Hijo de Caín
Comparte con tus amigos










Enviar

En su primera película (ópera prima), Jesús Monllaó Plana entrega a Jose Coronado y María Molins un hijo bastante peculiar. Mucha atención porque no estamos hablando de un hijo cualquiera. Hablamos de un auténtico… ‘Hijo de Caín’.

“No se puede ayudar a quién no pide ayuda” (Julio Beltrán)

Nico Albert

Crítica de Hijo de Caín

Jesús Monllaó Plana dirige aquí su ópera prima como director de largometrajes. Y lo hace con un interesante, inquietante, reflexivo y oscuro thriller. Al fin y al cabo, no hay nada más oscuro y terrorífico que la maldad humana. La película está basada en la novela de Ignacio García-Valiño titulada ‘Querido Caín’ (Plaza&Janés), una obra que fue finalista del V Premio de Novela Ciudad de Torrevieja en 2006. Resaltar que el libro recogía las desalentadoras experiencias personales del propio García-Valiño como psicólogo infantil. De su adaptación al guión cinematográfico se han ocupado Sergio Barrejón y David Victori. 

Ahondando en la trama decir que mezcla con acierto varias temáticas. Temas como la adolescencia y las relaciones padres e hijos, la maldad, la psicología, las mentiras y las verdades, y el Ajedrez. Todo esto está bien combinado dando lugar a un nuevo film español digno de ser visionado. La adolescencia y las relaciones padres e hijos están marcadas por la complicada vida familiar que Nico plantea a sus progenitores, especialmente a su padre, Carlos, con el que le resulta imposible llevarse bien. La maldad viene marcada (aparentemente) por el propio Nico y por sus actos, aunque todo dependerá del estudio e investigación que lleve a cabo el psicólogo Julio Beltrán. Precisamente aquí es donde entra en juego la psicología: el saber escuchar y detectar los secretos ocultos. Finalmente, tenemos el juego del Ajedrez al que se homenajea claramente y siendo una partida jugada a otro nivel…

Nico Albert y Julio Beltrán

Hay que advertir que ‘Hijo de Caín’ está rodada en español y catalán al mismo tiempo. Esto implica que algunos personajes hablarán en español (por ejemplo, Jose Coronado) y otros les responderán en catalán con total naturalidad y con subtítulos en español para el espectador. Esto es algo habitual en Catalunya dónde cada uno opta por el idioma que quiere hablar. No obstante, entiendo puede llegar a chocar al respetable que vea la cinta creyendo que es toda en español. De todas formas, esto no es problema alguno para seguir correctamente el hilo de la trama. Una trama que presenta varios giros y situaciones que no dejarán indiferente al público.

Hijo de Caín

En el reparto tenemos a David Solans y Helena de la Torre como Nico y Diana Albert. Nico es un adolescente frío como el hielo y que aparentemente carece de moral y conciencia. Su gran obsesión es el Ajedrez. Diana es su hermanita pequeña y el ojito derecho de su padre, la princesita de la casa.

David Solans pasa por ser el protagonista principal y la verdad es que cumple de manera muy notable en su debut delante de las cámaras recreando a un inteligente, inquietante y, en apariencia, amoral adolescente. Un chico que no sabes por dónde te puede salir o “si va o si viene”. Además, David sabe manejar muy bien su rostro para recrear miradas, gestos, expresiones,… que contribuyen a completar su actuación y recreación del personaje de Nico Albert. Por su parte, Helena de la Torre es una pequeñita que resulta francamente natural compartiendo pantalla con el resto del casting.

David Solans y Helena de la Torre

El rol de los progenitores va para Jose Coronado y María Molins como Carlos Albert y Coral Folch. Carlos es un rico ejecutivo que sirve bien a sus jefes y que en casa ha perdido por completo el contacto con su hijo. Tan es así que no se hablan o uno lo hace en español y el otro le contesta en catalán. Coral es la sufrida madre que todavía intenta recuperar a su hijo. Como madre se agarra a la tabla de salvación que representará el psicólogo Julio Beltrán…

Poco hay que decir en estos momentos de Jose Coronado. Desde que pegara el pelotazo con su personaje enNo habrá paz para los malvados(Enrique Urbizu, 2011) está de dulce. Todo le sale bien y rinde al cien por cien en todos aquellos proyectos en los que se implica. Por otra banda, a María Molins no la conocía mucho… pero en verdad que está a la altura de Jose. La actriz regala una  buena interpretación como esa madre que ve que se le escapan tanto padre como hijo.

Jose Coronado y María Molins

En la película también tenemos a Julio Manrique y Jack Taylor que se ocupan de dar vida en pantalla al ya citado Julio Beltrán y a su mentor, Andrew Holsteter. Julio es un psicólogo que necesita dinero de forma rápida para mantener su clínica. La oferta de Carlos le vendrá de maravilla. Andrew es su mentor tanto en el campo de la Psicología como en el del Ajedrez, disciplina de la que Julio es también un gran conocedor. Ambos actores están a un gran nivel. No obstante, sí que podríamos resaltar al veterano Jack Taylor que dota a su personaje de gran presencia en los minutos en los que está en pantalla.

Finalmente quisiera resaltar a la jovencita Abril García que regala una interpretación muy agradable como Laura, la sobrina de Julio. Laura es una adolescente Campeona de España de Ajedrez que vive la mayor parte del tiempo dedicada a este juego. Laura pasa grandes ratos en la clínica que su tío Julio lleva con su madre Patricia interpretada por Mercè Rovira.

Yo sólo quiero lo mejor para mi hijo y que volvamos a ser una familia” (Carlos Albert)

Abril García

En conclusión.
Termino esta crítica de Hijo de Caín, un buen debut en la dirección para Jesús Monllaó Plana. El novel director nos entrega una película cuidada, interesante, entretenida y que te invita reflexionar. Cuenta también con algunos momentos de maldad humana que resultan muy logrados e impactantes y con dos jóvenes como David Solans y Abril García a los que la cámara hay que decir que les sienta bien.

Tráiler de El hijo de Caín