Godzilla contra Mothra
Comparte con tus amigos










Enviar

Con el resurgimiento por parte de la Toho durante los 90 gracias al tremendo éxito deGodzilla contra King Ghidorah, sus responsables decidieron enfrentar a Godzilla contra otro de sus monstruos más queridos, en este caso del público infantil: Mothra. El enfrentamiento tendría lugar en una de las películas más memorables, entretenidas y emotivas de la saga. Con un poderoso mensaje ecológico, Godzilla se metería en uno de los combates más épicos de toda su filmografía en “Godzilla contra Mothra”.

“Godzilla sigue vivo”.-Soldado.

godzilla-vs-mothra-monstruos

Valoración:
Con la Toho dando saltos de alegría por el tremendo taquillazo de Godzilla contra King Ghidorah, no esperaron a la hora de dar luz verde a la siguiente cinta del monstruo radioactivo. De nuevo, contaron con Ohmori al mando del guión (repitiendo la labor desde Godzilla contra Biollante hasta “Godzilla contra Destoroyah”) y fichando a Takao Okawara como realizador.
Con estas altas sus responsables tenían fe en que esta nueva cinta fuera un bombazo, y efectivamente, así fue. Tan sólo superada por Parque Jurásico, “Godzilla contra Mothra” fue la segunda película más taquillera en el país nipón, y las razones son bastante obvias: Godzilla gozaba desde “Godzilla contra Biollante” con un enorme respaldo de los fans, con unos efectos especiales muchísimo mejores que la aburrida El Retorno de Godzilla y con apoyo incondicional de la Toho para lo que fuera…

Así pues, era el momento de ampliar el espectro del público, en este caso incorporar al público infantil… pero sin perder el apoyo de los fans. Ohmori, en una jugada arriesgada, decidió enfrentar al gran G contra uno de sus rivales (en este caso, del bando de los buenos) más queridos por los niños del país (con permiso de Gamera) ¡nada más y nada menos que…! Mothra, la polilla intergaláctica y defensora del medio ambiente (si, el único monstruo hembra de la Toho) que se enfrentó a Godzilla en la nada despreciable: “Mothra contra Godzilla”, en la que nuestro saurio era el villano de la función, y eso que la cinta pertenece a “la era Showa”. Una época de discutible calidad donde Godzilla se convertiría en héroe y mejor amigo de los niños, dando lugar a una serie de películas bastante ñoñas, aburridas y pobres en los aspectos técnicos.

Ahora bien, nadie debe preocuparse, porque en los 90, como hemos dicho más arriba (y servidor atestigua que está ante una de sus películas favoritas de cuando era niño, y ante una de las mejores entregas del titán japonés) Godzilla gozaba de un enorme carisma, un diseño magnífico y contaba con unos efectos especiales trabajados y realmente efectivos (teniendo siempre en cuenta que el presupuesto de estas películas no sobrepasaba los 2 millones de dólares, salvo la pasable “Godzilla: Final Wars”, que costó la friolera de 20 millones de dólares).
Pero Ohmori tenía en esta ocasión un As en la manga con Mothra como héroe de la cinta y con Godzilla como villano (quizás un tanto secundario, pero francamente todas y cada de sus apariciones son tremendamente memorables). Así pues, decidió introducir un nuevo villano a la trama: Bathra, una versión maligna de Mothra cuya única misión a lo largo de la película es destruir a Mothra. En términos generales, Bathra resultaría ser uno de los villanos más efectivos, tanto para Mothra como para Godzilla, quizás no es más memorable, pero el diseño del personaje vale su peso en oro.

godzilla-vs-mothra-mothra

Entrando a valorar el film, creo firmemente que se trata de una de las películas más emotivas de Godzilla. Se recupera el factor de fuerza destructora imparable, es más, la presencia de Mothra como ser bondadoso y bello, realza aun más la idea del Godzilla destructor e invencible, lo cual hace que el espectador se ponga de parte de la polilla intergaláctica.
Por otra parte, destaca el fuerte mensaje ecológico de que el ser humano está destruyendo el planeta y que Godzilla es el castigo que la humanidad se merece. Este mensaje resulta totalmente brutal, aunque no tanto como en “Godzilla contra Destoroyah”, en aquella, quizás para acaparar más la atención de un público adulto, se recuperaba el factor de terror atómico del film original de 1954.
En la otra banda, se encuentra Bathra, representante de que las acciones más bondadosas del ser humano también son capaces de provocar caos y destrucción.
En definitiva, cada monstruo representa lo bueno, lo malo y lo feo que es capaz de hacer el ser humano, a pesar de que algunos fans, se quejaron del “infantilismo” que había en la cinta, algo en lo que estoy un tanto de acuerdo, pero no tanto, porque parte del éxito del film, es gracias a la presencia de Mothra, sin él, creo que el film no habría tenido el impacto y éxito que tuvo en su momento.

godzilla-vs-mothra-huevo

Otro de los aspectos positivos del film es la buena labor del reparto. De nuevo, entraría en escena Megumi Odaka (sigo sin entender el aprecio de los fans a este horroroso personaje), eso si, se agradece que su personaje siga tan en segundo plano como en “Godzilla contra King Ghidorah”, dejando al resto de actores respirar e interpretar a sus respectivos personajes. Hay que reconocer que el nivel interpretativo del film no es digno de los premios de la Academia, pero “la era Hensei” destacaba porque sus repartos resultaban efectivos y correctos, y este film no es una excepción.

De nuevo, los efectos especiales serían el punto fuerte de la cinta: un Godzilla con un diseño que impactaría hasta el mismismo T-Rex de “Parque Jurásico”, un Mothra lo suficientemente efectivo y un Bathra que resultaría ser (junto con el Godzilla del presente film) de los mejores animatrónicos y muñecos de la cinta. Todo esto acompañado, como siempre, por unos efectos pirotécnicos y de maquetas efectivos y notables (la pelea de Bathra contra las fuerzas de auto-defensa no tiene parangón).
En general, como en toda “la era Hensei”, las cintas de Godzilla gozarían de unos efectos prácticos y especiales realmente superiores a “la era Showa y la Millenium” (esta última bajaría el nivel en lo concerniente al uso de efectos generados por ordenador mezclados con personajes animatrínicos).
Quizás mi mayor “pero” sería con Mothra, no me malinterpreten, es un buen trabajo en el campo de los efectos especiales, pero cuando se trata de mover la cabeza y las alas, resultaban un tanto decepcionantes, se notaba a leguas que era un muñeco, por lo tanto, gozarían de mejor tratamiento, tanto Godzilla como Bathra.

godzilla-vs-mothra-godzilla

En conclusión:
“Godzilla contra Mothra” es de las mejores entregas de Godzilla: tiene épica, un Godzilla terrorífico, unos efectos especiales muy efectivos, resulta entretenida y su poderoso mensaje ecológico la convierten en una de las obligatorias del monstruo nipón.

godzilla-vs-mothra-espacio