejan ni despedirse…

El resto del elenco, y tal y como acabo de exponer, son expertos fostiadores. Hablo de gente como Frank Grillo (Harrigan, especialista en cuchillos), Tony Jaa (Kueng, maestro del manejo del bastón de tonfa), Marrese Crump (Forbes, master del bastón), JuJu Chan Szeto (Carmen, la maestra del equipo) y Alain Moussi (Jake, el especialista en el combate con las manos desnudas). Al respecto de Moussi decir que pasa por ser el protagonista principal de la función. No obstante, su capacidad interpretativa es nula y lo único que hace es replicar los movimientos de todo un mito como Van Damme, tanto los ofensivos como las muestras de dolor. No creo que jugando a ser un clon del coloso belga vaya a tener mucho futuro… por lo menos en producciones que no sean de serie B.

Por la cinta también se deja ver Rick Yune como el Capitán Sand, un duro militar que se las tendrá tiesas con Brax abrasándolo a tiros. Y claro, también está el supuesto gracioso de turno interpretado por Eddie Steeples como Tex, un traductor militar que no tiene ni idea del idioma local y se dedica a traducirlo como le viene en gana.

“¿Alguna vez te has preguntado por qué sigues vivo?” (Wylie)

En conclusión.
Termino esta crítica de Jiu Jitsu, un fallido intento de homenaje total al cine de acción y sci-fi. Se agradecen las buenas intenciones de Dimitri Logothetis, pero al final su película no pasa de ser un videojuego de peleas de 102 minutos en el que todo tiene poco sentido. Por si fuera poco, en el ambiente se respira un tufo plagiador que tira para de espaldas.

Tráiler de Jiu Jitsu

Escucha nuestro último episodio del podcast